Tropa de Élite

2 Mar

“No estoy en contra de la policía; simplemente les tengo miedo.”

Alfred Hitchcock

.

.

Tropa de Élite

.

Tropa de Élite.

Año: 2007.

Director: José Padilha.

Reparto: Wagner Moura, André Ramiro, Caio Junqueira, Milem Cortaz, Fernanda Machado, Maria Ribeiro, Paulo Vilela.

Tráiler

.

            Después de las unánimes alabanzas internacionales cosechadas por Ciudad de Dios, retrato crudo y realista de la vida (y la muerte) en las favelas, el cine brasileño facturaba Tropa de Élite, otro superéxito fundamentado en la exploración verista y con estilo documental de las problemáticas del país -como en la anterior, también participa en el libreto Bráulio Mantovani-, en esta ocasión próximo a las formas adrenalínicas del thriller contemporáneo y al estilo de cineastas de referencia en este campo como Paul Greengrass.

            En Tropa de Élite, el punto de vista narrativo y a veces moral del relato, con el peligro que esto conlleva, es el del capitán de una unidad operativa especial de la policía brasileña, la BOPE, instruida y dotada para erradicar la criminalidad de los arrabales cariocas a sangre y fuego. Jueces y verdugos insobornables, implacables, impunes e irredentos.

Es su profusa voz en off la que ejerce de cicerone a lo largo de una película estructurada en capítulos y focalizada en los distintos estratos que componen este universo corrompido, sumido en el delito y la muerte –dos antitéticos aspirantes a policía, la burguesía adocenada, ingenua o hipócrita, el mundillo de la policía militar, la idiosincrasia de estas fuerzas de combate urbano-.

            Planteado con voluntarios y quizás no exagerados paralelismos con el cine bélico, maniqueo en esencia, el discurso que sostiene Tropa de Élite entrecruza la experiencia de unos personajes que, a decir verdad, tan solo cobran relieve humano y cierta matización en el caso de los integrantes del BOPE. Por el contrario, el análisis social de las mafias del narcotráfico y sobre todo de la juventud universitaria y en apariencia comprometida –vociferante, inmadura, hipócrita e inmoral- es superficial o directamente negligente.

A mi entender sus intenciones no pasan por la glorificación del censurable BOPE, un organismo parafascista afiliado a los principios del vigilantismo y fruto envenenado de unas circunstancias lamentables. Pero los resultados de las acciones que muestra el filme, la dialéctica del narrador en off y su posicionamiento dentro del contexto argumental como bastión incorruptible deslustran un tanto las posibles aspiraciones de la obra: denunciar la autodestructiva enajenación moral, política y cultural de la sociedad brasileña, abrazada al culto a la violencia y el delito como medio de vida y de promoción y triunfo social.

De ahí el proceso de adoctrinamiento que sufrirá el idealista, inducido por la formación militar y, en especial, por motivos íntimos y emocionales impuestos por la terrible decrepitud del ambiente; un proceso acaso semejante a la despersonalización y conversión en una necesaria ‘máquina de matar’ del recluta Bufón de La chaqueta metálica. El infecto sistema que todo lo contamina.

            José Padilha ofrece un producto fresco y enérgico, que se contagia de la crispación de su escenario a través de imágenes urgentes, un montaje eléctrico y una plasmación descarnada y agresiva de la violencia. Tropa de Élite arrolla y no da respiro, ni tiene contemplaciones en despellejar su objeto de atención, si bien, obviamente, conviene introducirse en su propuesta con el debido escepticismo y espíritu crítico.

            Contará con una segunda parte, más centrada en la criminalidad de guante blanco.

 

Nota IMDB: 8,1.

Nota FilmAffinity: 7,6.

Nota del blog: 7.

12 comentarios para “Tropa de Élite”

  1. adrián esbilla 2 marzo, 2014 a 19:39 #

    Uno acaba la peli queriendo alistarse en el BOPA, los únicos hombres justos en un mundo corrupto. En la secuela esto ya se dispara. A su modo no está lejos del cine de loa al cuerpo usamericano de los 40. Más cruento, claro, y mucho más ambiguo, también.

    • elcriticoabulico 3 marzo, 2014 a 00:13 #

      A mí el proceso de selección de personal que tienen en recursos humanos del BOPE me deja con pocas ganas de alistarme, aunque con tal de poder abofetear a esos progres universitarios cualquier sacrificio es poco. La película es interesante, si bien el regusto promocional me resulta exagerado. También es cierto que la situación de la delincuencia urbana en Brasil es algo a tener en cuenta a la hora de juzgar todo, pero parece que aquí hay mucha loa y contexto el justo.

  2. plared 2 marzo, 2014 a 20:40 #

    Bastante mas realista que la en el fondo complaciente cuidad de dios. Y que muestra un retrato crudo de quien quiere hacer algo, el oficial negro y termina como termina. Combatiendo el fuego con juego. Si eres soldado te tiene que gustar la guerra si no…..Mal vas.

    Cruel por que deja como lo que en realidad son las organizaciones de voluntarios. Por que retrata un problema sin falsos ideales y lanza un mensaje que no contentara a los políticamente correctos, pero que es el único que en realidad existe.

    Y toda esta critica siguiendo el compas de película americana y de falso documental de ritmo endiablado. Una de las mejores pèliculas que he visto en la ultima década y valiente, muy valiente al no mostrar lo que todos quieren ver….Con dos pelotas.

    Por cierto existe una segunda parte, mucho mas política y que entra de lleno en el tema de la corrupción policía. Muy buena también, aunque carente del ritmo de esta. Cuidate

    • elcriticoabulico 3 marzo, 2014 a 00:18 #

      Lo del oficial negro termina como termina porque el guionista cuela una argucia sentimental que puede justificar las medidas extremas de manera bastante ambigua. Me parece realista hasta cierto punto, como señala Adrián aquí también hay mucho de propaganda y glorificación. En cuanto a los voluntarios, sí es cierto que este tipo de organizaciones acogen a mucha gente demasiado panfletaria, pero no creo que se deba descalificar de semejante manera a alguien comprometido con la mejora de las condiciones sociales, equivocado, iluso o no. Es que ese retrato tan tópico de la “progresía” podría firmarlo perfectamente Jiménez Losantos.

      • plared 3 marzo, 2014 a 00:51 #

        Pues si, la desgracia es que he estado media vida en países de miseria. Y desgraciadamente lo que se ve aquí se podría extrapolar perfectamente.

        Es mas, el retrato de esas organizaciones es perfecto. Duela o no, hay cosas que son como son y ya se que no es lo que se quiere oir, pero los únicos que realmente hacen algo en esos países suelen ser organizaciones religiosas, lo demás pura mierda que sacan el dinero a la gente

        • elcriticoabulico 3 marzo, 2014 a 16:37 #

          Tu experiencia te autoriza más que a mí en cuanto a opinar, desde luego. Pero vamos, que dar un mensaje que apueste por la mano dura sin contemplaciones y sin matices me parece algo que se ha de coger con cierto escepticismo. Lo cierto es que en el artículo que enlazo sí hay muchos cariocas que defienden al BOPE a ultranza, aunque no se yo hasta qué punto. El ‘vigilante’ siempre ha tenido un aura romántica un tanto peligrosa.

  3. altaica 3 marzo, 2014 a 01:38 #

    Un mero artificio lleno de efectismo técnico y plagado de un ritmo trepidante que jamás debe de ocultar su superficialidad y, lo que es peor aún, su basura discursiva, llena de ambigüedades y, en momentos, postulados reprobables. Si la comparamos con la magistral “Ciudad de Dios”, es directamente basura. Difícilmente puedo llegar a comprender que películas como la que nos ocupa puedan recibir el más mínimo aplauso.

  4. plared 5 marzo, 2014 a 01:05 #

    Hombre, fuera de ideas que cada uno tiene las suyas. Como película funciona bastante bien y su ritmo es realmente notable. No decae, se ve con interés y lo que cuenta no es lo de siempre.

    En fin, ya lo dije una vez, me pareció muy superior a ciudad de dios….Y ya se que me crucificaran por ello, pero bueno…..Haciendo amigos. Cuidaros

    • elcriticoabulico 5 marzo, 2014 a 15:14 #

      No estoy de acuerdo del todo con su mensaje, pero aun así me parece una película estimable.

  5. pastiva 5 marzo, 2014 a 19:55 #

    Me pareció un películón en su momento y me sigue pareciéndolo ahora, una dureza realista, el protagonista impregna toda la ansiedad que refleja la película.

    • elcriticoabulico 6 marzo, 2014 a 02:19 #

      Es cierto que esa ansiedad y esa crisis quasipsicótica están perfectamente reflejados. Es una de las mejores bazas del filme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: