Chungking Express

11 Mar

“La cámara no es solo un aparato de grabación, sino un instrumento penetrante. Mira dentro de la cara, no a la cara.”

Elia Kazan

.

.

Chungking Express

.

Chungking Express.

Año: 1994.

Director: Wong Kar-Wai.

Reparto: Takeshi Kaneshiro, Brigitte Lin, Faye Wong, Tony Chiu Wai Leung, Chen Jinquan.

Filme

.

         La derrota puede ser útil. El fracaso en taquilla de Este contraveneno del Oeste (Ashes of Time) impulsaría a Wong Kar-Wai -cineasta meticuloso y detallista, estimado en los festivales especializados si bien con escaso éxito comercial en el mercado hongkonés-, a facturar una nueva obra en apenas dos semanas de rodaje, Chungking Express, cuyo argumento se situará además en una dimensión opuesta a su recién estrenada película: el Hong Kong moderno, la civilización poscontemporánea de la prisa, el desarraigo, la soledad y la liviandad emocional.

No obstante, las preocupaciones que padecen los personajes de Wong son idénticas a lo largo de los siglos. Son sujetos expuestos a la fugacidad del amor, zarandeados por una pasión incontrolable, caprichosa e inasible, almas en pena que, en su eterna huida a ninguna parte, anhelan reencontrar aquello que su corazón ha perdido.

         A partir de un centro común sobre el que gravitar -un puesto de comida rápida como oasis en medio de la vorágine de unas galerías comerciales- y aferrados a un rincón mágico y privado cada uno –las canciones Things in Life de Dennis Brown y California Dreamin’ de The Mamas and the Papas-, Chungking Express establece dos relatos románticos sucesivos aunque independientes –su planificación originaria como tríptico dará lugar a la próxima Fallen Angels-.

Es el ‘amor fou’ de un detective y una estilizada narcotraficante que parece sacada de un filme de Godard –en realidad copia su estética de Gloria, de John Cassavetes-, y la relación íntima pero recorrida mediante continuos rodeos entre una camarera con sueños californianos y un sencillo agente de policía

         Idilios latentes aunque tangibles, como una respiración sostenida a causa de una esperanza repentina y luminosa; desatados por la casualidad, por el encuentro y compartición de dos instantes fundidos quizás de manera aleatoria, quizás a causa del Destino juguetón.

Dos relaciones platónicas, metafísicas –el contacto corporal es inexistente o como mucho anecdótico-, en cierto modo equidistantes y que, en ocasiones, parecen enfrentadas en el espejo a través de un puñado de reflejos comunes –el doloroso e incurable abandono amoroso en el caso de ellos, la insatisfacción o los problemas laborales en el de ellas, en ambos el hálito fatalista que impone la naturaleza perecedera de los sentimientos en un mundo indiferente e inútilmente ensimismado en el momento presente-.

         Con la sensibilidad a flor de piel, Wong registra la brevedad del escenario donde conviven los inesperados amantes gracias a recursos característicos de su estilo como el uso de un tiempo alto de obturador y la cámara lenta, fórmulas creadoras de imágenes que tratan sin éxito de atrapar espacios emocionales concretos pero imposibles de conservar como fotos fijas.

El guion, profuso en el empleo de la voz en off, así como la refinada puesta en escena, se muestra elocuentes en la exteriorización de las emociones de sus protagonistas, con hallazgos de gran creatividad y estimulante capacidad expresiva –la fecha de vencimiento del enlatado, la personificación de los objetos domésticos, la asimilación de una mujer y otra por medio de un escondite en el armario-, lo que ayuda a vencer cierta irregularidad en el pulso narrativo.

         Patrocinado por Quentin Tarantino y con el aval de la revista Cahiers du Cinéma, con Chungking Express Wong Kar-Wai conquistaría definitivamente el panorama cinematográfico internacional.

 

Nota IMDB: 8,1.

Nota FilmAffinity: 7,6.

Nota del blog: 7,5.

2 comentarios to “Chungking Express”

  1. antoniomartingarcia 12 marzo, 2014 a 00:15 #

    Mi entrada de esta mañana ha servido de entrante a este suculento plato principal con el que hemos homenajeado de manera casual a Wong Kar-Wai a partir de esta veleidosa y deslumbradora ambrosía fílmica.
    Me ha gustado la coincidencia…

    • elcriticoabulico 12 marzo, 2014 a 12:37 #

      ¡A mí también! Deberíamos coordinar agendas y organizar especiales temáticos/autorales jeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: