Verano en Louisiana

12 Nov

Despidiendo a Robert Mulligan en Cine Archivo.

.

.

“Todas las películas de cualquier cineasta, buenas, malas o indiferentes, terminan siendo, al menos en cierto sentido, variaciones sobre el mismo tema.”

Robert Altman

.

.

Verano en Louisiana

.

Verano en Louisiana.

Año: 1991.

Director: Robert Mulligan.

Reparto: Reese Witherspoon, Jason London, Sam Waterston, Emily Warfield, Tess Harper, Gail Strickland.

Tráiler

.

            Arrinconado en los márgenes de la industria después de no fructificar su candidatura a la dirección de Blade Runner y con su trayectoria cada vez más espaciada en el tiempo –durante la década de los ochenta tan solo firmará Bésame y esfúmate y El corazón de Clara, sendos fracasos de crítica y público-, Robert Mulligan se refugiaría en un terreno conocido y acogedor para llevar a cabo el que a la postre será su última película.

            Verano en Louisiana recupera el colorido nostálgico que había caracterizado sus obras más prestigiosas y populares, Matar a un ruiseñor y Verano del 42, dos filmes que plasman el proceso de madurez del niño/adolescente a partir de una experiencia vital decisiva referida en todo momento desde el punto de vista subjetivo e intransferible de la memoria.

Como nota de diferenciación, en este caso el argumento carece en su trasfondo temático de una lectura histórica que establezca un paralelismo entre la pérdida de la inocencia de los protagonistas y la del propio país norteamericano –la denuncia del pertinaz racismo en la sociedad sureña y la constatación de las heridas de la Segunda Guerra Mundial, respectivamente-. Verano en Louisiana aboga así por ceñirse al reflejo de la evolución sentimental de una chica adolescente (la debutante Reese Witherspoon) que, como los entrañables muchachos de Verano del 42, disfruta y padece el despertar romántico del primer amor de la mano de un vecino unos años mayor que habita en la granja de al lado, propiedad de unos viejos amigos de la familia marcados por el infortunio.

            Las evidentes analogías con la citada Verano del 42 no perjudican a la presente película. No es en modo alguno inferior a su predecesora, una cinta precisamente herida por el paso del tiempo, sino que sus resultados descubren una obra más delicada, precisa y equilibrada en la expresión de su emotividad, si bien ambas comparten un clímax con tendencia al exceso melodramático. No obstante, Verano en Louisiana esquiva con acierto la tentación de caer en el sentimentalismo de folletín y consigue permanecer en su conjunto dentro de las estrictas fronteras de la naturalidad, sin perder la sutileza y el tono agridulce que ello implica.  

Por medio de su prosa comedida, sensible y elegante, Mulligan describe el círculo de relaciones de esta jovencita de pícara rebeldía, equiparable por su personalidad desenfadada, vitalista y un tanto “masculina” a la adorable Scout de Matar a un ruiseñor. De este modo, en combinación con la luminosa fotografía, la belleza natural del escenario y la atractiva banda sonora repleta de canciones de Elvis, la colección de anécdotas y guiños íntimos recogidos por el guion establece un marco narrativo cálido e identificable, condimentado con pinceladas de lírica melancolía, y que logra insuflar de vida al relato y los personajes, cercanos y muy creíbles. Parte del mérito recae también sobre el buen hacer del elenco y la pericia de Mulligan como director de actores, patente por ejemplo en este encomiable primer trabajo de Witherspoon.

            Con Verano en Louisiana, Mulligan dignifica el irregular trecho final de su reivindicable filmografía gracias a una obra pequeña, sí, pero realizada con un incuestionable cariño y, sobre todo, toneladas de sabiduría acerca del séptimo arte.

 

Nota IMDB: 7,3.

Nota FilmAffinity: 6,5.

Nota del blog: 7.

4 comentarios para “Verano en Louisiana”

  1. tony kanapes 12 noviembre, 2013 a 16:46 #

    Descubrí la película gracias a los videoclubs, porque creo que se no estrenó comercialmente en salas. Y la he revisado un par de veces enganchado por una película pequeña en apariencia pero grande por la sencillez y transparencia de lo que cuenta y como lo cuenta.

    • elcriticoabulico 12 noviembre, 2013 a 19:30 #

      Es cierto, es una película hecha con sencillez y buen gusto. El placer de disfrutar una historia bien contada, que abunda menos de lo deseable.

  2. harvey 17 agosto, 2015 a 19:34 #

    me gusta pelis como esas ya no hacen es como si fuera real no una peli

    • elcriticoabulico 18 agosto, 2015 a 14:00 #

      En ese sentido es muy clásica, y tiene un toque de ensoñación juvenil, de recuerdos cálidos, que le sienta muy bien. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: