The Grandmaster

20 Mar

La vida como crepúsculo. The Grandmaster en OcioÁvila.

.

.

“El secreto para la inmortalidad consiste en vivir primero una vida digna de ser recordada.”

Bruce Lee

.

.

The Grandmaster

.

The Grandmaster.

Año: 2013.

Director: Wong Kar-Wai.

Reparto: Tony Chiu Wai Leung, Zhang Ziyi, Jin Zhang, Cheng Chang, Qingxiang Wang.

Tráiler

.

          Por lo general, las películas biográficas tienden a ajustarse al concepto de la vida como un camino lineal en el que el sujeto visualiza y supera una serie de metas. Un recorrido épico de ascenso y superación en el caso de su vertiente más hagiográfica o un sendero tortuoso donde el mortal paga el peaje de alcanzar la gloria en el caso de las miradas más críticas o con pretensiones de crudo verismo en su semblanza. Ambas versiones coinciden frecuentemente en optar por una conclusión cierta, cerrada.

En The Grandmaster, el hongkonés de adopción Wong Kar-Wai, un autor poco complaciente con los géneros, no traza un biopic al uso sobre el legendario maestro de las artes marciales Ip Man, figura clave en el universo del kung-fu y mentor de Bruce Lee. El trayecto existencial del retratado no es una sucesión de logros y proezas, sino que se ciñe a una sentencia pronunciada precisamente por Lee y encargada de clausurar el filme: “El maestro de kung-fu no vive ‘para’. Simplemente vive”. The Grandmaster simplemente transcurre.

          En su primer proyecto rodado en el seno de la industria cinematográfica china, Wong Kar-Wai se inspira en la figura de Ip Man para hablar del estilo de vida que uno escoge, de los códigos que elige honrar y respetar para dar sentido y coherencia a su persona –Ip Man ni siquiera ocupa un espacio prioritario en el metraje, poblado por historias que avanzan y retroceden, se entrecruzan y desaparecen-. Al mismo tiempo, de manera acorde a las inquietudes que predominan en su filmografía, la película reflexiona acerca del inexorable paso del tiempo, de la extinción inapelable de todo lo humano, sea esto la llama ardiente del romance o las sagradas formas y preceptos de las artes marciales.

          Según reflexiona el propio Ip Man (Tony Leung, actor fetiche de Wong), su vida comienza en la plenitud de la primavera –la consecución de su estatus de maestro en los años treinta, bullentes de optimista colorido-, cae de repente en el invierno más crudo –las atrocidades de la ocupación japonesa durante la Segunda Guerra Mundial, capturadas en gradaciones más grisáceas y frías- y parece precipitarse en un lánguido y prolongado otoño de fotogramas apagados en el que las artes marciales quedan reducidas a simple espectáculo, desnudas de su indispensable componente místico y moral.

No estamos pues ante una cinta de acción con desafíos a derrotar a lo largo de una escalada de dificultad creciente. Cualquier victoria que acontezca en este continuo e irreparable crepúsculo que describe el relato no será más que una victoria poética y melancólica, ensordecida por el inmisericorde ruido del entorno global.

          Los personajes de The Grandmaster confrontan su pasión, esta citada elección vital, con la impasible realidad a la que permanecen encadenados. Son, como suelen ser las criaturas de Wong, seres prisioneros del tiempo, por mucho que intenten filtrar y adaptar este mundo exterior a su punto de vista subjetivo –el paralelismo entre los acontecimientos históricos y el papel que desempeña cada estereotipo en la narración-.

          The Grandmaster es un drama irregular, con frecuentes altibajos en su pulso, con alguna de sus piezas un tanto desgajadas –los capítulos concernientes a ‘Cuchilla’- y que en conjunto resulta un poco menos hipnótico y subyugante que otras enseñas de Wong como Deseando amar o 2046. También influye una banda sonora de corte más convencional respecto al estilo sonoro que caracteriza su obra, pese a estar compuesta en buena medida por remezclas de Érase una vez en América –reconocida referencia estética y tonal- y Los ríos de color púrpura.

Pero el desbordante talento del cineasta para la composición visual es capaz de legar imágenes de poderosa belleza y expresividad, exacerbadas en unos combates coreografiados al milímetro con el fin de captar el alma del kung-fu como mezcla indisociable de lucha, danza y estricta ceremonia ritual. El cara a cara entre Ip Man y Gong Er (Zhang Ziyi), envuelto en música coral y puesta en escena operística, eleva la sacralidad de un encuentro que juega con la frontera entre el duelo y el cortejo. Los amantes complementarios que se reconocen, el hallazgo del ideal platónico tan presente en el cine romántico de Wong.

.

Nota IMDB: 6,6.

Nota FilmAffinity: 6,1.

Nota del blog: 7.

4 comentarios to “The Grandmaster”

  1. Dessjuest 21 marzo, 2014 a 09:18 #

    Esta no la he visto ni probablemente la veré, pero ayer ví “Qué Bello es Vivir”, venía a ver la crítica, como siempre hago cuando veo una pelo, no la tienes, debes hacerla, te suelto a Altaica si no la haces 🙂

    • elcriticoabulico 21 marzo, 2014 a 15:28 #

      Lo haré, lo haré. Pero en Navidades, que es cuando lo manda la tradición.

  2. Ki___wi 23 marzo, 2014 a 13:33 #

    Es confusa lo que la lleva a hacerse larga, pesada incluso. Eso si la composición visual, la fotografía en particular, y los escasos combates bien merecen la pena. La secuencia bajo la lluvia reúne estos tres ingredientes y es tremenda.

    • elcriticoabulico 23 marzo, 2014 a 17:15 #

      No es la película más ágil del mundo, pero creo que mantiene relativamente bien el pulso. Peores resultados ofrece, sí, esa estructura que deja parte del guion un poco descolgado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: