Archivo | 17:15

Rompenieves (Snowpiercer)

24 Dic

“No tengo nada contra el cine de entretenimiento. Si usted es un trabajador cansado al final de la jornada, que quiere pasar un rato sin pensar en nada, supongo que tiene todo el derecho. Pero yo aspiro a entretener y dejar además algo sembrado en el público. Quiero hacer películas de las que ese trabajador pueda hablar después con su mujer, durante la cena, y el máximo reto es que tengan ideas diferentes sobre por qué la película ha transcurrido así, de forma que terminen acudiendo una segunda vez a verla juntos…”

Fritz Lang

.

.

Rompenieves (Snowpiercer)

.

Rompenieves (Snowpiercer).

Año: 2013.

Director: Bong Joon-ho.

Reparto: Chris Evans, Jamie Bell, Song Kang-ho, Ko Ah-sung, Octavia Spencer, Tilda Swinton, Ewen Bremmer, Vlad Ivanov, John Hurt, Ed Harris.

Tráiler

.

            Por suerte, el salto internacional de los realizadores surcoreanos a consecuencia del éxito popular de su cine de acciónPark Chan-wook con Stoker, Kim Jee-wong con El último desafío y ahora Bong Joon-ho con Rompenieves, al que se añade el de actores como Lee Byung-hun en G.I. Joe, Choi Min-Sik en Lucy y Song Kang-ho en la presente-, parece no implicar una pérdida de su personalidad propia.

Tanto así que Bong iniciaría e incluso ganaría una tensa discusión nada menos que con el todopoderoso Harvey Weinstein, distribuidor de la cinta en los Estados Unidos, con el propósito de mantener íntegro el metraje de su obra y suprimir los agregados simplificadores propuestos por el magnate -un par de textos explicativos al comienzo y el final de la función, concretamente-.

            Bong Joon-ho escoge una novela gráfica francesa, Le Transperceneige, para su primera película rodada en inglés -a excepción de los diálogos del gran Song Kang-ho y de Ko Ah-sung, con quienes el director había coincidido en The host-. De este modo, el argumento queda enclavado en un futuro distópico que, a quince años vista, prevé la extinción de toda forma de vida sobre la Tierra a causa de una nueva edad glaciar provocada por la guerra química empleada, curiosamente, contra el calentamiento global.

Un gélido escenario postapocalíptico en el que un tren que recorre sin descanso el mundo cumpliendo una doble función como arca de Noé -da cobijo a los últimos reductos de la humanidad, distantes de ser la selección ideal de la especie-, y como la pesadillesca Metrópolis imaginada por Fritz Lang y Thea von Harbou, puesto que calca de ella su inamovible y cruel estratificación social en capas arquitectónicas –aquí vagones de tren- y la adoración de la máquina –esta vez locomotora-, erigida en fuente y garante de la vida. Un artilugio en este caso dominado en exclusiva por un ingeniero oculto tras su cabina que bien podría recordar al mago de Oz y su célebre cortina -entre otras muchas cosas, como se verá-.

            La revolución desde la cola hasta la cabeza del tren emprendida por el impetuoso y torturado Curtis (eficiente Chris Evans) despliega una atractiva sucesión de episodios de acción barnizados ocasionalmente con ese contrapunto de estrambótico humor marca de la casa. Las secuencias de pelea resultan espectaculares –quizás chirría un poco la cámara lenta del combate a golpe de hacha, más sobada- y apenas hay bajones de ritmo en los 126 minutos de Rompenieves, aderezados con estimulantes lecturas sociales y religiosas -los antediluvianos discursos del darwinismo social, la perpetuación de la desigualdad, la caverna platónica, las ilusiones controladas por el poder, la muerte de Dios- y encadenadas también por medio de un chispazo básico (aunque brutal) de remordimientos y obligaciones en ciertos personajes clave.

            Ciertos elementos lógicos del libreto están un tanto cogidos por los pelos, si bien no es nada que dificulte al espectador sumarse a una película que es puro entretenimiento. Fluida, ágil y sorprendente, con una factura visual poderosa y una exhibición de músculo en la dirección.

Una promesa de lo que estos directores surcoreanos pueden aportar a géneros habitualmente mortecinos o, en demasiadas ocasiones, carentes de fuerza, inventiva y frescura.

 

Nota IMDB: 7.

Nota FilmAffinity: 6,4.

Nota del blog: 7,5.

A %d blogueros les gusta esto: