Archivo | 17:03

Cometieron dos errores

10 Ago

“Si hiciera siempre caso a la gente, seguiría haciendo películas del Oeste en Italia.”

Clint Eastwood

.

.

Cometieron dos errores

.

Cometieron dos errores.

Año: 1968.

Director: Ted Post.

Reparto: Clint Eastwood, Pat Hingle, Inger Stevens, Ed Begley, Bruce Dern, Ben Johnson.

Filme

.

            Como el típico amigo que se va de puente a Roma, Clint Eastwood retornó a casa desde Italia trayendo como regalo un puñado de spaghetti.

Le costaría trabajo a Eastwood deshacerse de su sombrero vaquero y su astroso poncho en su regreso a Hollywood. Su primer filme de nuevo en América sería Cometieron dos errores, que bebe de las contagiosas influencias del western de Sergio Leone y de algunos rasgos de sus personajes prototípicos, si bien eliminando sus puntuales pinceladas caricaturescas. En este caso, destaca esa marcada propensión al uso del revolver como herramienta para solucionar sus cuitas –justificado aquí por su amoralidad y la necesidad de venganza-, así como su aura fantasmagórica –el pistolero que resurge de entre los muertos, prototipo que retomará en sus posteriores incursiones como realizador-.

            Es decir, que Cometieron dos errores, una cinta impulsada financieramente en parte por la recién fundada productora del actor, Malpaso, conforma un vehículo de lucimiento destinado a promocionar y explotar la estrella de Eastwood en los Estados Unidos. Así las cosas, el filme no deja de ser una obra modesta, encomendada a un limitado pero funcional artesano televisivo, Ted Post, quien había dirigido al intérprete californiano en algunos episodios de la serie Cuero crudo.

No obstante, dentro de su categoría, Cometieron dos errores aún encuentra algún elemento de interés en la particular relación del protagonista con la violencia, la venganza y el perdón –en una secuencia que enorgullecería a los rebeldes del movimiento hippie en curso, el personaje de Eastwood, asqueado por las ejecuciones públicas, decide evitar su contemplación encamándose con una prostituta-.

            A su manera, la película describe la progresiva conquista de la justicia pública frente a la justicia personal que se produce tanto en las fronteras del Oeste como, de forma paralela, en el interior del protagonista. De este modo, el argumento termina por componer una especie de sorprendente alegato contra la pena de muerte, inusual en un territorio, el western, donde la ejecución del villano es una simple formalidad resuelta con la mayor sencillez y, por lo general, ausencia de énfasis.

El Oeste de Cometieron dos errores ya posee la inmundicia física y moral del spaghetti, aunque no alcance su tono en ocasiones farsesco. La mugre que se apodera de los rostros es una extensión de la ambigüedad ética de los personajes, representada por un cruento juez, Adam Fenton (Pat Hingle), con una idea muy particular de la Justicia. Inspirado por una figura legendaria de Isaac Parker, conocido como ‘el juez de la horca’, Fenton tan solo se sitúa un escalón por encima del delirante Roy Bean, cantinero y magistrado autoinvestido en la Texas salvaje.

También adopta la cierta tosquedad italiana, manifiesta en un montaje algo brusco, con tropiezos en la continuidad y algún que otro detalle de escasa elegancia formal, además de en piezas del guion como ese romance encastrado.

            El decepcionado desenlace aporta otro interesante punto de lectura a una obra menor aunque con más dobleces de las que a priori se diría.

 

Nota IMDB: 7.

Nota FilmAffinity: 6,6.

Nota del blog: 6,5.

A %d blogueros les gusta esto: