Las tres luces

11 Sep

“Ponme como sello sobre tu corazón, como sello sobre tu brazo; porque el amor es tan fuerte como la muerte.”

El Cantar de los Cantares 8:6

.

.

Las tres luces

.

Las tres luces.

Año: 1921.

Director: Fritz Lang.

Reparto: Lil Dagover, Walter Janssen, Bernhard Goetzke.

Filme

.

            Según Luis Buñuel, su inspiración para adentrarse en el mundo del cine la determinaría el visionado de Las tres luces, primer gran éxito del realizador vienés Fritz Lang, también conocida como La muerte cansada.

            En Las tres luces se aprecia ese combate del individuo, a pecho descubierto, frente a las fuerzas naturales y sociales que coartan su existencia, su libertad y sus anhelos, uno de los grandes temas de su cineasta. En este caso, la batalla a librar es ni más ni menos que contra la muerte misma, asentada como un vecino cualquiera en una pequeña localidad alemana.

Una mujer, émula de Orfeo, viaja hasta los aposentos de la Muerte (Bernhard Goetzke, qué magnífico rostro) para raptar a la vida a su fallecido amante. El amor imperecedero contra la fatalidad; la derrota por medio de la pasión del inapelable destino de todo ser humano. Un desafío de tres oportunidades, configuradas a través de sendas historias de romance y tragedia que, en su sucesión, componen la estructura de este filme de episodios.

            La reiteración del esquema de cada segmento, enmarcado en una época histórica y un país distinto –la Arabia de Las mil y una noches, la Venecia del Renacimiento y la China imperial-, y el empleo de mismo grupo de actores para interpretar roles análogos en cada uno de ellos, contribuye a reforzar este sentimiento de impotencia ante el Hado y la Muerte común a la especie, extensible incluso a esa Parca hastiada por su ingrato papel de oscuro funcionario divino.

A pesar de que en su momento no tendría gran predicamento en su país de origen por considerársela “una historia poco alemana”, Las tres luces -guion de Fritz Lang y su colaboradora, pronto esposa, Thea von Harbou– entronca su esencia con motivos del romanticismo germano como la ambientación exótica e histórica sublimada hasta transportarla a un contexto casi atemporal, los apuntes del folclore nacional, su lirismo arrebatado y la expresión de emociones más grandes que la propia existencia.

            La propuesta abusa del texto de los intertítulos, desfallece un tanto en su leve aunque dramáticamente necesaria redundancia y fía buena parte de su potencial a los exuberantes decorados que individualizan cada escenario, a medio camino entre la nostalgia histórica y el fulgor fantástico y onírico –abigarrados en Arabia, imponentes en Italia, imaginativos y hasta grotescos en China-. Sin embargo, cabe destacar que el fragmento más conmovedor en su desesperación trágica corresponde precisamente al ubicado en el villorrio donde nace el relato y que exige la vampirización de una vida humana, resuelto con un desenlace pleno de sugerencia a causa de su perturbadora ambigüedad.

 

Nota IMDB: 7,7.

Nota FilmAffinity: 8.

Nota del blog: 7,5.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: