La habitación en forma de L (El cuarto indiscreto)

11 Jun

“El valor de toda forma de arte dramático radica en la exactitud con la que retrata personajes verdaderos, que realizan gestos verdaderos y dicen cosas verdaderas.”

Tod Browning

.

.

La habitación en forma de L

(El cuarto indiscreto)

.

La habitación en forma de L.

Año: 1962.

Director: Bryan Forbes.

Reparto: Leslie Caron, Tom Bell, Brook Peters, Cicely Courtneidge, Avis Bunnage, Patricia Phoenix.

.

           A pesar de no formar parte de la corriente, Bryan Forbes aprovechó la influencia realista y comprometida del Free Cinema sobre la industria británica para componer su segundo filme, La habitación en forma de L, cuya temática escudriñaba en el drama de una joven embarazada soltera abandonada a la intemperie de un Londres mísero y hostil.

           La controversia acerca de un tema tan polémico social, moral y religiosamente como el aborto -todavía candente en la España actual-, sobrevuela la película del mismo modo que, de manera más tangencial, lo había hecho en Sábado noche, domingo mañana –metáfora de los fracasos de una juventud de dudoso futuro- y lo haría en Alfie –las consecuencias de un seductor que se justificaba en la amoralidad de la sociedad del momento-.

           Parte de este desaliento vital –el fracaso laboral, la carestía, la soledad, la alienación- y de esta degradación de la sociedad –la codicia y la rapiña del desesperado, las huellas de la guerra, la incultura de las clases bajas, la ausencia de intimidad– se encuentran también presentes en La habitación en forma de L, una cinta que, no obstante, resulta menos cruda en su formulación y, además, deja en su conjunto cierto regusto agridulce.

El Londres al que va a parar en su desorientada búsqueda de ayuda Jane Fosset, una joven francesa huida de la opresión de su hogar, bien serviría para desmentir el engolado romanticismo de la vida pobre pero estilosa del inmigrante juvenil. Sea como fuere, la visión de la capital inglesa arroja en su descripción unos contrastes y contradicciones en concordancia plena con ese citado tono ambivalente de las aventuras y desventuras de Jane, las cuales aúnan en sus conclusiones un cierre circular –la búsqueda que concluye con un destino fijado- y, a la vez, un desenlace abierto.

           La cámara de Forbes, elegante y expresiva, exterioriza de manera excelente las emociones de sus matizados y poliédricos personajes a través de detalles la realización y del escenario -aparte de contar con la impagable aportación de un elenco entonado y bien dirigido, donde sobresale el protagonismo de la arrebatadora Leslie Caron-. Sufre en cambio cierta extensión en el metraje que deriva en cierta sensación ligeramente redundante en el argumento, que está tratado sin embargo con una madurez que evita la caída en melodramatismos de folletín o en moralismos baratos.

Como sucedía en Cuando el viento silba, ópera prima del cineasta londinense, el discurso moral del filme se ciñe a unos principios humanitarios que poco o nada tiene que ver con las estrechas ligaduras de la mentalidad religiosa –la hipocresía sexual, el puritanismo de Johnny–, ni, por el otro extremo, con el relativismo posmoderno -la ausencia de compromiso en la pareja, la perpetua presunción de los deseos de abortar-.

 

Nota IMDB: 7,5.

Nota FilmAffinity: 6,5.

Nota del blog: 7.

Anuncios

2 comentarios to “La habitación en forma de L (El cuarto indiscreto)”

  1. plared 12 junio, 2014 a 08:01 #

    Y hay quien dice que yo veo cine raro. En fin, como siempre sorprendiéndome. Cuidate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: