En la niebla

18 Ene

“Hay muchas clases de muertes y la moral es una de ellas”.

Jules Dassin

.

.

En la niebla

.

En la niebla.

Año: 2012.

Director: Sergei Loznitsa.

Reparto: Vladimir Svirskiy, Vladislav Abashin, Sergei Kolesov.

Tráiler

.

            Piensen en la representación cinematográfica del horror de la guerra. Lo más probable es que su memoria de vea bombardeada por algo parecido a los hiperrealistas y ultraviolentos fotogramas del desembarco en Normandía reproducido en Salvar al soldado Ryan. Aunque espectacular e impactante, no es la única manera de recrear semejantes atrocidades.

Una película como En la niebla, por ejemplo, se aleja de los sanguinolentos miembros cercenados por la pólvora, los alaridos desgarrados y la epopeya marcial para adentrarse en un horror frío y sordo, que cala en los huesos como la gélida niebla del título. Es un horror que toma forma a través de la sinrazón que devora con avidez todo despojo de humanidad, a través del absurdo que impregna la existencia de un hombre que, estimulado por la barbarie, se ha abalanzado con alegría y tesón a la pérdida absoluta de su propio juicio.

            Ambientada en la Bielorrusia ocupada por los ejércitos nazis y disputada por los partisanos locales durante la Segunda Guerra Mundial, tres hombres comparten travesía en las profundidades del bosque: un combatiente motivado para alistarse por el robo de su amada camioneta, un guerrillero cobarde y un ferroviario injustamente acusado de traición a la patria. A excepción de este último -el inocente que lucha por conservar intacto su espíritu y es zarandeado por propios y extraños-, resulta difícil distinguir el carácter bondadoso o malvado de los personajes, envueltos en un halo de confusión y enajenamiento que difumina su condición humana hasta dejarla irreconocible.

            No hay reverencia, épica o heroísmo en esta mirada al pasado: el invasor alemán ni siquiera posee un papel significativo en cuanto al reflejo de la degradación y la violencia del país.

En un encomiable ejercicio de dirección, Sergei Loznitsa contagia el profundo pesimismo de la propuesta por medio de un ritmo lánguido y desalentado, un escenario inhóspito y helado que se configura casi a modo de limbo abstracto y unas interpretaciones abatidas, parcas en gestos y escuetas en palabras, recitadas siempre con un tono bajo, ausente de emoción. Voces muertas, en definitiva. Por lo general, las miradas de incredulidad, desbordadas por la desazón y los interrogantes, expresan mucho más que las líneas de diálogo, las cuales no obstante también va dejando a su paso reveladoras perlas como la cruel insistencia en culpar al torturado ferroviario de todas las desgracias habidas y por haber.

            Como remate, el recorrido circular que traza el argumento apuntala la escalofriante desesperanza que reviste En la niebla.

 

Nota IMDB: 6,7.

Nota FilmAffinity: 5,6.

Nota del blog: 8.

2 comentarios to “En la niebla”

  1. Walder Messin 18 enero, 2014 a 18:35 #

    La vi el año pasado creyendo ingenuamente que podría superar al “Idi i smotri” de Elem Klimov. No fue así. De una fotografía maravillosa si. Pero que no me dijo nada.

    • elcriticoabulico 19 enero, 2014 a 15:33 #

      Ambas plantean una especie de limbo irreal, como de ensoñación, pero Masacre: ven y mira juega en otra liga. Aquella es perturbadora por los detalles de brutalidad que irrumpen de vez en cuando, aquí la presión es más interior. A mí si me pareció una película interesante.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: