Zazie en el metro

9 Jun

“Hay algo más importante que la lógica: la imaginación.”

Alfred Hitchcock

.

.

Zazie en el metro

.

Zazie en el metro.

Año: 1959.

Director: Louis Malle.

Reparto: Catherine Demongeot, Philippe Noiret, Vittorio Caprioli, Carla Marlier, Antoine Roblot, Hubert Deschamps, Yvonne Clech, Jacques Dufilho.

Tráiler

.

            Hay películas que, a lomos de un DeLorean, parecen haber atravesado el tiempo, no encontrarse en el momento al que corresponderían. Cuando uno ve Zazie en el metro, filme de Louis Malle estrenado en 1959, puede apreciar gotas del humor físico del cine mudo y la viñeta del tebeo, de los dibujos animados de la Warner Bros., del cine autoconsciente y experimental de la Nouvelle Vague en ebullición, del colorismo del pop art, de las aventuras sin par de Pippi Calzaslargas, de las primaveras lisérgicas y sexuales de la década siguiente, de la cámara rápida de Benny Hill, del gag por minuto del trío Zucker-Abrahams-Zucker, de la versión infantil –aunque mucho más cabrona- de aquella Amelie Poulain que veía y modelaba el mundo a su justa medida, del surrealismo costumbrista del postmodernismo. 

            Basada en la popular novela de Raymond Queneau, Zazie en el metro es anárquica, refrescante, chillona, tierna, picante. Una amalgama inconexa e irracionalmente congruente que procede de la mirada pícara, subrayada por dos enormes paletos separados, de la pequeña Zazie; una niña de provincias que, a causa del romance de su madre con un nativo parisino, queda a cargo de su tío (Philippe Noiret), transformista en un tablao flamenco, durante sus días en la exuberante y caótica capital francesa.

            Como en los pasatiempos de los críos, las ocurrencias se atropellan y colisionan a un ritmo endiablado, que no se agota hasta, quizás, un pelín hacia el término del metraje. Las escenas, convertidas en juegos y travesuras visuales, se funden sin lógica alguna y no tienen un comienzo ni un fin delimitado y perceptible, si bien forman parte de ese mundo perfectamente coherente en su absurdo que mana de la visión de la protagonista, a su vez dinamitada a lo bruto por medio de una desinhibición en el abordaje de temas como la violencia o el sexo que, a buen seguro, hoy no pasarían el corte de la autocensura.

            Cualquier tipo de oposición lógica o de búsqueda de un mensaje crítico por parte del espectador será contraproducente. Es mejor subirse al destartalado taxi de Charles y recorrer los rincones más delirantes y disparatados de una París convertida en el sueño de un chiflado, en el que el raccord es un término desconocido o en el que los 24 fotogramas por segundo resultan insuficientes para capturar la verdad. De un chiflado o de una niña de 9 años, que viene a ser lo mismo.

 

Nota IMDB: 7.

Nota FilmAffinity: 6,4.

Nota del blog: 7,5.

4 comentarios to “Zazie en el metro”

  1. selene 9 junio, 2014 a 21:44 #

    Me apunto la frase de Hitchcock con la que empiezas la crítica, muy buena sí señor

    • elcriticoabulico 11 junio, 2014 a 00:38 #

      Bueno, yo creo que también lo decía para desentenderse de los fallos y las trampas clamorosas que tenían los guiones de alguna de sus películas… Hitch se las sabía todas.

  2. plared 12 junio, 2014 a 08:03 #

    Un caos de película en realidad. Pero como a ti, estas cosas me gustan. Cuidate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: