Archivo |

Incendies

24 Oct

“Prefiero pensar que Dios no está muerto, sino simplemente borracho.”

John Huston

.

.

Incendies

.

Incendies.

Año: 2010.

Director: Denis Villeneuve.

Reparto: Lubna Azabal, Mélissa Désormeaux-Poulin, Maxim Gaudette, Rémy Girard, Abdelghafour Elaaziz.

Tráiler

.

            El pecado y la rabia como estigmas heredados de manera inapelable, el sacrificio ignoto y la heroicidad olvidada, el traumático descubrimiento de la compleja y desconocida realidad de uno mismo y de un mundo que se desgarra.

Incendies parte de un esquema que todo es intensidad trágica. Inspirado libremente en la obra de teatro homónima escrita por Wajdi Mouawad, en su argumento, organizado por medio de capítulos o pasos en el proceso de investigación, confluyen dos líneas -más otra al acecho desde el final del proceso- interconectadas a través de la promesa sagrada que supone una última voluntad. Es el viaje exógeno e íntimo de dos gemelos canadienses en busca de respuestas sobre el desconocido pasado de su madre y sobre ellos mismos y, al mismo tiempo, la narración de la dramática odisea de ésta a través de su país natal, el Líbano –nunca citado en el texto-, una tierra con las carnes abiertas por eternos conflictos étnicos y religiosos, cristalizados en la sangría definitiva de la guerra civil.

            Dos caminos distintos pero en cierto modo equivalentes y presentados de manera paralela en muchas ocasiones -encadenados por medio de audaces elipsis que fusionan a la vez tiempo, espacio y estados emocionales- y que establece con absoluta crudeza a la maldad como elemento común y definitorio del género humano. Un estigma universal materializado por medio de una sucesión de vergüenzas e indignidades sufridas por una mujer en concreto pero que extienden cruelmente sus ponzoñosas ramas a lo largo del orbe, de los años y de las vidas presentes y futuras, desbordando sus límites hasta que el necesario conocimiento, la comprensión, la tolerancia y el perdón logren imponerse y alumbrar por fin la negra proyección de su negra sombra.

            La tensa y subyugante realización de quebequés Denis Villeneuve despoja a la película de cualquier resabio teatral e impregna con fidelidad y con lícita dureza en los fotogramas el abrumador desgarro que el relato original contenía en sus entrañas. El fruto es un filme vibrante y desazonador, que agrede sin piedad al espectador por medio de imágenes poderosas y actos tan brutales que portan inequívocamente la firma del hombre.

Con la platea y los protagonistas atrapados sin remedio en este enrevesado laberinto de atrocidades condenadas a perpetuarse sin remedio, Incendies conserva su desoladora fiereza mientras logra contener su furia dentro de los límites de una aceptable (y de por sí nada complaciente) verosimilitud.

            El explosivo giro que depara el desenlace de la trama termina desgraciadamente por pasarse de rosca, componiendo una desafortunada combinación con una innecesaria tendencia al subrayado explicativo de algo que resultaba ya diáfano y contundente gracias a por su atinada y abrasiva exposición previa. Una sorpresa tajante pero que, en parte, acaba por provocar cierta sobresaturación en el sentido trágico de la obra en vez de resultar el último y devastador golpe de gracia que pretende ser: la espantosa cumbre de toda esa infamia acumulada y dolorosamente desenmascarada a lo largo del metraje.

 

Nota IMDB: 8,1.

Nota FilmAffinity: 7,7.

Nota del blog: 8.

A %d blogueros les gusta esto: