Blue Jasmine

26 Nov

La cita era obligada. Woody Allen se pasa por El Peliculista.

.

.

“El dinero es mejor que la pobreza, aun cuando solo sea por razones financieras.”

Woody Allen

.

.

Blue Jasmine

.

Blue Jasmine.

Año: 2013.

Director: Woody Allen.

Reparto: Cate Blanchett, Sally Hawkins, Alec Baldwin, Bobby Cannavale, Peter Sarsgaard, Andrew Dice Clay, Michael Stuhlbarg, Louis C.K.

Tráiler

.

         Si tras perder la plantación de Belle Ville la altiva Blanche DuBois apuraba los últimos estertores de su ya maltrecha razón en la humilde casa de su hermana, sita en la decadente Nueva Orleans, la petulante Jasmine buscará refugio por su parte en el pisito de su hermanastra, esta vez enclavado en la decadente San Francisco, para tratar de reencontrar el equilibrio perdido en el catastrófico extravío que asola su mente, desencadenado por el infortunado desenlace de su multimillonario matrimonio.

          Con Blue Jasmine, Woody Allen abre un paréntesis entre las postales turísticas de su trayectoria reciente para retornar a sus originarios Estados Unidos. Y no le gusta cómo le han dejado la casa en su ausencia.

El cineasta neoyorkino escoge a la desorientada Jasmine (Cate Blanchett), una víctima más -si bien fingidamente inconsciente- de los tejemanejes financieros de un trasunto de Bernie Madoff para componer una tragicomedia -o más bien un drama barnizado con una sutil, punzante y triste pátina de ironía- que pone sobre el tapete su personal punto de vista acerca de los efectos de la devastadora crisis económica (y social y cultural) sufrida por el gigante norteamericano, causante directo, paciente cero y foco de contagio de la misma al resto del mundo.

De hecho, Jasmine es una mujer que, si se mira desde cierta perspectiva, bien podría simbolizar la deriva de la propia nación estadounidense: un país prepotente e idiotizado por una opulencia sin fin basada en ficticias ingenierías ultraliberales -o en el simple latrocinio, según-, aferrada y aprisionada al mismo tiempo en torno a una idea de resurrección que se cimenta sobre mentiras idénticas a las que la habían conducido al abismo, y todo ello mientras se permite el lujo dar vanas y desquiciadas lecciones de vida a todo aquel que se cruce en su camino.

          Allen, devoto amante de la tragedia griega y enconado detractor del elitismo exhibicionista, equipara este abrumador descenso a los infiernos de la locura y la miseria económica a un auténtico castigo mitológico destinado a penalizar la inflada soberbia de sus orgullosas criaturas. En una demostración de atinada mala baba, la prosperidad y la ruina quedan entonces acuñadas como dos caras de la misma moneda por medio de la alternancia en el montaje de la desoladora realidad presente de Jasmine -ambientada en la hippie y desordenada San Francisco-, y los recuerdos de un pasado tan ostentoso como ilusoriamente idílico -siempre localizados en los espacios más exclusivos de la costa opuesta de América-.

El sueño que al despertar se transforma en pesadilla, en definitiva.

          Al filme quizás le falte en conjunto una pizca de finura y un toque de chispa que insuflase más vida y autenticidad al entorno –caso de los secundarios masculinos, por ejemplo-. Ello permitiría intensificar la profundidad de su discurso, en ocasiones demasiado supeditado a la semblanza de su tiránica y omnipresente protagonista, dibujada con mayor solidez y riqueza de matices –un explosivo cóctel de ilusiones rotas, desorientación, remordimientos, traiciones, redenciones y renacimientos imposibles, puro terror, envidias veladas,…-. Asombra aquí observar cómo este fascinante retrato es capaz de provocar irritación, patetismo y compasión a partes iguales. Un caramelo interpretativo, en resumen, que Blanchett se encarga a conciencia de no desaprovechar.

.

Nota IMDB: 7,7.

Nota FilmAffinity: 7.

Nota del blog: 7.

13 comentarios to “Blue Jasmine”

  1. selene 26 noviembre, 2013 a 22:41 #

    Tenía ganas de saber cuál era tu opinión sobre ésta :). Coincido contigo hay algo en la cinta que se echa de menos para rematar el conjunto, la chispa como dices o algo de frescura no sé, aunque de las últimas de Allen (en mi opinión) ha sido la mejor.

    • elcriticoabulico 26 noviembre, 2013 a 23:55 #

      Hum, a mí me parece una elección difícil. A lo mejor prefiero Midnight in Paris, aunque se parezca tanto a La rosa púrpura de El Cairo. Y sigo recordando con un montón de cariño la de Si la cosa funciona, quizás porque la pillé en un momento bastante especial y en el que me sentí identificado con ella.

      • E. J. Castroviejo 27 noviembre, 2013 a 02:24 #

        Esta no la he visto, y me quedo también con Midnight in Paris (aunque mi fetichismo con la generación perdida quizá no me permita ser objetivo del todo).

      • selene 27 noviembre, 2013 a 14:39 #

        Ufff no sé no sé, Midnight in Paris me gustó pero me quedo cien veces antes con La rosa púrpura de El Cairo que me pareció grandiosa (lo mismo una reposición de ambas me hacía cambiar de opinión jaja). Pero sigo diciendo que Blue Jasmine es de lo mejorcito de sus últimas creaciones, a pesar de que la falte algo (vale, admito que en alguna escena me identifiqué demasiado con la neurótica Jasmine jaja 🙂 y por eso la defiendo tanto)

        • elcriticoabulico 27 noviembre, 2013 a 15:16 #

          Jasmine es un gran personaje, sin duda. Pero la verdad, me compadezco si te identificas tanto con ella jeje. Y yo también me quedo cien veces con La rosa púrpura de El Cairo (veo que somos allenianos).

          • selene 27 noviembre, 2013 a 15:36 #

            Yo también me compadezco jajaja, Voy a aclarar el comentario anterior por mi bien jaja es que a veces parecía que me estaba viendo reflejada cuando está desesperada con su vida, con su hermana… pero bueno yo todavía no hablo sola por la calle 😉

            • elcriticoabulico 27 noviembre, 2013 a 15:43 #

              No hablar solo por la calle es un buen primer paso. Todos tenemos un poco de Jasmine, no te preocupes.

  2. ALTAICA 9 diciembre, 2014 a 02:14 #

    Como bien indicas, una libre versión de la obra de Williams, pero pasada por el tamiz del cineasta neoyorquino. Pero, eso sí, con una Blanchett excelente, lejos del insoportable registro histriónico de Vivien Leigh. ¿La película de Allen?, muy correcta pero carente de ese pulso y hálito especial que algunas veces logra su director.

    • elcriticoabulico 9 diciembre, 2014 a 02:17 #

      No soy demasiado fan de Blanchett, como tampoco lo soy de los actores de estilo teatral, pero oye, si se le alabó tanto sería por algo. Tiene buenos momentos en el filme, desde luego. En cuanto a la película, creo que muchos se dejaron llevar por un entusiasmo excesivo respecto de aquello de la resurrección de Woody Allen o, por lo menos, su mejor película en un par de décadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: