El Dorado

25 Ago

“En el cine me gusta lo heroico. Soy partidario del antirrealismo. El realismo es plano, monótono y moderno en el sentido más estúpido de la palabra.”

Riccardo Freda

.

.

El Dorado

.

El Dorado.

Año: 1988.

Director: Carlos Saura.

Reparto: Omero Antonutti, Gabriela Roel, Inés Sastre, Lambert Wilson, Eusebio Poncela, Francisco Algora, José Sancho, Francisco Merino, Patxi Bisquert, Féodor Atkine.

Tráiler

.

            Resulta curioso observar cómo, en ocasiones, ceñirse a la realidad histórica contribuye a desdibujar o a difuminar un personaje tan fascinante, excesivo y alimentado por la leyenda como Lope de Aguirre: el príncipe de la Libertad y la ira de Dios.

            Presa del magnetismo del conquistador de Oñate, Carlos Saura escogería su contrahecha y siniestra figura para realizar El Dorado, una de las primeras películas dentro del marco de las celebraciones del quinto centenario del descubrimiento de América. La costosa superproducción –sería la película española con mayor presupuesto hasta aquella fecha-, tomará el camino opuesto al de la célebre aproximación minimalista, operística, antihistoricista y onírica de Werner Herzog, que sublimaba el aura quasimitológica que desprende Aguirre para arrojarlo a un viaje delirante, etéreo y abstracto. Atemporal y, por tanto, intemporal.

Saura, por el contrario, describe con minuciosa precisión la ambientación histórica de la época. Y, a través de anclarlo a este contexto determinado, su dimensión ‘auténtica’ como proyección de sueños, quimeras y pesadillas universales y eternas, queda por el contrario pálida. De igual manera, se disuelve la dimensión épica y alucinada de la todopoderosa inmensidad del equinoccio amazónico. En conclusión, la superficie del retrato aparece registrada con sumo realismo; pero apenas se logra rasguñar hacia su interior –quizás únicamente por medio de la presencia de la intrigante Inés de Atienza-.

Los entresijos de Aguirre, su esencia, permanecen ocultos e inescrutables durante todo el voluminoso metraje, el cual, en última instancia, tampoco se presta a concluir aquella desastrosa jornada en busca del fabuloso El Dorado. En cambio, cierra el filme con una premonición que podría resultar sugerente si no se le agregase a modo de coda el siempre inelegante texto explicativo acerca del desenlace de Lope de Aguirre, aquí Omero Antonutti, actor ligado a papeles paternales y gran economía expresiva que fía su eficacia interpretativa al trabajo de voz, rasgo que se pierde con el doblaje impuesto.

            Esa ausencia de intensidad y de poder de evocación propicia que El Dorado sea una película narrada con excesiva sobriedad y que, a causa de su propio peso, le terminan flaqueando las fuerzas.

 

Nota IMDB: 6,4.

Nota FilmAffinity: 5,4.

Nota del blog: 6.

Anuncios

8 comentarios to “El Dorado”

  1. adrián esbilla 25 agosto, 2014 a 17:42 #

    Como bien sabes me parece una peli de una torpeza cinematográfica casi enternecedora.

    • elcriticoabulico 26 agosto, 2014 a 02:20 #

      Crear un mamotreto insulso teniendo como referencia al bueno de Lope es casi sacrilegio.

  2. plared 26 agosto, 2014 a 15:18 #

    Soporifera,, la pesadez y la pedantería como bandera en una película que demuestra que si nos dan dinero para hacer algo….Irremediablemente la cagamos o el presupuesto se va en digamos que pagar gastos varios…..Cuidate

    • elcriticoabulico 27 agosto, 2014 a 13:24 #

      ¡Ay, los cuartos del contribuyente! Que maltratados siempre… Aun así, mejor esto a que se lo queden los amiguetes de alguno.

  3. ALTAICA 26 agosto, 2014 a 22:49 #

    Es curiosa la carrera de este cineasta, pues comenzó con una de las indiscutibles obras maestras de nuestro cine, para después deambular entre películas solo interesantes, las menos, y otras transmitiendo siempre la sensación de una notable falta de acierto, acrecentado por un personalismo pretencioso lastrado de ínsulas. Por el contrario sí creo que es mucho más interesante en sus documentales filmados, en los que hay un innegable acierto estético y de calado. Ni que decir tiene que la película que nos ocupa no me gustó absolutamente nada. Creo que en eso coincidimos todos. Creo que en tu último párrafo al utilizar la palabra “peso” aciertas de pleno, marcando el esencial motivo de su naufragio.

    • elcriticoabulico 27 agosto, 2014 a 13:27 #

      Yo la encuentro más insulsa que absolutamente despreciable la verdad… No es un mamotreto aborrecible como aquel Alatriste que hicieron hace no mucho, por continuar con las miserias del Imperio.

  4. plared 1 septiembre, 2014 a 22:32 #

    Ya que comentas alatriste, si te fijas en realidad los actores están bastante bien, la ambientación esta conseguida aunque la pobreza de medios es extraña. Por que dinero tenían, en fin…

    Una película para analizar ya que el resultado es nefasto y dinero y actores había e historia ya contrastada. Pero parece ser que muy mal gastado todo y muy desaprovechadas las oportunidades de hacer algo que internacionalmente pudiera venderse.

    • elcriticoabulico 2 septiembre, 2014 a 19:51 #

      Fue un problema de guion y montaje, que apelotonaba más tramas e historias de las debidas. Falta una gran película histórica española.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: