El ministerio del miedo

2 Dic

“Aun sin películas como Rebeca, Sospecha o Jane Eyre me sentiría feliz por haber vivido los años dorados de Hollywood. Recuerdo cómo era aquella ciudad durante los primeros años de la guerra mundial. Los grandes artistas europeos venían a refugiarse entre nosotros. Unos porque eran judíos, otros perseguidos por razones políticas. Piense en directores como Ophuls, Renoir o Fritz Lang, intelectuales como HuxIey y Christopher Fry, músicos como Stokowski… Teníamos una melange formada por la gente más excitante y cosmopolita.”

Jean Fontaine

.

.

El ministerio del miedo

.

El ministerio del miedo.

Año: 1944.

Director: Fritz Lang.

Reparto: Ray Milland, Marjorie Reynolds, Carl Esmond, Hillary Brooke, Percy Waram, Dan Duryea, Alan Napier, Erskine Sanford.

Tráiler

.

            “Careless talk cost lives” (“las indiscreciones cuestan vidas”), rezaban algunos carteles propagandísticos británicos de la Segunda Guerra Mundial. Uno de ellos, de hecho, se aprecia en el vagón metro que atraviesa la estación londinense donde los protagonistas de El ministerio del miedo se refugian de uno de los frecuentes bombardeos nazis que llovían sobre las islas durante el Blitz de 1941.

El ministerio del miedo explota el terror que proviene del enemigo interior, invisible, encubierto y quintacolumnista que podría alojar una nación en guerra, inmersa en un horror incesante y siempre al límite de la catástrofe definitiva. Una idea que valía lo mismo para los Estados Unidos, donde se rueda el filme, ya que, pese a no sufrir una invasión territorial más allá del decisivo ataque a Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941, había desarrollado de sus propios campos de concentración preventivos para sospechosos de colaboracionismo –como se recordará en la agria Conspiración de silencio-.

            Fritz Lang, emigrado de Alemania en pleno ascenso del totalitarismo nazi y que había sido uno de los primeros cineastas de Hollywood en posicionarse contra el enemigo a través de El hombre atrapado y Los verdugos también mueren, vuelve a plantear una cinta donde la intriga queda estimulada por esa amenaza en la sombra bastante más peligrosa y despiadada de lo que podría resultar cualquier hampón de los bajos fondos propio del noir convencional.

            Menos intensa que la demoledora Los verdugos también mueren pero verdaderamente entretenida a pesar de poseer algún engranaje un tanto chirriante o predecible, El ministerio del miedo, basada en una novela de Graham Greene, desata una trama de espionaje envuelta en una densa y sabrosa atmósfera y en la que se cruzan confusiones de personalidad al estilo de Con la muerte en los talones –donde el origen del protagonista contribuye a generar un sugerente clima de ambigüedad- y falsos culpables acorralados por la sociedad, este último un tema por el que Lang sentía predilección.

            En este sentido, que el libreto priorice el elemento más lúdico sobre el del remordimiento compartido por el protagonista y su amante aparece como la causa probable en el origen de las críticas de Lang a propósito del guion escrito por Seton I. Miller, a la sazón productor de la película. No es casual, puesto que el realizador había leído con avidez la obra de Greene e incluso se había planteado comprar sus derechos tiempo atrás. Probablemente, Lang también se viese atraído e identificado por algunos personajes del relato que ocupan una posición similar a la suya: una pareja de hermanos austriacos en el exilio, sospechosos perfectos para mentes susceptibles a la paranoia.

 

Nota IMDB: 7,2.

Nota FilmAffinity: 7,2.

Nota del blog: 7,5.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: