Calle Mayor

29 Jul

“La España fascista es muy chulita y asoma por muchos sitios, la programación de la televisión, la incultura,…”

Jesús Franco

.

.

Calle Mayor

.

Calle Mayor.

Año: 1956.

Director: Juan Antonio Bardem.

Reparto: Betsy Blair, José Suárez, Yves Massard, Luis Peña, Alfonso Godá, Manuel Aleixandre, José Calvo, René Blancard, Dora Doll.

.

            Más de una década después de finalizada la guerra fratricida, los intelectuales de izquierdas comenzaban a tomar posiciones solapada y tímidamente, con la torva sombra de la censura permanentemente sobre sus rodajes. Así, de entre un sinfín de producciones menores y populacheras, se desgarraba un cine que desnuda con madurez, espíritu crítico y agrio pesimismo a una España hosca, zaherida aún por la devastación bélica y especialmente psicológica, cautiva del miedo, de la persecución de ideales y de cultura, dominada por esa país inferior que ora y embiste cuando se digna a usar la cabeza.

Al año siguiente de estrenar Muerte de un ciclista, Juan Antonio Bardem, cabeza preeminente de esta corriente cinematográfica, estrenaría una de las obras más amargas del periodo, Calle Mayor. Prueba de esa bota que no cesaba de oprimir cualquier postura subversiva, el rodaje del filme encontraría en la encarcelación del director uno de sus más importantes escollos.

            Basada en una pieza teatral de Carlos Arniches, el guion desgrana la desalmada broma que cuatro imbéciles integrales –ejemplos escogidos del español medio, tipos grises por fuera y por dentro que matan su aburrimiento a costa del prójimo-, gastan a una solitaria y desdichada solterona encarnada por la adorable Betsy Blair, quien poco antes había interpretado en la premiada Marty a otra mujer marginada por el culto materialista y aborregado a la imagen -el único papel que Hollywood, receloso de su inquebrantable compromiso progresista, le permitiría protagonizar-.

De la misma manera que la mierda rueda hacia abajo, el patán abusa de quien puede; el cobarde, de quien es tan inocente que no devolverá nunca el miserable golpe.

            Con el argumento escondido en una pequeña ciudad de provincias, proclamada en el prólogo como síntesis universal de todo el país –y en la que se aprecian trazas de Palencia, Logroño y Cuenca-, Calle Mayor captura de forma sucinta y delicada a la vez -contraste entre el influjo neorrealista y el punto de vista de la víctima propiciatoria del relato-, la vida de la burguesía de la posguerra para, mediante su mediocridad inmunda y pegajosa, su carestía de valores y ambiciones de cualquier tipo en contraposición a su fe cosmética e hipócrita, su cerrilismo troglodita y su patriarcalismo irredento, descerrajar un retrato alegórico del régimen político-militar que la sustentaba y promocionaba. De ahí que la cruel aunque dubitativa mezquindad de Juan (José Suárez), de apariencia forzada a ratos, no tenga por qué ser en modo alguno increíble.

En el fondo del cuadro surge también, de manera secundaria, la intelectualidad patria: avejentada, aislada y ridiculizada, que dice examinar su ciudad a través de los cristales de una habitación, desde fuera, como un avezado entomólogo que siente a la vez curiosidad y repulsa hacia las criaturas que encuentra al otro lado de su vitrina. No se da cuenta de que el animal astutamente encerrado, preso sin cadenas, de voz sin proyección, es él. Ante él se contrapone la figura de Federico, que con su ética sin fisuras, situado en todo momento por encima de aquellos personajes que le rodean, acaso representa esta inquebrantable fuerza cultural y política floreciente.

            No obstante, uno, que como los personajes de Calle Mayor es chico de provincias, no puede sino observar la aberrante vigencia de ciertas situaciones, actitudes y caracteres, unos más vivos –las rutinas adocenadas de los amigotes, los dilemas que provoca la contradicción entre egoísmo y empatía-; otros más atenuados –el peso de la religión, el papel social de la mujer-. La España de hoy, la España atávica.

Si a ello se le suma además su reconocimiento en el festival de Venecia, las reminiscencias de Los inútiles e incluso de Las noches de Cabiria, de Federico Fellini, así como de la citada Marty en su acre exposición de la (i)lógica del machismo dominante, cabe pensar que Calle Mayor, si bien especialmente hábil para describir la España de los cincuenta, condensa pulsiones comunes a la raza humana, lo que la sitúa como una obra que traspasa las restrictivas barreras locales.

 

Nota IMDB: 8.

Nota FilmAffinity: 8.

Nota del blog: 8.

Anuncios

19 comentarios to “Calle Mayor”

  1. antoniomartingarcia 29 julio, 2014 a 18:33 #

    Amarga, sensible y conmovedora como muy pocas. Una de mis películas españolas preferidas.

  2. tony kanapes 30 julio, 2014 a 17:17 #

    Gran película que, como tu dices, sigue vigente en muchos sentidos.

  3. altaica 30 julio, 2014 a 18:37 #

    Otra crónica formidable que destaca las enormes virtudes de una de las piezas angulares de la historia de nuestro cine. Un abrazo.

    • elcriticoabulico 30 julio, 2014 a 23:18 #

      Muchas gracias por tus palabras Altaica, siempre tan amables. La película es importante, sin duda.

  4. plared 1 agosto, 2014 a 02:30 #

    Una de las mejores peliculas del pasado régimen. Genial por el retrato que hace nada amable de una sociedad y un estamento anclado en privilegios y ausencia de valores. Sorprende que bajo una dictadura se rodaran peliculas mucho mas demoledoras que las actuales. En fin, se ve que a el talento le sienta bien la censura. Cuidate

    • elcriticoabulico 2 agosto, 2014 a 03:05 #

      Estimula el ingenio, pero no sé si tamaña imbecilidad compensa que los creadores ideen tretas para burlarla. Los refuerzos positivos para la creación también están bien y son más razonables.

      • plared 2 agosto, 2014 a 03:20 #

        Es curioso pero el otro día hablaba con un amigo precisamente de eso. Si ves el cine que se hizo en el franquismo y el que se ha hecho en la democracia, pues la goleada es absoluta a favor del primero.

        Sorprende desde luego, pero el nivel era mucho mas alto antes, tanto de actores como de directores. Incluso hay bastante mas obras cumbre en el anterior que en el actual

        Y ya, va un tiempo parecido en ambos. Vamos que su duración permite las comparaciones. Ya se que no es lo que se quiere oir y que escuece, pero ya sabes que nunca tiro por lo políticamente correcto

      • elcriticoabulico 2 agosto, 2014 a 11:57 #

        Para la respuesta, mejor me retiro, me quito el sombrero y dejo hablar al maestro Altaica.

  5. altaica 2 agosto, 2014 a 09:16 #

    En el franquismo hubo mucha basura y algún brillo, escaso, y en la democracia hubo mucha basura y algún brillo, también escaso. Pero ese soniquete que dice que el primero fue mejor es sencillamente falso. Lo que sucede es que ahí se ubican los clásicos básicos de nuestra cinematografía. Pero si tuviésemos que hablar de número de películas decentes es más probable que la democracia se más fructífera, pese a una producción menor. Hubo folklore y pandereta atroz antes, y destape y chabacanería impresentable después, ni más ni menos ni menos ni más.

  6. plared 2 agosto, 2014 a 20:04 #

    Basura a raudales en las dos. Pero si te fijas, cualquier película de esas de exaltación de los valores patrios. Por lo general sabían actuar. Se puede decir lo mismo de las de después…Pues no, parece realmente que quien hay en pantalla es el vecino del quinto.

    Y si hablamos de las películas no consideradas buenas. Simplemente todas esas cómicas y costumbristas, destinadas a entretener al pueblo mas llano. Estaban pobladas de actores que eran grandes cómicos. El tigre de chamberi o cualquiera de ese estilo le dan cien vueltas a cualquiera de esteso y pajares que serian el equivalente.

    Sin hablar ya del destape y de las pretendidamente modernas. O la consabida guerra civil, donde los actores parecen sacados del carrefur en un dia de fiesta. Y la dirección es inexistente y prácticamente nadie recuerda ni el nombre de los actores.

    En las otras, su equivalente….las del cura bueno y los valores patrios por bandera. Pues que decir, Fernando Rey, Fernan Gomez, Isbert… … En fin, mejor no sigo por que no hay discusión posible ya que ni cristo recuerda los nombres de los de hace unos años.

    Eso si, algo esta cambiando y los actores últimamente parece que mejoran y se ha olvidado el monotema del modernismo y la revisión perpetua de la guerra civil. Vamos que se esta mejorando y ahora solo falta que se tomen en serio eso del guion. Ya que para hacer una pelicula hace falta uno y eso aquí es como lo de la multiplicación de los panes y los peces

    Si nos vamos a las grandes obras. Pues del periodo anterior se pueden sacar muchas, incluso alguna como bienvenido mr marshall o el verdugo, consideradas por la critica internacional como de las mejores de siempre. Se puede decir lo mismo de las actuales, me da que no. Aunque bueno, hablamos del cine en general, del mas ramplon y no de las obras mas notables. Que de esas, como en todo desierto siempre crece alguna flor perdida

    Y me abstengo de comentar nada del teatro, ya que hay si que ves lo que existe ahora y lo que había antes y te dan ganas de liarte a patadas con quien haya consentido el desastre actual.

  7. altaica 3 agosto, 2014 a 02:29 #

    Hazme una lista comparable desde 1940 a 1975, y muy sinceramente creo que hemos visto más cine de antes que de ahora, al menos yo. Cuídate y no pretendo que cambies de opinión, pero me da a mi que no has visto mucho cine español en las últimas décadas por ciertos prejuicios, pero…

    Los santos inocentes
    El sur
    El espíritu de la colmena
    La colmena
    Amanece que no es poco
    La escopeta nacional
    El viaje a ninguna parte
    El bosque animado
    La lengua de las mariposas
    La vida mancha
    La vida secreta de las palabras
    Mi vida sin mí
    Las bicicletas son para el verano
    La noche de los girasoles
    En la ciudad sin límites
    Tasio
    Solas
    Camino
    Los lunes al sol
    Mia Shara
    Buried
    Smoking Room
    La flaqueza del bolchevique
    Mar adentro
    Los otros
    La sombra de nadie
    Te doy mis ojos
    Arrebato
    El crack
    Blancanieves
    La comunidad
    Secretos del Corazón
    Belle Époque
    La herida
    ¿Quien puede matar a un niño?
    Historias del Kronen
    Los otros
    El sol del membrillo
    Abre los ojos
    La vaquilla
    Princesas
    El abuelo
    Martín Hache
    Nadie hablará de nosotros cuando hayamos muerto
    Furtivos
    Familia
    Mamá cumple 100 años
    La soledad
    Celda 211
    La caja 501
    Arrugas
    El nido
    También la lluvia
    NO CITO A ALMODÓVAR PUES NO ME GUSTA PERO PARA ALGUNOS ES…
    Noviembre
    Azul oscuro casi negro
    Caníbal
    Patrimonio nacional
    Lo imposible
    Pa negre
    En la ciudad
    Así en el cielo como en la tierra
    El orfanato
    Héctor
    Las 13 rosas
    Vivir es fácil con los ojos cerrados
    El año de las luces
    Soldados de Salamina
    Horas de luz
    Una pistola en cada mano
    Mientras duermes
    Ópera prima
    Los girasoles ciegos
    El río que nos lleva
    27 horas
    No habrá paz para los malvados
    La ley de la frontera
    Truhanes
    Balda triste de trompeta
    La sombra de nadie
    El artista y la modelo
    El bola
    Lugares comunes

  8. altaica 3 agosto, 2014 a 02:44 #

    Por cierto cuando hablas de actores sacados de… a quien te refieres a Manolo Escobar, Rafael, Joselito, Marisol, Rocío Dúrcal, Estrellita Castro, Lola Flores, Carmen Sevilla, Paquita Rico, Sara Montiel, MIguel Molina, Caracol, Juanito Valderrama o … ¡Joder! que eso ha pasado en el cine español siempre e incluso muchos magníficos actores del teatro también cantaban por soleares cuando hacían de patiotras da cartón piedra o de graciosos bandoleros o de taberneros o de … Del cine del franquismo podemos rescatar esas 30 películas que todos tenemos en la cabeza y algunas pocas más, pero pocas, que son las que han dado esencia a nuestro cine como clásicos, pero Plared poquitas más. Y en la democracia pues más de lo mismo, pero con mucha más variedad salvo en los primeros nefastos años de nudismo y demás gaitas. Un abrazo y cuídate

    • elcriticoabulico 3 agosto, 2014 a 16:19 #

      Por meter cizaña: yo a Fernando Rey por lo general le encuentro demasiado teatral y poco creíble.

  9. antoniomartingarcia 3 agosto, 2014 a 18:36 #

    No sé pero creo recordar que en mi blog alimentamos la misma discusión hace ya unos cuantos meses. Mi opinión, por supuesto, coincide mucho más con la de Plared. Siempre me quedaré con el cine español que se hizo en las ultimas décadas del franquismo (50, 60 y principios del 70).
    No está nada mal tu lista, Altaica, pero de todas ellas no hay más de una docena de títulos que estén bajo mi generoso punto de vista al nivel de las grandes obras maestras rodadas en época de dictadura, y, deberían quedarse en diez, pues tendríamos que eliminar “El espíritu de la colmena”, de 1973, y “Furtivos”, de 1975, es decir, rodada cuando la dictadura estaba ya agonizando.
    ¡Ahora, lo recuerdo! Este tema fue abordado con la entrada de la película “Historias de la radio”. Con permiso de Abúlico dejo el enlace de aquella debatida disparidad de opiniones sobre nuestro cine: http://diccineario.wordpress.com/2014/01/10/radio-historias-de-la-radio/
    Un saludo a todos.

    • elcriticoabulico 4 agosto, 2014 a 02:07 #

      Creo que me falta mucho por investigar de ambas épocas, pero me da la sensación de que estaré de acuerdo con Altaica.

  10. altaica 3 agosto, 2014 a 19:29 #

    Efectivamente Antonio, e incluso algunas las he repetido, si bien tendría que hacer una revisión mucho más profunda de nuestro cine pues tengo la sensación de haberme dejado muchas en el tintero. Pero creo sinceramente que El espíritu … y Furtivos ya pertenecen al periodo democrático, pese a no ser así estrictamente. Por lo demás pienso que en ambas fases el cine ha sido el que es, y negar que los grandes clásicos de nuestro cine pertenecen al periodo franquista es negar la evidencia, pero negar que se supeditan a un puñado de películas y de unos poquísimos creadores también. En conjunto el cine en la democracia ha sido más variado y menos sintomático o estereotipado, pero igualmente limitado. En ningún caso menor que el clásico, ya que este último, insisto nuevamente, se debe en general a dos o tres creadores, algunos guionistas, muy conocidos y poquísimo más. Me reitero solo podríamos rescatar ciertamente no más de 25 películas, y algunas no llegando más del notable. Algo similar al democrático. Sin esos tres o cuatro genios, el cine durante el franquismo sería sencillamente deleznable. Abrazos a todos.

  11. altaica 3 agosto, 2014 a 19:31 #

    ¡Ojo! se me ha olvidado indicar que en la lista hay películas que no me gustan, pero ahí están, al igual que cuando cito a Almodóvar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: