Yo maté a mi madre

6 Oct

“Madre: la palabra más bella pronunciada por el ser humano.”

Jalil Gibran

.

.

Yo maté a mi madre

.

Yo maté a mi madre.

Año: 2009.

Director: Xavier Dolan.

Reparto: Xavier Dolan, Anne Dorval, François Arnaud, Suzanne Clement, Patricia Tulasne, Niels Schneider, Pierre Chagnon.

Tráiler

.

            Pocos son capaces de debutar en la dirección con apenas 20 años. Muchos menos, de entregar además una opera prima de la calidad de Yo maté a mi madre. Con 25, el cineasta quebequés Xavier Dolan alcanza ya los cinco largometrajes y ostenta numerosos premios internacionales en festivales tan prestigiosos como Cannes.

            Por lo general, el cine de Dolan explora las heridas abiertas por unas relaciones humanas que desmienten la tiránica falacia de ‘lo tradicional’. Su biografía -hijo de una canadiense y un cantante de origen egipcio, actor desde los seis años, ‘enfant terrible’, homosexual desacomplejado, artista arrogante consciente de su talento-, se revela fundamental en su proceso creativo.

            En Yo maté a mi madre -relato de los avatares de un adolescente y su madre, enemigos íntimos que se aman secretamente-, ese peso de la experiencia privada –los conflictos familiares, el internamiento escolar-, aflora de manera evidente en una película la cual, sin embargo, evita convertirse en una autojustificación complaciente y reivindicativa. Porque a los 10 minutos, uno tiene ganas de arrancar el DVD del reproductor después de observar con irritación lo que parece un niñato repelente, egocéntrico, histérico y victimista gritarle a su santa madre.

Pero Dolan mantiene su apuesta con admirable valor y firmeza y, poco a poco, abre el angular del filme para abarcar el contexto de unos personajes abandonados a su suerte. Dos individuos que comparten desamparo y que esconden tras ese odio impostado una desoladora desazón y autodesprecio.

            En un detalle de sabiduría compositiva, Dolan no rechaza el absurdo, casi humorístico, que se adueña del triste y desorientado patetismo predominante en la conflictiva convivencia entre madre e hijo. Su dibujo de personajes va desnudando una mayor complejidad y matización a medida que transcurren los minutos, tendiendo más hacia la comprensión de los mismos que hacia la acusación de sus faltas y defectos.

Muchas interpretaciones caben también para el sustrato psicológico del joven protagonista, Hubert (el propio Dolan) –narrador principal incluso a través de confesiones a cámara-, como el deseo del retorno al útero; la añoranza de ese remando de paz, protección y absoluta calidez humana que, gracias a la hermosa ingenuidad de la infancia, se prolonga durante los primeros pasos de la vida hasta que, ya adulto, uno se mira al espejo y siente el desprecio y la tristeza ante el reflejo cínico, desencantado y frío que devuelve el cristal. La frustración equivocadamente atribuida y peor pagada por el Edén perdido e imposible de recuperar. Su aceptación y reconciliación como parte del recorrido existencial.

            Yo maté a mi madre redondea su refrescante propuesta con la energía expresiva que Dolan imprime a los fotogramas. Refinada hasta el preciosismo y en ocasiones deudora de la caligrafía de, entre otros, Wong Kar-wai –esos paseos a cámara lenta, al son de una música cadenciosa-, Dolan descubre no obstante la figura de un cineasta con un sentido estético muy claro, audaz, desinhibido; seguro de sí mismo y de sus capacidades.

 

Nota IMDB: 7,4.

Nota FilmAffinity: 7.

Nota del blog: 8.

Anuncios

8 comentarios to “Yo maté a mi madre”

  1. Javier Rueda 6 octubre, 2014 a 16:13 #

    Precioso y preciso. La sabiduría abúlica le hace justicia a la sabiduría del chaval. Un gusto leerla.

    • elcriticoabulico 6 octubre, 2014 a 22:59 #

      Y mira que iba con cierto reparo. Me animé por la recomendación de cinéfilos de confianza. Un gusto que la leas, Javier.

  2. plared 6 octubre, 2014 a 16:39 #

    Como debut esta bastante bien y mas para tener 20 años. Pero la película carece de un guion decente y cosas como la relación homosexual no se que carajo pinta, siendo los secundarios meras comparsas que no aportan nada

    . El protagonista es un completo imbécil y por lo menos por mi parte no hay identificación que parece ser lo que busca el director.

    Esta llena de acelorones, de reflexion oriental y de modernismos de cámara que podrían resultar hasta vistosos. Pero que en conjunto, pues son un despropósito.

    Y a pesar de ello, se le nota que vale, que es como ese futbolista que en su debut ha marcado en propia meta. Que lo ha intentado hacer todo bonito y le ha salido un churro de partido.

    Pero joder, ha dejado detalles que los demás ni por asomo saben hacer. Vamos que me parece el debut chapucero de un genio en ciernes.

    • elcriticoabulico 6 octubre, 2014 a 23:04 #

      Pues creo que el guion es bastante bueno. De hecho, aprecio que el protagonista, al contrario de lo que puede parecer en esos 10 primeros minutos que menciono, no es un completo imbécil, ni su madre una idiota indolente. Le encuentro mucho mérito a lo que cuenta, cómo lo cuenta y los resultados que obtiene de ello.

  3. Javier Rueda 7 octubre, 2014 a 08:31 #

    No creo que Dolan busque la identificación. Es precisamente, como apunta el crítico, en la carencia de autoindulgencia y en la constante autocrítica hacia su propia experiencia, donde destaca la honestidad del film. Decir que el guión es flojo es no apreciar el gran trabajo de planificación del film desde ese ácido primer fotograma a

    • elcriticoabulico 7 octubre, 2014 a 15:23 #

      Caramba, cómo juegas con el suspense dejando el mensaje en el aire. Nada, sobre el resto, suscribo las palabras. La película no se queda en ningún momento en que el chaval sea imbécil, sino que va desarrollando muchos matices respecto a su personalidad, su psicología y su contexto afectivo. Es una mirada bastante compleja, en mi opinión.

  4. Javier Rueda 7 octubre, 2014 a 18:31 #

    Ninguna intención en crear suspense, el dedo y el móvil me han jugado mala pasada. Sólo quería decir que se aprecia una obra muy controlada y planificada.

    • elcriticoabulico 8 octubre, 2014 a 00:10 #

      Lo sé, se entendía la intención. Fueron solo mis intenciones de hacer chanza y chascarrillo. Respecto a la planificación, es lo que comento. La peli transmite la sensación de que Dolan tiene muy claro qué quiere decir y cómo quiere decirlo. De ahí que el resultado sea más que notable, sobre todo teniendo en cuenta de que es el debut de un crío de 20 años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: