La promesa

5 Nov

“Hay que rodar siempre dejando una puerta a la realidad.”

Jean Renoir

.

.

La promesa

.

La promesa.

Año: 1996.

Directores: Jean-Pierre Dardenne, Luc Dardenne.

Reparto: Jérémie Renier, Olivier Gourmet, Assita Ouedraogo, Rasmane Ouedraogo, Hachemi Haddad.

Tráiler

.

            Los hermanos Jean-Pierre y Luc Dardenne se erigen como una de las principales enseñas del cine social europeo, herederos en su compromiso del neorrealismo italiano y generalmente apartados de los efectismos o el buenismo que, en demasiadas ocasiones, lastra a este necesario género.

Es en La promesa, su tercer largometraje de ficción, donde los Dardenne terminan de configurar su estilo –realismo innegociable, primacía del fondo sobre la forma, empleo de actores de perfil bajo, pleno control de todo el proceso creativo desde el guion hasta las localizaciones,…- y, además, comienzan a labrar su prestigio internacional a través de, entre otros galardones, la Espiga de oro obtenida en la Seminci de Valladolid, a donde, fieles, retornaron una vez más esta edición de 2014 con Dos días, una noche.

            La promesa aborda la interrupción de la inocencia y el despertar de la conciencia de un adolescente belga, empleado por su padre en su turbio negocio de trata de personas y abuso laboral y económico de inmigrantes sin papeles. Apoyados asimismo en la eficiencia de un reparto donde destaca el espléndido Olivier Gourmet y en el estilo raudo y directo de su realización, los Dardenne perfilan con prontitud y precisión el carácter de sus personajes y el del contexto que los rodea –la falta de escrúpulos del hombre, las carencias emocionales y el futuro truncado del niño, el cinismo de las autoridades en su lucha contra la inmigración, la desorientación y el acoso que sufren los inmigrantes, el rebajamiento de alguno de ellos por un par de monedas, el choque de culturas,…-.

Un escenario en el que, a partir de una promesa póstuma, se desencadena esta adquisición de remordimientos y la persecución de una redención imposible por parte de un chaval que, de igual modo, es otra víctima más de esta compleja trama de deshumanizados intereses –explotado al igual que los inmigrantes, desprovisto de sueños laborales e ilusiones personales-. En paralelo, el trasfondo del filme queda constituido como alegoría de las sempiternas relaciones conflictivas entre norte y sur –estén donde estén cada uno- y de la inicua pervivencia del colonialismo bajo nuevas, múltiples y retorcidas formas, a la vez que supone un ataque directo contra la fingida y autocomplaciente moral europea.

            La promesa no se despega del naturalismo que promueven sus autores, a excepción de un par de llamadas al esoterismo que promueve el contacto con las tradiciones ancestrales africanas por parte de la infortunada Assita. En consecuencia, el relato, siempre ajustado a la realidad cotidiana de los personajes y de la sociedad a la que pertenecen, hace las imprescindibles concesiones a la emotividad y se mantiene crudo, sólido y contundente.    

 

Nota IMDB: 7,8.

Nota FilmAffinity: 7,3.

Nota del blog: 7,5.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: