Obsesión (Ossessione)

18 Nov

“En realidad, las películas realmente interesantes son las que han demolido unos cuantos clichés.”

Jean Renoir

.

.

Obsesión (Ossessione)

.

Obsesión (Ossessione).

Año: 1943.

Director: Luchino Visconti.

Reparto: Massimo Girotti, Clara Calamai, Juan de Landa, Elio Marcuzzo, Dhia Cristiani.

.

           En pleno conflicto mundial, el cine italiano comenzaba a allanar el terreno para la aparición del Neorrealismo, la corriente cinematográfica (e incluso moral, según muchos) que, desde el más escrupuloso respeto por la realidad y sus formas, propondría la reconstrucción del país a partir de las ruinas materiales y espirituales dejadas por el paso de la guerra.

Películas como Cuatro pasos por las nubes, de Alessandro Blasetti, u Obsesión, de Luchino Visconti, formulaban ya un naturalismo en la puesta en escena que, junto a otras adiciones –protagonismo del colectivo humano en el aspecto social y ético, empleo de actores no profesionales, rechazo del embellecimiento estético-, configurarán los paradigmas de este movimiento en ciernes.

           Obsesión, considerada de hecho desde ciertas voces como el filme inaugural del Neorrealismo –erróneamente, a mi parecer-, pertenece de manera evidente a un género casi opuesto a los cánones de esta tendencia tan idiosincrática: el cine negro. Mediante esta adaptación libre y ‘all’italiana’ de la célebre novela de James M. Cain, El cartero siempre llama dos veces, Luchino Visconti, afiliado al Partido Comunista italiano y homosexual reconocido, dinamitaba también unas cuantas de las líneas rojas tradicionales de la industria italiana.

Enclavados en un arquetípico entorno transalpino, en Obsesión aparecen de manera explícita, fieles a esas aspiraciones veristas de origen, temas tabú como el deseo sexual o el asesinato adúltero, impensables bajo las directrices fascistas o católicas de periodos precedentes.

            Si se obvia el material de escándalo, rápidamente dejado atrás por cintas procedentes del otro lado del Atlántico –clásicos como Perdición o la adaptación hollywoodiense de la novela, tres años posterior-, Obsesión permanece como un claustrofóbico ejercicio de intriga que esgrime conceptos definitorios del noir como son la condena que implica toda caída en la tentación y el carácter inapelable de la misma, encadenada de manera irreparable al destino de los protagonistas, en este caso hijos indeseados de la miseria que asola una nación en camino de ahogarse en su propia decrepitud.

La cinta evoluciona de menos a más en cuanto a ritmo e intensidad dramática, impulsada en su evolución por la espiral autodestructiva en la que se sumerge Gino (Massimo Girotti), vagabundo errante, de la mano de Giovanna, una femme fatale dispuesta a huir a toda costa del persistente hedor de un pasado más que dudoso (Clara Calamai, quien ya había probado las mieles de la polémica con La cena delle beffe, donde tenía el honor de ser la primera actriz italiana en enseñar un pecho en pantalla).

           En su opera prima, Visconti demuestra una gran habilidad para componer la atmósfera del filme. Al mismo tiempo que juguetea travieso con la perspectiva del espectador hacia los ambiguos personajes –las insinuaciones iniciales sobre el hombre, el cambio de posición dominante entre él y la mujer-, el realizador milanés aviva el sofocante calor de los fotogramas por medio de multitud de sonidos enervantes y angustiosos –la música trágica y pesada, el tictac de un reloj, los maullidos de los gatos,…-, perfecta expresión de la asfixia que acecha a unos individuos atrapados en la corrupción de sus actos y los insaciables remordimientos de su interior.

           Aunque consecuente, el remate de la trama quizás no esté ejecutado con la fuerza deseable. No obstante, esto no menoscaba la validez de una obra capital en la evolución del cine italiano e, incluso, situada en perspectiva, representativa por derecho propio del noir en su conjunto.

 

Nota IMDB: 7,7.

Nota FilmAffinity: 7,4.

Nota del blog: 7,5.

2 comentarios to “Obsesión (Ossessione)”

  1. antoniomartingarcia 19 noviembre, 2013 a 16:54 #

    Guardo muy buen recuerdo de esta película, aunque es cierto que hace ya muchos años que la vi. Leyendo tu crítica me han entrado ganas de volver a verla y comprobar que aquel buen sabor de boca no vino determinado por mi pasión hacia la figura de Visconti, uno de mis realizadores favoritos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: