La gran estafa americana (American Hustle)

13 Feb

El Peliculista se revolvió en su butaca.

.

.

“Vaya a verla y compruebe por sí mismo por qué no debería verla.”

Samuel Goldwyn

.

.

La gran estafa americana (American Hustle)

.

La gran estafa americana.

Año: 2013.

Director: David O. Russell.

Reparto: Christopher Bale, Amy Adams, Bradley Cooper, Jennifer Lawrence, Jeremy Renner, Louis C.K., Jack Huston, Michael Peña, Alessandro Nivola, Robert De Niro.

Tráiler

.

            En los malos restaurantes, uno de los recursos más habituales para disimular el poco sabor o la escasa frescura de la carne consiste en atiborrar la pieza de sal y especias. O, si el chef no es de andarse con remilgos, directamente empanarla. A algunas películas les ocurre algo parecido.

La gran estafa americana es una cinta sobredialogada, sobreactuada y sobredirigida, aderezada además con un deslumbrante reparto de estrellas oscarizadas o por oscarizar y un ‘cool’ y colorido regusto setentero/ochentero –Argo ya demostraba el curso pasado lo resultón de esta estética ‘vintage’-. Aunque formen parte indisociable de esa esencia kitsch intrínseca a la propuesta, se trata de pretenciosos condimentos o vulgares empanados. Y, si uno se dedica a rasparlos desganado con el tenedor, descubrirá que en el fondo el plato que le han servido o bien no sabe a nada, o bien tiene un deje ligeramente repelente.

            Durante su dilatadísima introducción, el guion escrito a cuatro manos por Eric Singer y el propio realizador, David O. Russell, somete al espectador a un bombardeo continuo de cháchara recargada y vacía. Podría ser una burda o una irónica imitación de la cadencia apresurada y el sonido naturalista de George V. Higgins, pero en cualquier caso se queda en un incesante y molesto ruido capaz de provocar un peligroso efecto distanciador, anestesiante, irritante o todo al mismo tiempo, según cada cual.

El relato hunde entonces sus raíces en un mundo de timadores irredentos en el que todos los personajes juegan a engañar al prójimo de una u otra manera, estén a un lado u otro de la legalidad establecida –reflejo de un contexto histórico preciso que sin embargo extiende sus ramas hasta el inmediato presente, tal y como veíamos en la también hortera y pútrida El lobo de Wall Street-. La trama conforma una red que entreteje de manera desmañada estafas de tres al cuarto, ambiciosas operaciones anticorrupción y una pálida discusión acerca de la autenticidad o la falsedad de los sentimientos. La sempiterna duda que separa a la femme fatale de la mujer redentora, en definitiva.

            Solo hasta mediada la obra uno cae en la cuenta de que, en vista de que los únicos pasajes que arrojan luz sobre la función son aquellos en los cuales la cinta se ríe de sí misma, La gran estafa americana posee en realidad una abundante proporción de comedia entre sus ingredientes, precisamente al estilo de las delirantes óperas mafiosas de Martin Scorsese. Si uno se sintiera misericordioso (no es el caso), aquí podría disculpar a Christian Bale y Bradley Cooper, quienes en su desaforado histrionismo habían traspasado con creces la frontera de lo paciente para invadir la de lo abofeteable. Peor suerte correría Russell, empeñado en hacerse notar en lo formal a través de unos cuantos zooms y movimientos de cámara más exhibicionistas y entorpecedores que sugerentes, y pasándose de listo en lo argumental con su juego de reventar los códigos tradicionales de los géneros –mucho de ello había ya en sus anteriores proyectos, comenzando con esa insoportable comedia existencialista que era Extrañas coincidencias-.

Los ocasionales destellos de humor y el notable trabajo de Jennifer Lawrence y Amy Adams –a pesar y no gracias a su pobremente construido rol-, ambas de largo lo mejor del filme, no resultan parches suficientes para mantener a flote el barco. Ahogada en su palmaria carencia de ritmo -víctima de un desafortunado empleo del montaje y del agotamiento que produce el abusivo metraje-, La gran estafa americana, película desdibujada, hipertrofiada y falta de intensidad, ni funciona como thriller, ni funciona como sátira. Probablemente tampoco fuera ese su objetivo, hay que reconocerlo, pero su intentona golpista tiene más de pedante y aburrida que de audaz e interesante.

            Vencedora de tres Globos oro (Mejor película en la categoría de comedia o musical, Mejor actriz principal de comedia y Mejor actriz de reparto) y nominada a diez premios Óscar, entre ellos los de Mejor película, director, actor y actriz.

.

Nota IMDB: 7,6.

Nota FilmAffinity: 6,6.

Nota del blog: 4.

10 comentarios to “La gran estafa americana (American Hustle)”

  1. Dessjuest 13 febrero, 2014 a 23:45 #

    Pues me has quitado toda gana de verla 🙂

    • elcriticoabulico 14 febrero, 2014 a 15:41 #

      Jajaja No la recomiendo la verdad, pero de nuevo me remito a esa contradicción del señor Goldwyn que encabeza el texto.

  2. JVilloria 14 febrero, 2014 a 08:59 #

    A mí me pareció entretenida, sobre todo cuando se centra en las propias estafas y se aleja de los dramas familiares y/o románticos de los exagerados personajes. Con eso, los buenos actores y la fantástica selección musical me sirvió para evadirme un rato, sin más.
    Bastante mejor que la sobrevaloradísima ‘El lado bueno de las cosas’, la anterior de Russell… un director que debe tener bastantes contactos en Hollywood porque si no es incomprensible tanto elogio y nominación año tras año…

    • elcriticoabulico 14 febrero, 2014 a 15:41 #

      Yo la verdad es que salí cabreado de la sala. Me pareció un peñazo importante, y además con ínfulas.

  3. Ki___wi 23 febrero, 2014 a 22:49 #

    Y aún casi peor que su calidad meramente cinematográfica, esta siendo su promoción desbocada en base a numerosos premios. Tengo ya varias experiencias cercanas, de personas no especialmente cinéfilas, que acaban compradas y atrapadas en la sala con resultados nefastos. Un saludo.

    • elcriticoabulico 24 febrero, 2014 a 03:13 #

      Yo la verdad es que prefiero no hacer mucho caso de los premios y sí de personas con las que mantenga afinidad de gustos. Es mejor garantía.

      • Ki___wi 25 febrero, 2014 a 01:19 #

        Así debería ser, pero la publicidad y promoción arrastran a la taquilla a los menos “informados”, por decirlo de algún modo.

        • elcriticoabulico 25 febrero, 2014 a 03:25 #

          Cierto. En el caso de La gran estafa americana, para muestra, un botón: en las puntuaciones que la gente otorga a las películas en la página donde escribo reflejan por el momento un balance de un voto a favor y doce en contra. Debe de ser un récord en la web.

  4. Dessjuest 7 junio, 2014 a 18:10 #

    Pues a pesar de todo la vi ayer, tiene un gran defecto, que es larga, muy larga.

    Me dio la sensación de querer emular de cierta forma a “Casino”, Bale me gustó mira, el Cooper también, por lo demás lo de siempre, en 90 minutos hubiera quedado una cosa apañada, no había tanto que contar la verdad.

    • elcriticoabulico 8 junio, 2014 a 15:59 #

      Yo a la media hora me hubiera ido de buena gana a tomarme una caña. Me quedé porque el deber obliga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: