Alicia en las ciudades

13 May

“El ser humano será más humano cuando tenga conciencia de que hay aspectos de la realidad que uno no puede manejar.”

Akira Kurosawa

.

.

Alicia en las ciudades

.

Alicia en las ciudades.

Año: 1974.

Director: Wim Wenders.

Reparto: Rüdiger Vogler, Yella Rottländer, Lisa Kreuzer.

Tráiler

.

             El cine de Wim Wenders se caracteriza por la itinerancia. El viaje, la búsqueda. La esencia original de todo relato, en definitiva. Surgido del floreciente e inconformista Nuevo Cine Alemán, Wenders comenzaría a consolidar su nombre en el panorama cinematográfico mundial gracias a Alicia en las ciudades, primera parte de una trilogía de ‘road movies’ culminada por En el curso del tiempo y Falso movimiento, también protagonizadas por Rüdiger Vogler (aunque, insistimos, este motivo del viaje aparecerá de manera recurrente en su obra posterior).

             En Alicia en las ciudades confluye el periplo de Philip, un periodista alienado por su estancia en los Estados Unidos -incapaz de “ver” la realidad, de “interpretar” el sentido de su desorientado deambular vital, de “palpar” su propia existencia-, y el de una niña, Alice, abandonada por su madre durante su retorno de Nueva York a Alemania.

Dos almas repudiadas por la circunstancias, en medio de ninguna parte, en camino de quién sabe dónde, anhelantes de una pieza en su interior que ni siquiera conocen. Reflejos inesperados la una de la otra.

             La relación trazada entre el hombre y la niña –a destacar la excelente química entre ambos actores- evoca en cierta manera a El chico y, a su vez, a películas posteriores sobre paternidades improvisadas como Un mundo perfecto o El verano de Kikujiro. Un vínculo insólito, entre la amistad y el improvisado pero fecundo nexo paternofilial, que aparece aquí más pesaroso que en el filme de Chaplin, si bien con todavía espacio para la ternura, para el redescubrimiento de emociones olvidadas y, en consecuencia, para el reencuentro con uno mismo.

             Dentro de esta historia introspectiva, de estilo minimalista y factura humilde, el paisaje sirve para conceptuar y plasmar el interior de sus protagonistas, su evolución sentimental compartida. Un desarrollo que atañe a Philip en especial, cuya contaminación provocada por el contacto con un ser humano conduce a la imprevista rehabilitación de su humanidad (proceso ejemplificado por el acto de despojarse de la cámara de fotos con la que trata de atrapar una realidad inasible, que se le escapaba entre los dedos).

             Una película sobre el desarraigo y la melancolía que, con sencillez y perspicacia, sabe tornarse cálida y optimista.

 

Nota IMDB: 8.

Nota FilmAffinity: 7,8.

Nota del blog: 7,5.

Anuncios

2 comentarios to “Alicia en las ciudades”

  1. ALTAICA 16 mayo, 2014 a 14:25 #

    En su día me gustó, pero tendría que volver a verla, si bien es una de las obras que defiendo de su autor frente a otras que me gustaron muchísimo menos. Y como bien indicas es mezcla entre melancolía y optimismo es hermosa.

    • elcriticoabulico 17 mayo, 2014 a 15:42 #

      Yo también tengo mal recuerdo de alguna de las obras más reconocidas de Wenders, que me parecieron un solemne coñazo -también es verdad que debería repasarlas-, pero lo cierto es que, como dices, Alicia en las ciudades es una película delicada y hermosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: