Dolor y dinero

21 Feb

“La vida es dura… y más si eres estúpido.”

John Wayne

.

.

Dolor y dinero

.

Dolor y dinero.

Año: 2013.

Director: Michael Bay.

Reparto: Mark Wahlberg, Dwayne Johnson, Anthony Mackie, Tony Shalhoub, Ed Harris, Rob Corddry, Bar Paly, Rebel Wilson, Ken Joeng, Michael Rispoli.

Tráiler

.

             En una escena de Dolor y dinero, Daniel Lugo (Mark Wahlberg), protagonista del filme, asiste extasiado a un seminario acerca de cómo triunfar en los negocios, impartido por un charlatán hortera que se dedica a repartir frases sonoras y vacías plagiadas de un manual de autoayuda barato.

Es esta una imagen que mira de frente y absorbe el discurso de la escena que remata El lobo de Wall Street, retrato delirante de las cutres deidades de la bolsa de finales de los ochenta, hacedores de la crisis financiera presente. Si en la obra de Martin Scorsese la voz narradora era la de Jordan Belfort, tótem encargado de inspirar e instruir a una masa de bobos babeantes –el ciudadano estafado e igualmente corrupto en esencia-, en Dolor y dinero el punto de vista del relato lo ofrecerá precisamente uno de estos botarates aleccionados por la dialéctica del éxito y el enriquecimiento a cualquier precio, material indestructible del sueño americano, derecho inalienable –si no deber- de todo patriota estadounidense.

Ambos ejemplos son historias tomadas de sucesos reales, en el caso de Dolor y dinero debidamente hiperbolizada a juego con sus vigoréxicos personajes, interpretados por auténticos cachos de carne como Wahlberg o The Rock y dirigidos por Michael Bay, un realizador cuya carrera se basa en inyectar anabolizantes a mansalva en el celuloide para conferir una apariencia de tamaño y fuerza a proyectos raquíticos, insensatos y vacíos de neuronas.

             A lo largo del metraje, la alusión a Estados Unidos –“el país más cachas del planeta”- y al ‘American dream’ es continua, retorcida y asimilada a conceptos como la hipertrofia física –expresión exagerada del culto a la imagen-, la voraz prosperidad económica y la superación personal fundamentada en la imitación de referentes extraídos de la cultura popularMichael Corleone, Rocky Balboa, Tony Montana, Vivian Ward, el ‘gangsta’ del videoclip de hip-hop,…-. Es decir, de roles creados y promocionados desde Hollywood, transformados en modelos de realidad, en Historia ejemplar. Paradójicamente, el que podría ser un referente verdadero, el capullo adinerado y hecho a sí mismo que encarna Tony Shalhoub, será por el contrario despreciado, maltratado y ridiculizado.

Es el sueño americano instituido como credo, deformado hasta el absurdo por la publicidad del consumismo, por la industria del entretenimiento de saldo, por los impulsos dictados por un mercado capitalista insaciable y libre de ataduras legales y morales.

             Un servidor, que siempre ha fantaseado con la idea de que dentro de dos o tres décadas algún iluminado de Cahiers du Cinéma reivindique el arte de Michael Bay al estilo del célebre elogio de Alfred Hitchcock por François Truffaut –por tocar las narices, no vayan a pensar mal-, considera que tal movimiento revolucionario podría comenzar con esta película. No, Dolor y dinero no es una obra maestra, pero posee en su trasfondo unas cuantas lecturas interesantes y resulta un curioso ejercicio que, en lo concerniente al cineasta angelino, juguetea con la autoparodia –no sabría decir si de forma voluntaria o accidental-.

             Tramada a partir de un hilo argumental que haría las delicias de los hermanos Coen –mentecatos enmarañados en desquiciados planes criminales que superan sus mermadas capacidades naturales-, esta cinta acerca de tres descerebrados culturistas que secuestran y extorsionan a millonarios se podría describir como una proyección de sus propios protagonistas y de su director: divierte con su patetismo y su satírica desmesura, fatiga y empacha por su exceso definitorio y dibuja un retrato caricaturesco y esperpéntico, en parte estimable y pertinente, de una realidad sociocultural de lo más aterradora.

 

Nota IMDB: 6,5.

Nota FilmAffinity: 5,8.

Nota del blog: 6.

Anuncios

6 comentarios to “Dolor y dinero”

  1. Dessjuest 21 febrero, 2014 a 23:59 #

    La peli no la voy a ver, pero no quería conformarme con darle al “me gusta”, criticón de los gordos esta 🙂

    • elcriticoabulico 22 febrero, 2014 a 17:00 #

      ¡Muchas gracias, Dess! La verdad es que, en contra de lo que pudiera parecer, la película tiene unas cuantas cosas que rascar.

  2. kaldina 22 febrero, 2014 a 20:34 #

    Ya la estoy cargando, estoy enferma y (como dicen en mi tierra) quiero darle un poco de caldito al ojo.

    • elcriticoabulico 22 febrero, 2014 a 20:42 #

      Pues esto es como una olla entera de caldazo de pastillas de pollo jaja. Que lo disfrutes ;D.

      • kaldina 23 febrero, 2014 a 05:03 #

        Ya la vi, no me pareció tan terrible, tiene ciertos momentos, el intento de secuestro con disfraces fue graciosísimo.

      • elcriticoabulico 23 febrero, 2014 a 16:29 #

        Tiene escenas muy divertidas, sí. Puro exceso, para bien a veces, para mal otras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: