Archivo |

Señales del futuro

9 Feb

“No hay ningún país en el que no haya habido un momento terrible de destrucción. Estamos articulando esa ansiedad milenaria del colapso de la civilización porque la estamos viendo en cierta forma.”

Guillermo del Toro

.

.

Señales del futuro

.

Señales del futuro.

Año: 2009.

Director: Alex Proyas.

Reparto: Nicholas Cage, Chandler Canterbury, Rose Byrne, Lara Robinson, D.G. Maloney, Nadia Townsend, Alan Hopgood.

Tráiler

.

            La seriedad la marca el contexto. Si uno va disfrazado de arlequín renacentista no puede pretender que encima se le tome en serio durante su entrevista de trabajo.

Éste defecto, el tomarse a sí mismo más en serio de lo debido, es uno de los problemas recurrentes del blockbuster hollywoodiense. Señales del futuro, por ejemplo, maneja un tema atractivo como el del fin del mundo, augurado cincuenta años atrás por las enigmáticas predicciones de una niña, para terminar ahogándolo en un sinfín de angustias emocionales, familiares y existenciales.

Y es que el astrofísico John Koestler (Nicholas Cage) no solo tiene que lidiar con estos catastróficos y agoreros vaticinios, sino con el dolor de una trágica viudez aún sin cicatrizar, con la paternidad de un niño con discapacidad auditiva, con la relación disfuncional que mantiene con sus padres y hermana y con el abandono sentimental propio de su duelo.

Asuntos que le hace preguntarse por cuestiones tan profundas como el sentido de la vida, la predestinación o la aleatoriedad de la existencia y las posibilidades salvíficas de la redención sentimental. Trascendentes y circunspectas cuestiones que serán indagadas empleando como herramientas de exploración los giros argumentales de la apocalíptica trama –surgen reminiscencias con Señales, de M. Night Shyamalan, en el espíritu pseudoreligioso y melodramático de la propuesta, fusionados en un todo sobrenatural-.

            La película fusiona ñoña sensiblería, infantiloides influjos místicos, esotéricos y existencialistas con unos efectos especiales que dotan de una agresiva crudeza al reflejo de las calamidades, paradigmáticos del cine de catástrofes entendido como somatización del trauma de los atentados terroristas del 11 de septiembre –desastres relacionados con la aviación, masas de gente que huyen entre el caos, el polvo y la sangre, colapso de localizaciones simbólicas del país,…-.

            Como agua y aceite, la combinación no mezcla bien y termina por rebajar el encanto intrascendente de la faceta de entretenimiento fantasioso del filme –narrada con buen pulso y una eficaz puesta en escena- mientras que su componente humano se transforma en material cómico, también debido a su casting aúna a dos actores con perpetua cara de pena: el nefasto Nicholas Cage y la atractiva Rose Byrne.

Flaco favor hace la incomprensible evolución de esta última, síntoma evidente de un desenlace un tanto tontorrón en sus presupuestos.

 

Nota IMDB: 6,2.

Nota FilmAffinity: 5,4.

Nota del blog: 4,5.

A %d blogueros les gusta esto: