La segunda mujer

21 Sep

“La comedia es más difícil que el drama.”

George Roy Hill

.

.

La segunda mujer

.

La segunda mujer.

Año: 2012.

Director: Umut Dag.

Reparto: Begüm Akkaya, Nihal G. Koldas, Vedat Erincin, Murathan Muslu, Alev Irmak, Aliye Esra Salebci.

Tráiler

.

            Comentaba el otro día con Carlos Fernández, administrador de Bandeja de Plata, que aunque es cierto aquello de que la realidad supera la ficción y que la vida es capaz de cebarse en la tragedia con un mismo individuo, a un servidor siempre le costará tragar con la acumulación excesiva de desgracias en sobre un mismo personaje o colectivo de un filme, a no ser que el realizador tenga la afortunada decisión de convertirlo en comedia.

Suele ocurrir con el cine social/comprometido, que tiende a sobrepasarse en su afán educativo, concienciador y moralizante y, a causa de ese abuso de ejemplificación, puede perfectamente hundirse en un mensaje discursivo y plano. No es nada nuevo, sucede desde el cine de propaganda soviético hasta el neorrealismo de países en desarrollo, desde Surcos hasta Biutiful en territorio patrio. Más o menos afortunadas como dramas, qué excelentes películas serían todas ellas si se unieran sin prejuicios a las carcajadas crudelísimas de ¡Jo, qué noche!, La cena de los idiotas o la serie Curb Your Enthusiasm.

            A partir del retrato de una familia asentada en Viena, La segunda mujer indaga en el desmoronamiento de la familia tradicional turca y profundiza en la prisión que ésta supone para la mujer musulmana a través de un tupido entramado de tensiones culturales –el choque con la Europa occidental, tangible aunque nunca se vea en pantalla-, generacionales –la rebeldía de la hija, una austriaca con hiyab-, clasistas –el enconado desprecio hacia el nuevo inmigrante rural- y especialmente sentimentales.

Y con total solemnidad entreteje en sus fotogramas una abundantísima sucesión de tragedias íntimas, engarzadas mediante una serie de clímax que apuestan fortísimo por desconcertar a la platea, ya sea por los abruptos giros argumentales que proponen, sea por su juego con mecanismos de suspense casi propios del thriller, tan poco sutiles como las metáforas verbales que mostrarán los diálogos. El resultado de estos requiebros de guion no son una sorpresa que acreciente la intensidad emocional del relato, sino una sorpresa que termina por distanciar al espectador respecto de la historia que se narra.

            Su planteamiento -un matrimonio falso organizado por la matriarca enferma de cáncer para asegurar la continuidad de su rol maternal-, era ya por sí altisonante, pero se aceptaba sin problemas como sugerente punto de partida dramático. Además, dejaba lugar a una relación interesante entre la maestra agonizante y la aprendiz repleta de vitalidad, más allá de las conclusiones machistas (o no) que se pudieran extraer de ella. En cambio, es esa estridencia melodramática tan forzada de su desarrollo la que termina por diluir el interés y la empatía de la propuesta, a pesar de que el reparto pone un apreciable empeño en su trabajo.

 

Nota IMDB: 6,8.

Nota FilmAffinity: 6,5.

Nota del blog: 4.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: