Archivo | 16:41

Dallas Buyers Club

20 Dic

“Ganar un Óscar supone que recibirás más guiones sin manchas de café de otros actores.”

Michael Caine

.

.

Dallas Buyers Club

.

Dallas Buyers Club.

Año: 2013.

Director: Jean-Marc Vallée.

Reparto: Matthew McConaughey, Jared Leto, Jennifer Garner, Michael O’Neill, Steve Zahn, Denis O’Hare, Kevin Rankin, Dallas Roberts, Griffin Dunne.

Tráiler

.

            En la mitología estadounidense, las revoluciones corresponden al individuo y se realizan a través de una acción que no es tanto de liderazgo colectivo, sino de heroica superación personal de la adversidad.

            Restando relevancia a la labor de activismo acometida y coordinada a nivel nacional, Dallas Buyers Club propone un cóctel que combina ingredientes de enorme tirón popular: la lucha privada de un hombre contra el Estado opresor en pos de su supervivencia física y de su libertad comercial, la iniciativa emprendedora de un osado visionario, un emotivo canto a la pérdida de prejuicios y la empatía hacia el prójimo y la melodramática historia de quien se encuentra batallando a la desesperada en el filo de la vida y la muerte.

Es decir, una mezcolanza que, en distintos grados, encuentra parentescos argumentales en películas como El aceite de la vida, Erin BrockovichEfectos secundarios o Philadelphia, oscarizado emblema del cine sobre el Sida. Todo ello basado en emotivos y ejemplificadores hechos reales y protagonizado por una rutilante estrella al alza, Matthew McConaughey, quien por fin obtendría el premio de la Academia que tanto ansiaba con su reciente renacimiento interpretativo.

            Este biopic sobre el pulso sostenido contra la Agencia de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) por Ron Woodroof, electricista y jinete de rodeo enfermo terminal de Sida en unos tiempos en los que aún no existían retrovirales específicos (un aceptable McConaughey), construye su estructura entretejiendo el drama médico con la denuncia contra la industria farmacéutica y su ilícito conchabamiento con los poderes oficiales norteamericanos, subastados y deformados por la avaricia hasta adoptar un propósito diametralmente opuesto a su naturaleza originaria.

            Dallas Buyers Club es por tanto una película resultona a la que, no obstante, le sobra metraje y que se excede en su empeño de resultar asequible para todo el espectro de público. Una redoblada tendencia populista que se manifiesta por medio de los lugares comunes que atraviesan la narración en busca de identificación sentimental y lágrima fácil, así como de la explicitud en su denuncia de una sociedad enferma e infectada desde sus altas esferas.

Por supuesto, la crítica es del todo pertinente y más vigente que nunca en la actualidad, cuando los problemas legales y estructurales que amparan al depredador en detrimento de la persona parecen haberse agravado en vez de solucionarse. Sin embargo, encorsetado en la discursividad, el guion insiste en transcribir el mensaje de manera insistente, bien mascado y repitiendo en alto los conceptos clave para su conveniente asimilación.

 

Nota IMDB: 8.

Nota FilmAffinity: 7,4.

Nota del blog: 6,5.

A %d blogueros les gusta esto: