Madrid, 1987

17 Nov

“En la batalla imagen-diálogo me ganó el diálogo, porque me parecía que eran mucho más convincentes unos diálogos que sucedían en un espacio continuo y en un tiempo continuo sin utilización de elipsis, que teniendo siempre presente a todos los personajes, tanto a los que hablan como a los que escuchan.”

Luis García Berlanga

.

.

Madrid, 1987

.

madrid, 1987.

Año: 2011.

Director: David Trueba.

Reparto: José Sacristán, María Valverde.

Tráiler

.

            A través de los siglos se repite la misma escena: el conflicto generacional entre la vejez, desencantada por el peso de la vida y de vuelta de todo, y la juventud, pujante y con el idealismo indemne frente a los devastadores embates de la realidad. Es este un esquema que, en cierto modo, también podría aplicarse a la Historia en su conjunto o, al menos, al recuerdo de ella. Si se echa la vista atrás, la nostalgia se entremezcla y lucha con el pesimismo que produce constatar que, por mucho maquillaje y retoques quirúrgicos que se le intente aplicar, la sociedad no cambia. O al menos no cambia para bien, no cambia hacia la imagen utópica que uno tenía en mente en aquellos años en los que se pretendía dinamitar la opresión de lo establecido a fuerza de pura vitalidad.

            Madrid, 1987 algo tiene de ambos conceptos, siempre en eterno duelo y convergencia. Recluidos en un sórdido cuarto de baño madrileño, bajo los rigores del verano de la Meseta y desnudos como vinieron al mundo –en lo anatómico y en lo espiritual, sin convenciones sociales, correcciones políticas o disfraces emocionales-, comparecen ante el público los representantes de dos generaciones antitéticas de aquella España dual saliente de los logros y decepciones de la Transición.

Miguel Batalla (José Sacristán), columnista cínico y exitoso, novelista sincero e irrealizado -aparentemente inspirado en Francisco Umbral-, pontifica sobre lo divino y lo humano desde su púlpito-bañera de loza con el inmoral aunque confeso propósito de conquistar sexualmente a su joven antagonista. Ángela (María Valverde), ambiciosa y arrojada estudiante de periodismo, escucha apocada las teorías de su insigne mentor y torpe pretendiente.

La intelectualidad ensalzada por la experiencia contra el avasallador poder de la plenitud física. La España escarmentada por la miseria endémica de su Historia frente a las convicciones y la determinación, firme incluso hasta el maquiavelismo, de los futuros dueños del mundo. En definitiva, la grisácea España de finales de los ochenta, que troca una violenta tiranía política por la taimada y civilizada especulación económica. Y permanentemente en la retina como invisible fondo de escenario, la España actual: de aquellos barros, estos lodos –cabe aplicar la misma premisa para su reciente estreno, Vivir es fácil con los ojos cerrados, ambientada un par de décadas más atrás-.

            David Trueba retoma los recuerdos emocionales de una época para contraponerlos y relacionarlos con una realidad presente e identificable aun en la distancia, en su estado seminal. Obviamente, es sencillo hablar desde el futuro conocido, pero la propuesta de Madrid, 1987 no está exenta de audacia e inteligencia.

Con el escenario encerrado en un limbo casi etéreo por medio de una anecdótica excusa, el guion se encuentra armado sobre el diálogo, el cual se convierte por momentos en soliloquios reflexivos a cargo de su protagonista masculino, encumbrado por la colosal interpretación y la adictiva densidad de la voz de José Sacristán. Su discurso lúcido, agrio y un tanto prepotente corre el riesgo de desajustar el equilibro de la partida a causa de su monopolizadora presencia –cosa que ocurre en ciertas fases del filme-, pero la rebelde irrupción mediado el metraje de la réplica de Valverde, solvente contrapunto para la inmensa presencia de su partenaire, descubre nuevas situaciones y posibilidades dramáticas que renuevan la atención en el relato, lo que da lugar además a secuencias de una encomiable e intensa complicidad –el improvisado cine-.

             No es una obra redonda, aunque sí muy interesante.

 

Nota IMDB: 6,1.

Nota FilmAffinity: 6,2.

Nota del blog: 7.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: