El tiroteo

25 Mar

“Me siento incómodo en los westerns, ya que mi imagen de hombre del Oeste es John Wayne y yo a su lado soy una mierdecilla.”

Warren Oates

.

.

El tiroteo

.

El tiroteo.

Año: 1966.

Director: Monte Hellman.

Reparto: Warren Oates, Millie Perkins, Jack Nicholson, Will Hutchins.

Filme

.

            Auspiciado por Roger Corman y algún otro de sus ambiciosos protegidos como Jack Nicholson, con quien iniciaría una gran amistad y una fructífera colaboración –su productora común, Proteus, firma la presente cinta, si bien con importantes aportaciones financieras de Corman-, Monte Hellman emprendía una carrera hacia adelante para abrir una vía única, marginal y solitaria dentro de un género, el western, que por entonces percibía ya su propia agonía.

            El Oeste de Monte Hellman posee la angostura de medios que caracterizaba a una categoría fílmica que durante buena parte de su existencia perteneció a la serie B pura. Estrecheces económicas sobre la que compondrá obras minimalistas, casi conceptuales, que beben de la atmósfera sociocultural confusa y lisérgica de finales de los sesenta, de la subversión de las convenciones cinematográficas del Nuevo Hollywood y del teatro de vanguardia que había interpretado durante el comienzo de su andadura en el arte dramático.

‘Acid western’ lo denominarán algunos, insertándolo así en el contexto de su época.

            Filmes abstractos y desolados por el absurdo, en A través del huracán (Forajidos salvajes) y El tiroteo, los desarraigados personajes son poco más que peleles arrastrados a la fuerza por la hostilidad de su entorno, víctimas de una cacería sin cuartel manifestada de manera explícita en el territorio: yermo, árido, azotado por la furia implacable de los elementos, carente de vida.

            En El tiroteo, dos míseros mineros contratados por una mujer anónima persiguen la sombra de un hombre a lo largo del desierto mientras huyen a la vez de la persecución de una figura fantasmagórica y amenazante, siempre con la silueta de la muerte al acecho desde el pasado –el presunto asesinato de un lugareño y un niño por el hermano de uno de ellos- y desde el futuro –su propio fin encadenado a una marcha enajenada, obsesiva y suicida-.

Cabalgan, pero se diría que no avanzan.

            El argumento, de innegociable laconismo, hermético hasta lo irreal, nace hosco, incómodo. Poco a poco, se adentra en un viaje tan desquiciado como sugestivo, marcado por pulsiones enigmáticas y destructivas y rodeado de un infierno de colores calizos, hasta abrazarse a un desenlace metafísico.

El poderoso carisma sucio de los geniales Oates y Nicholson, así como la pobreza de la producción, revelada en el montaje brusco y el sonido crudo, contribuyen a inducir ese estado hipnótico y alucinado en el que se mueven los protagonistas de una odisea descabellada, rumbo hacia la muerte, hacia la nada.

            Junto con A través del huracán, El tiroteo no se estrenaría en televisión hasta 1968. Tres años más tarde, ambas serían recuperadas para las salas estadounidenses gracias a la creciente popularidad de Jack Nicholson.

 

Nota IMDB: 6,8.

Nota FilmAffinity: 6,2.

Nota del blog: 7,5.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: