Los emigrantes

30 Jun

“El sueño americano no es dinero, sino la felicidad y la libertad.”

Frank Capra

.

.

Los emigrantes

.

Los emigrantes.

Año: 1971.

Director: Jan Troell.

Reparto: Max von Sydow, Liv Ullmann, Eddie Axberg, Pierre Lindstedt, Allan Edwall, Monica Zetterlund.

.

            La realidad, apenas adulterada, puede transmitir más épica y emoción que un filme embadurnado de un edulcoramiento melodramático, una dramatización impostada o una mitificación construida a base de clichés estéticos y temáticos que, por su abuso mediocre y recurrente, carecen ya a estas alturas de cualquier fuerza. Los emigrantes, adaptación del sueco Jan Troell de la novela de su compatriota Vilhelm Moberg, describe con innegociable naturalismo y veracidad el viaje a América, en busca de un futuro mejor, de una familia de campesinos escandinavos del siglo XIX.

            Los emigrantes no propone una visión romántica, idealizada o gratuitamente trágica de este fenómeno social. Tampoco se preocupa por tratar de confirmar o desmentir la verdad del sueño americano –asunto pendiente para la secuela, La nueva tierra, un año posterior-, si bien se acierta a vislumbrar la inseguridad y la duda que, obviamente, se esconde detrás de toda leyenda popular o, en este caso, concepto quasipropagandístico. Los emigrantes es la crónica de una epopeya eterna y recurrente pero sorda, acontecida siempre a espaldas del mundo. El relato extrae su contundencia de la simple sucesión de hechos documentados, veraces y aún reconocibles en el presente, expuestos con crudo realismo aunque sin caer nunca en la frialdad o la indiferencia.

            Las raíces de la problemática –las malas cosechas, las desigualdades sociales, los conflictos de fe-, están expuestas con afán didáctico en base a una detallista ambientación de los usos y costumbres de la Suecia rural del momento, próxima incluso al documental dramatizado. La firmeza de su estilo narrativo realista –quizás solo traicionada por la presencia de la religión y con ese apunte de desafío entre el hombre y Dios- queda de manifiesto en la falta de énfasis que se concede a un episodio tan desgraciado como la muerte de un niño, registrada mediante una sencillísima y sucinta elipsis; un recurso abundante en la cinta y empleado con gran precisión y delicadeza por Troell –el cambio del rostro soñador de Liv Ullmann a uno agotado para sintetizar el paso del noviazgo al matrimonio y la maternidad, por ejemplo-.

            No por ausencia de subrayado emocional, la presentación del contexto y los asuntos existenciales abordados en Los emigrantes es menos profunda, compleja y enjundiosa. Por supuesto, tampoco resultan menos duros. Y es que este realismo no exime del uso de expresivas metáforas visuales y de una exhaustiva construcción y desarrollo de personajes, apuntalada por un reparto liderado por los excelentes Max von Sidow y Liv Ullmann y acorde en su técnica interpretativa con las premisas de sobriedad y verismo que predominan en este fresco monumental.

 

Nota IMDB: 8.

Nota FilmAffinity: 7,2.

Nota del blog: 8,5.

Anuncios

12 comentarios to “Los emigrantes”

  1. antoniomartingarcia 30 junio, 2014 a 23:07 #

    Junto a “La nueva tierra” conforma un díptico épico-histórico de un dramatismo abrumador. En mi opinión, una de las cumbres del cine europeo de los setenta.

  2. altaica 1 julio, 2014 a 00:38 #

    Espléndida crítica e igual calidad de comentario el de Antonio. Una película que aún me duele, así como su secuela, que es otra gran obra, no tan perfecta, y que juntas confeccionan ese díptico al que se refiere el anterior comentario.

    No creo equivocarme si digo que es de las películas más perfectas que he visto, en tanto la coherencia que transmite el planteamiento, ejecución y desarrollo. Y, sin duda, obra de absoluta referencia en relación al tema de la inmigración. Es ciertamente curioso como la película nos sitúa en la Suecia del siglo XIX, con momentos que parecen trasladarnos al medievo, y lo que es hoy dicho país a todos los efectos. Debería ser obligatorio establecer, visto lo visto, en cualquier escuela la asignatura de “emigración”, pues este mundo conformaría, cuando menos, mejores personas. Un abrazo y enhorabuena por, según parece, tu nueva colaboración o trabajo.

    • elcriticoabulico 1 julio, 2014 a 15:24 #

      Como verás en el blog hoy, aunque muy apreciable considero que La nueva tierra está un escalón por debajo de ésta, que es magnífica.
      Por cierto, ¿nueva colaboración? Comienzo una con los muchachos de Ultramundo, pero hasta agosto no publican mi primer artículo. Eso es tener información privilegiada, Altaica jeje.

  3. altaica 1 julio, 2014 a 22:06 #

    Habría creído entender no sé cuando ni donde que estabas trabajando para un periódico de Lugo o algo así. Fue por ello el comentario. Un fuerte abrazo y ya sabes lo que opino de tu valía y de lo necesario que es que este país valore a sus hijos.

    • elcriticoabulico 2 julio, 2014 a 01:03 #

      ¡Ah sí! Llevo ya tres meses trabajando por aquí, que de vez en cuando me llaman para alguna baja. Malos tiempos para valorar a hijos, padres, tíos y sobrinos de todas maneras…. De momento, que dure el estar bien ocupado.

  4. altaica 1 julio, 2014 a 22:08 #

    Por cierto donde puse inmigración quería decir emigración. Subsanado.

    • elcriticoabulico 2 julio, 2014 a 01:04 #

      Perfecto. Si quieres lo corrijo en el propio comentario, que en este blog tengo plenos poderes.

  5. ALTAICA 2 julio, 2014 a 14:38 #

    Ya te veo con los tirantes y sin chaqueta al modo de Pedro J. cuando era directo de EL MUNDO, peró tú siéndolo de este blog. No, deja el error que se vea que soy hijo de un Dios menor. Un abrazo y espero que se produzca esa continuidad en el tiempo tan necesaria a efectos laborales. Si tienen un poco de inteligencia se darán cuenta de tu valía. Eso espero.

    • elcriticoabulico 3 julio, 2014 a 00:43 #

      De momento, bastante que han vuelto a llamarme jeje. Quede ahí entonces el error en una muestra de honestidad.

  6. altaica 3 julio, 2014 a 01:24 #

    Y directo en vez de director, y peró en vez de pero. Dios del amor hermoso.

    • elcriticoabulico 3 julio, 2014 a 16:12 #

      El escribir con prisas es lo que tiene jeje. Yo porque tengo el corrector, y aún así…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: