Prisioneros

1 Nov

La versión original, en El Peliculista.

.

.

“Cuando volvía del rodaje de Prisioneros, abrazaba a mis hijos más fuerte.”

Hugh Jackman

.

.

Prisioneros

.

Prisioneros.

Año: 2013.

Director: Denis Villeneuve.

Reparto: Hugh Jackman, Jack Gyllenhaal, Terrence Howard, Paul Dano, Maria Bello, Viola Davis, Melissa Leo.

Tráiler            

 .

            Job, en su condición de figura ejemplificante y moralizadora, es uno de los personajes más intrigantes de entre esa colección de pintorescos caracteres que aparece en el Antiguo Testamento. La titánica resistencia (o pasividad) de un sencillo ser humano ante las abominaciones cometidas por un Dios inseguro y flagrantemente sádico en nombre de la simple curiosidad, es una lectura que mantiene en vilo y suscita poderosos interrogantes sobre la naturaleza divina. No obstante, por mucho que nos quieran vender las proselitistas películas sobre mártires cristianos en la Roma de los césares, la inquebrantable fe cristiana de Job, su único arma para aguantar el incesante asedio del Altísimo, es una actitud no solo difícil de creer, sino de comprender o incluso de admitir.

            Mucho se ha comparado a Prisioneros con Mystic River: la desaparición de un niño en la plomiza y sombría cara B de América, el insufrible dolor que conduce a medidas desesperadas, ciegas e irracionales,… Sin embargo, Prisioneros podría reclamar otro parentesco anterior, el de Hardcore: Un mundo oculto, película del siempre atormentado Paul Schrader en la que un puritano ultraconservador, nada menos que George C. “Patton” Scott, debía descender a los infiernos de la industria del porno californiano para salvar la vida (o la integridad sexual, tanto da) de su inocente hija, raptada durante una excursión del colegio. El componente religioso, presente en menor medida en Mystic River –ese concepto de calvario íntimo con el que carga todo hombre por sus acciones pasadas, tatuado expresamente en la espalda de Sean Penn-, es en cambio fundamental en estas dos últimas. Y ambas desmontan el mito de la paciencia y confianza en la bondad de Todopoderoso que pregona el Libro de Job.

En Hardcore, la desintegración a causa de la cruda realidad de unas certezas otrora incuestionables, terminaban por transformar a un hombre de ilusa religiosidad en una alimaña sedienta de sangre. En Prisioneros -donde aparece como un factor más solapado durante la mayor parte de la función, aunque determinante en el desenlace-, una alucinada guerra personal contra Dios aspira a conducir al lado oscuro a un ciudadano cualquiera. En definitiva, se trata del secuestro de una criatura inocente como prueba de la no existencia de Dios –cabría añadir aquí El juramento, de Sean Penn, de idéntica temática y significado- o, cuanto menos, como gesto activo para su negación.

            Es decir, que Prisioneros atesora unos excelentes mimbres para construir un drama moral/espiritual. Si bien la patente ambigüedad que de inicio luce el protagonista -más cerca de un paranoico que de un santo- resta enteros a la tesis ‘jobiana’ para virar la trama hacia otras lecturas psicológicas también jugosas, en la que se erige como parte más acertada del filme, realmente turbadora por momentos y dueña de una elogiable atmósfera, la atronadora e implacable determinación de Keller Dover (Hugh Jackman, con el ceño fruncido a perpetuidad), encomendado en cuerpo y alma a la búsqueda de su hija desaparecida, muestra a un individuo que, de tanto mirar al abismo, el abismo ha terminado por devolverle la mirada. Un inquietante pesimista menos preparado para lo peor de lo que había podido imaginar –es significativo el detalle del silbato rojo de las emergencias-.

             El asunto es que Denis Villeneuve -emigrado a Hollywood tras el éxito de Incendies, otro imponente ‘tour de force’- y Aaron Guzikowski, su guionista en esta ocasión –y que hasta ahora tan solo había escrito un remake- no terminan por encontrar el equilibrio perfecto entre el potencial de turbulenta tragedia griega que plantea su enfoque argumental y su vertiente de intriga policíaca, la cual, salvando las distancias, recuerda en su tratamiento a ese mal aleatorio y gélido y por ello aún más desasosegante y angustioso que presentaba David Fincher en la singular Zodiac.

Esta tenue irregularidad es la que hace que Prisioneros no consiga sostener hasta sus últimas consecuencias las muy aprovechables cotas de intensidad que sí alcanza en sus escenas más despiadadas, al mismo tiempo que, por otro lado, tienda a resultar un tanto endeble en el apartado de suspense, proyectado casi todo él en un último tercio de sorpresas acometido con poca convicción, tras el paso de demasiados minutos de metraje –la película roza las dos horas y media de duración- y dejando además por el camino unas cuantas lagunas en su desarrollo lógico –la detección casual de un sospechoso, su posesión de pruebas incriminatorias-.

             Sin embargo, el tenebroso ambiente y el agrio y penetrante retrato de personajes, tanto principales como secundarios, permiten conservar el interés de un filme cuanto menos correcto.

.

Nota IMDB: 8,1. 

Nota FilmAffinity: 7,6.

Nota del blog: 6,5.

12 comentarios to “Prisioneros”

  1. Dessjuest 19 noviembre, 2013 a 23:55 #

    Aguanté la mitad de momento, mañana probaré a ver si lo acabo, pero se me hacía muy repetitiva, con escenas parecidas que eso, con meter una sobra,, pero sí que me hizo reflexionar bastante sobre la justicia en general, con lo cual ya tiene el aprobado, porque el que una peli te haga pensar, aunque no sea directamente sobre lo que estás viendo, ya es algo.

    • elcriticoabulico 20 noviembre, 2013 a 02:17 #

      Entonces esperaré cautelosamente a que te la termines para opinar. Manda noticias.

  2. Dessjuest 20 noviembre, 2013 a 23:43 #

    Pues excesivamente larga, muy muy larga, encima con un mal final, no me gustó nada, la peli ganaría mucho con media hora o más de tijera, pero es algo que ya hemos hablado, do horas y media se justifican en una peli tipo “El Padrino”, historias densas y eso, pero para una chuminada como esta es una pasada.

    Si fuera más corta aburriría menos en algún momento y hasta la aprobaba, pero cuando no soy capaz de ver del tirón una película malo.

    • elcriticoabulico 21 noviembre, 2013 a 00:16 #

      La película apunta ciertas maneras que, aunque sí despiertan interés, tampoco llegan a concretarse del todo. Es el potencial, no explotado en su totalidad, de esa mirada oscura y asfixiante hacia los caminos de la justicia, tanto sociales como personales. Luego claro, el guion debe arrepentirse de tanta oscuridad y se entrega a un giro sorpresa que le sienta como un tiro y, además, que a poco que se le mire no se sostiene nada bien. Prisioneros apunta alto, tiene virtudes, pero al final dispara balas de fogueo.

      • kaldina 17 febrero, 2014 a 06:07 #

        Pues sólo necesito ver a Hughsito, Dess tenía razón😛

      • elcriticoabulico 17 febrero, 2014 a 16:32 #

        Pues sale bien machote, con su cara de Lobezno enfadado.

      • kaldina 17 febrero, 2014 a 20:05 #

        jajajajaja… Uy ahora si me la veo :D… Esa fue toda la crítica de debiste haber hecho.

      • elcriticoabulico 17 febrero, 2014 a 22:41 #

        Lo tendré en cuenta para futuros comentarios acerca de Hugh.

  3. altaica 12 octubre, 2015 a 03:10 #

    Pulso y ritmo no le faltan, pero ese final con una explicación que me resulta “graciosa”, y esos dos postizos intermedios entre el cura con cadáver en el sótano, y laberíntico afectado comprador y ladrón de ropa de niños, a modo de juego de despiste o insistencia en lo lúgubre, pues…El dilema moral está ahí en la actitud brutal del padre con el retrasado y en la de los padres que vengan la muerte de su hijo enfermo de cáncer, con el rapto y muerte de niños para que sus padres dejen de creer en ese Dios al que pretenden desterrar del credo, y todo de un evidente que…Sólo la salva un manejo de dirección y ritmo indiscutible, pero es solo eso ahora lo que aspiramos?

    • elcriticoabulico 12 octubre, 2015 a 16:36 #

      Entre dilema moral y espectáculo de la violencia acaba un poco en tierra de nada, lastrada por un desenlace muy poco trabajado. Termina decepcionando. Veo que te estás pegando buen repaso a los highlights de estos dos últimos años. Un abrazo.

      • altaica 12 octubre, 2015 a 20:57 #

        Efectivamente, el abuelo enfermo tiene que actualizarse y para ello te hago, más o menos, mi guía, pero muchas de las que pusiste no hay forma de encontrarlas, así que hago lo que puedo. Un gran abrazo

Trackbacks/Pingbacks

  1. “Prisioneros”, justicia, venganza, sociedad incoherente. | Dessjuest - 17 febrero, 2014

    […] peli de 2013 de la que no te hablaré demasiado, si quieres una buena crítica al respecto abulízate, contar tan solo que es probable que más de una la viera viendo que el prota es nada más y nada […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: