La ley de la calle

4 Ago

“Todo el mundo sabe que el tiempo es muerte, muerte que se esconde en los relojes.”

Federico Fellini

.

.

La ley de la calle

.

La ley de la calle.

Año: 1983.

Director: Francis Ford Coppola.

Reparto: Matt Dillon, Mickey Rourke, Diane Lane, Vincent Spano, Dennis Hopper, Nicholas Cage, Diana Scarwid, Larry Fishburne, Chris Penn, William Smith.

Tráiler

 .

           La ley de la calle es probablemente la película que fusiona de manera más evidente las dos tendencias presentes en el cine y la sensibilidad de Francis Ford Coppola: su ansia de narrador grandilocuente, con historias que trascienden a la vida desarrolladas en escenarios de pulsiones y estéticas desaforadas, y su devoción por la vanguardia europea y su constante indagación formal, ligada también a relatos frágiles y delicados de corte intimista, especialmente familiar en este caso.

           La ley de la calle convierte la clásica cinta de bandas juveniles en una ópera romántica henchida de desaliento y lirismo elegíaco y protagonizada por personajes propios de la mitología o de una tragedia shakesperiana –el rey doliente que retorna del exilio, el bisoño príncipe heredero, Casandra, la parca sobrenatural-, pero que, a la vez, son reconocibles entre los inadaptados y rebeldes con causa de Nicholas Ray y los jóvenes contestatarios de porvenir incierto de la Nouvelle Vague. Individuos que viven y mueren condenados bajo el yugo del tiempo inexorable, auténtico dueño y señor de la escena –las caídas del sol, el vagar de las oscuras siluetas, las nubes que huyen raudas, los relojes omnipresentes-. El hermoso pasado que no retorna; que ni siquiera ha existido.

           A través de la mirada sumida en un perpetuo blanco y negro, la voz desgarrada en suave terciopelo, los oídos cansados de no tener nada que escuchar y el caminar sin dirección de El chico de la moto (magnético Mickey Rourke), leyenda hecha carne, La ley de la calle revela un universo en el que solo hay lugar para el desengaño y la decepción. Los dioses son de madera, el reino es una cárcel miserable y el futuro una erial vedado. Los ruidos caóticos y erráticos componen una pieza más en la atmósfera de este valle de sombras dibujado por un Coppola expresionista por momentos. Un estilo poético y arrebatado en cierto modo opuesto al de su anterior adaptación de una novela de S.E. Hinton, Rebeldes, película hermanada y antitética de la presente.

           El esteticismo de la propuesta consigue subyugar la mente, pese a que su recargamiento amenaza, como sucede en otras ocasiones en la filmografía de Coppola, con despeñar el proyecto en el engolamiento manierista y la pretenciosa afectación autoral. La narración transcurre onírica, hipnótica, palpitante. La ley de la calle es un cuento lóbrego y húmedo en la turbia Oklahoma de los sesenta, que huele a podredumbre y muerte, a desesperación queda y lealtad inquebrantable, única respuesta posible frente a la hosquedad de un mundo desencajado e inmisericorde.

 

Nota IMDB: 7,3.

Nota FilmAffinity: 7,4.

Nota del blog: 8.

10 comentarios to “La ley de la calle”

  1. kaldina 4 agosto, 2014 a 18:42 #

    Bien, gracias por el recomendado, la veré aprovechando que acabo de chismosear Apocalipsis Know 😀

  2. Hildy Johnson 4 agosto, 2014 a 19:55 #

    Siento debilidad por Coppola y por esta película. El chico de la moto, Rusty James, un Dennis Hopper siempre rebelde sin causa ejerciendo de padre alcohólico y desencantado, los relojes, el paso del tiempo… y unos peces rojos en un blanco y negro precioso. Y en un barrio donde parece que no hay salida y se buscan leyendas y héroes, donde la heroína hizo sus estragos entre las pandillas…, uno de los personajes logrará alcanzar el mar…

    Dicen que tanto Rebeldes como La ley de la calle fueron para superar la debacle de Corazonada, musical que me fascina al ritmo de Tom Waits. Coppola, siempre impredecible.

    Me gustó tu mirada sobre la película.

    Besos
    Hildy

    • elcriticoabulico 5 agosto, 2014 a 02:15 #

      Solo a Coppola le podía salir tan bien esa transformación de una película juvenil en una obra mítica y romántica. Qué genial es cuando da con la tecla.

  3. altaica 4 agosto, 2014 a 20:12 #

    Tan solo darte las gracias por esta crítica sencillamente superlativa, con unas vinculaciones literarias, cinematográficas y sociales de primer nivel, que ponen una vez más de manifiesto tu capacidad analítica y una prosa que define con precisión quirúrgica, no exenta de belleza.

    Para mi es una obra magistral, que atesora una auténtica lección de cine desde el cine, con muchas vinculaciones plásticas y de profundidad psicológica y social, que en este caso adquieren magisterio pues dibuja un cuento lúgubre sobre el desengaño, pero con una atmósfera poética bellísima. Una película que jamás entenderé su no presencia entre las más grandes de la historia del cine. Una película sencillamente fascinante, única e hipnótica, que en su modernidad y plasticidad da una magistral lección de observación anímica. Una obra maestra de uno de los más grandes genios del cine.

    • elcriticoabulico 5 agosto, 2014 a 02:17 #

      Coppola, de nuevo, lo apuesta todo, con romanticismo suicida, en esta peli. Y la jugada le sale bien, a fuerza de coraje de genio. Es cierto que no he visto sus últimos filmes (y que tampoco tienen grandes defensores), pero cuánto echo de menos al mejor Coppola.

  4. plared 4 agosto, 2014 a 23:27 #

    Coincido con el cascarrabias. A esta película le hice una de mis primeras criticas, pero leyéndote me parece una soberana mierda como me quedo.

    La película magnifica y que crea un ambiente entre brumas al que el blanco y negro le sienta realmente bien. Pausada y lenta, triste y desalentadora, sucia y oscura. En fin, como no iba a gustarme. Una pequeña obra de arte que el paso del tiempo convierte en muy grande, realmente grande. Cuidate y a mi corazonada también me parece una grandisima pelicula

    • elcriticoabulico 5 agosto, 2014 a 02:20 #

      El cascarrabias es un tío tierno, cuando le tocan la fibra. Y yo también guardo buen recuerdo de Corazonada.

  5. altaica 5 agosto, 2014 a 00:04 #

    Plared acabo de revisar tu crítica y de “soberana mierda” nada de nada, pues jamás te he leído por debajo del notable. Y esa crónica es magnífica, atesorando tu sabia y erudita capacidad de destripar sin piedad cualquier película mucho más allá de lo visible. Estoy contigo en la valoración de esta joya que, pese a tratarse de una película de Coppola, sigue permaneciendo oculta.

    A mi también me parece que Corazonada es otra rareza extraña y fascinante, casi fuera de todo lo que hayamos visto. Cada día pienso más en ella como un extraño unicornio fascinante, que en su genialidad también encuentra sus fisuras, que las tiene, pero que al final te das cuenta que es una rara avis tan sugestiva como imposible. Y eso pasado el tiempo es mucho. Un abrazo y cuídate que en esto del cine somos muchos los que te consideramos un auténtico pistolero.

    • elcriticoabulico 5 agosto, 2014 a 02:20 #

      Yo a Plared, más que como un pistolero, me le imagino como un espadachín con su florete, tirando puntadas precisas y mortales entre bellas florituras y filigranas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: