La sombra del testigo

14 Dic

“Alguna vez oí decir que Hollywood es la celebración de la mediocridad, lo que para mí se ajusta bien a la realidad.”

Mickey Rourke

.

.

La sombra del testigo

.

La sombra del testigo.

Año: 1987.

Director: Ridley Scott.

Reparto: Tom Berenger, Mimi Rogers, Lorraine Bracco, Jerry Orbach, John Rubinstein, Andreas Katsulas, Tony Di Benedetto.

Tráiler

.

            Había escrito su nombre con letras de oro en los muros de la ciencia ficción con Alien: el octavo pasajero y Blade Runner –que, todo sea dicho, no sería en tiempos de su estreno una película particularmente apreciada por crítica y público-, pero después de filmar semejantes clásicos, a Ridley Scott le iba a costar retomar el pulso a su carrera. Hay quien dice –y cada vez me cuesta más rebatirlo, uno que aún tiene en estima cintas como la despreciada 1492: La conquista del paraíso y Gladiator, en demasiadas ocasiones denostada por su carácter popular- que de hecho Scott nunca lograría tal empeño y que, en vista de su deriva actual –corriente de opinión aplicada gratuita e injustamente a la estimable El consejero-, lo raro es que entregase aquel ya lejano par de obras maestras.

Primero serían los varapalos por Legend, sencillo cuento de hadas ahogado finalmente en la simplonería. Tres años más tarde, los abucheos recaerían sobre La sombra del testigo. El asunto es que, a la hora de atribuir las culpas del fracaso, cabe apuntar antes al libreto que a la dirección.

            La sombra del testigo, mezcla de romance y thriller sustentado sobre una trama de protección de testigos, es un filme perteneciente a esa especie de subgénero que es el de la íntima relación entre el guardaespaldas y su objeto de custodia, en este caso presenta gotas añadidas de La dama y el vagabundo al tratarse los protagonistas de un rudo policía de Queens y una sofisticada y atractiva chica pudiente de Park Avenue, respectivamente.

             El principal problema del guion no es la ligereza e inconsistencia de la historia de amor, narrada en con evidente desgana, el empleo de risibles estereotipos en su inelegante dibujo escrito y visual de caracteres o la rutinaria confección de la intriga policíaca complementaria/paralela, sino el hecho de que todos los personajes parecen comportarse como auténticos botarates –la lamentable labor de vigilancia del detective, el infantilismo de la esposa incentivado por la caricaturesca interpretación de Lorraine Bracco, el inexplicable secuestro final destinado a propiciar una forzada redención profesional y familiar del infiel agente de la ley,…-.

             De este modo, por solvente que sea el tempo del filme, el oficio que le ponga Tom Berenger o lo guapa que aparezca Mimi Rogers, el argumento que debe sustentar la función se hunde por completo a causa de sus flagrantes carencias de verosimilitud, emoción, sensualidad y suspense.

 

Nota IMDB: 6.

Nota FilmAffinity: 5,9.

Nota del blog: 4.

8 comentarios to “La sombra del testigo”

  1. E. J. Castroviejo 15 diciembre, 2013 a 00:21 #

    Reblogueó esto en Entre Castillo y Castroviejoy comentado:
    ¿Te gusa el séptimo arte? Seguro que conoces al crítico abúlico, una lista interminable de títulos analizados desde su contexto histórico y/o artístico y/o social; todos encabezados por oportunas citas geniales relacionadas, y aderezados por el trailer, comparativa de notas de otros medios y un muy buen hacer. No en vano el caballero se dedica a ello profesionalmente. Un feedback excelente con un auténtico erudito en la materia. Aprovecho para mandarle un saludo. Esta es su última entrada, pero recomiendo un paseo por su interesante índice en orden alfabético.

    • elcriticoabulico 15 diciembre, 2013 a 15:44 #

      Hombre Castroviejo, muchas gracias por el apoyo y la fidelidad. Uno se siente muy honrado al contar con aprecios así. Un abrazo.

      • E. J. Castroviejo 16 diciembre, 2013 a 01:27 #

        agh pues yo siento no haber puesto otra película, pero clicando tu nombre en reader para poder acceder a la posibilidad de reblogear cualquiera de tus últimas entradas no me salía nada. Sólo el nombre de tu blog, número de usuarios de wordpress y cero entradas. Cosas de wordpress, supongo.

      • elcriticoabulico 16 diciembre, 2013 a 12:16 #

        No sé estos de WordPress andan continuamente metiendo la manita por todos los lados y cada cinco días tengo desajustada una cosa distinta… En cualquier caso, ¡gracias lo mismo!

  2. antoniomartingarcia 15 diciembre, 2013 a 00:44 #

    Quizás sea la película más floja que he visto de Ridley Scott, y mira que ya van unas cuantas… Además, es que ni Berenger me parece creíble ni Mimi Rogers la encuentro tan atractiva.
    Por cierto, antes de “Alíen” ya se marcó otra obra maestra, “Los duelistas”.

    • elcriticoabulico 15 diciembre, 2013 a 15:45 #

      A lo mejor es que soy fácil de contentar, pero Mimi Rogers me parece que sale favorecida en esta película. Los duelistas aún no la he visto, pero dado el entusiasmo que suele concitar, no tardaré en hacerlo. Tendrás noticias al respecto. Un saludo.

  3. altaica 15 diciembre, 2013 a 22:47 #

    Muy bien Abúlico, sin piedad y al hígado, que cuando hay que repartir hay que repartir. No sé si será la peor de Scott, creo que no, pues aún guardo un peor recuerdo de Black Rain, pero también hay otras muchas bastante flojitas.

    Tendré que volver a ver “Los duelistas”, pues veo que últimamente hay muchos que opinan de ella que es una maravilla. Yo la recuerdo como el claro ejemplo de lo que sería después la carrera de su autor, un cineasta que deja lastradas muchas de sus obras en el fondo a mayor gloria de un continente primoroso. Y en su ópera prima queda reflejado de forma palmaria y premonitoria. Vaya, que podemos decir que es un brillante ejercicio de estilo de una joven promesa, que queda como una brillante ejecución e incluso personal en lo que cuanta, pero también notablemente hueca y liviana.

    • elcriticoabulico 16 diciembre, 2013 a 01:24 #

      No lo hago de manera gratuita, ya has visto que si encuentro que hay que defender a El consejero en contra de la corriente popular, lo defiendo. Scott no es que afine demasiado una voz propia que lo convierta en autor, por eso sus resultados son tan dispares. Depende mucho del equipo que tenga detrás.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: