Hijos de los hombres

19 Oct

“Ésta es la primera época que ha prestado mucha atención al futuro, lo que no deja de ser irónico, ya que tal vez no tengamos ninguno.”

Arthur C. Clarke

.

.

Hijos de los hombres

.

Hijos de los hombres.

Año: 2006.

Director: Alfonso Cuarón.

Reparto: Clive Owen, Clare-Hope Ashitey, Julianne Moore, Michael Caine, Chiwetel Ejiofor, Charlie Hunnam, Peter Mullan, Oana Pellea, Danny Huston.

Tráiler

.

             La mejor ciencia ficción no es aquella que imagina escenarios y universos imposibles, producto de una imaginación febril y desbordada, sino aquella que disecciona el mundo presente a través de su reflejo debidamente deformado y proyectado por medio de una situación irreal pero por completo verosímil. En cierto sentido, Hijos de los hombres podría calificarse como una película ‘europea’ de ciencia ficción, en la que toda espectacularidad técnica y visual queda supeditada a la introspección reflexiva, al desmenuzamiento crítico de un tema trascendente.

             El futuro que en el filme presenta Alfonso Cuarón es un futuro compuesto por imágenes capturadas del presente más rabioso, fotografías de una realidad contemporánea dolorosa pero ignorada por puro desinterés o por simple cotidianeidad, acumuladas y expuestas para conformar en su conjunto un apocalipsis creíble, mísero, oscuro, frío, repleto de cenizas, mugre, humo y muerte.

Aun realizada en tiempos previos a la crisis económica de 2008, no cuesta demasiado imaginar ese fascismo blando -basado en ese nacionalismo que agita la bandera, la xenofobia y la lucha contra un presunto terrorismo para constituir y legitimar su dudoso poder-, enquistado en el gobierno de un Reino Unido que, en la desesperación de su agonía tras 18 años de infertilidad del ser humano, ha decidido sustituir egoísmo y cerrazón por todo viso de solidaridad o cualquier otro valor humano o social básico.

            En un sublime ejercicio de atmósfera, Cuarón impregna esa infertilidad que amenaza la supervivencia del hombre a lo largo de un escenario dominado por el lodo y la ruina, los tonos plomizos y el ambiente desapacible, así como sobre unos personajes sentimentalmente mortecinos, embarcados con resignada pesadumbre en su irremediable extinción. El filme formula así una denuncia airada y preclara del impenitente conformismo que caracteriza a la sociedad contemporánea, inmune o desentendida en su banal estupidez de los manifiestos y vehementes avisos que advierten su propio final.

            Hijos de los hombres rehúye en todo momento del exhibicionismo barato. Si bien su empleo del simbolismo es un tanto evidente, la película prescinde de arteros fuegos artificiales e incluso de chantajistas primeros planos: su sobrio pero agrísimo discurso queda expresado a través de sutiles detalles que salpican los diálogos y el telón de fondo de la trama. Mientras tanto, la cámara de Cuarón, libre en sus movimientos, con primacía de unos extensos y poderosísimos planos secuencia gracias a la hábil utilización de la steadycam –lo que no merma la complejidad y el refinamiento artístico de la puesta en escena-, desarrolla una mirada equivalente a la del espectador neutral, encerrado en una pesadilla vívida y aterradora, confuso, desvalido, atemorizado.

En consecuencia, el desgarro y la violencia se registran desde la lejanía. En su progresiva intensidad emocional y dramática, también los momentos más agresivos y perturbadores del filme quedan reflejados “desde fuera”, sin énfasis o subrayado, en su mayor parte sin una banda sonora que cuando aparece es para introducir etéreas notas de íntima espiritualidad, las cuales se dirían fuera de lugar en semejante contexto argumental.

            El efecto de tan arriesgada elección estilística es devastador: la sensación de normalidad y de impotencia que rodea a tan execrables acciones revuelve el estómago y pone los pelos de punta. En contraposición, el esperanzador nacimiento del bebé, coreado por amenazadores ladridos de perro en una tremebunda Babel, y la exposición del mesiánico recién nacido ante ese reducto de alimañas en eterna y mutua depredación, consigue explosionar una conmovedora avalancha de sensaciones encontradas.

Hasta el habitualmente inexpresivo Clive Owen realiza una impecable interpretación de un arquetipo un tanto más tradicional (el George Taylor de El planeta de los simios podría servir como precedente): el del individuo pesimista y desengañado que, mediante su último e insospechado acto de bondad humana, abre una puerta para la redención de su mezquina especie.

 

Nota IMDB: 7,9.

Bota FilmAffinity: 7,1.

Nota del blog: 9.

Anuncios

8 comentarios to “Hijos de los hombres”

  1. Dessjuest 19 octubre, 2013 a 17:38 #

    Pues a mí me gustó hasta el descubrimiento del bebé, luego ya me aburrió bastante la cosa, más que aburrirme es que se me hacía bastante predecible.

    • elcriticoabulico 20 octubre, 2013 a 15:22 #

      A mí me parece que aguanta muy bien todo el metraje, la verdad es que cuando la encontré por primera vez estaba absorto viéndola y tampoco me molesté en tratar adivinarla.

  2. altaica 19 octubre, 2013 a 21:12 #

    Como siempre Abúlico sacándole brillo reflexivo a, en este caso, una espléndida película que me gustó tanto que fui dos días seguidos al cine para verla. No solo por su calidad, sobre todo para observar con detalle los dos planos secuencia sencillamente magistrales y casi “imposibles” que Cuarón nos regala. El primero el atentado donde Moore fallece en el monovolumen y el último que es técnicamente prodigioso.

    El reflejo de una sociedad futura, yo diría que inmediata, está magníficamente dibujado y me atrevería a decir que si todo sigue igual, pese a mi edad, puede que incluso lo vea. Desolador retrato de una sociedad que se agota y de una especie que no encuentra su sitio en el Arca.

    Y no solo hablamos de capacidad técnica, eso sí, al servicio de la historia, hablamos de personajes bien construidos y creíbles, de capacidad de conmover, de suficiencia para dejarnos grabados en la memoria momentos y situaciones. Una de las mejores películas de anticipación del cine reciente y con el tiempo un clásico.

    • elcriticoabulico 20 octubre, 2013 a 15:26 #

      Cuarón es un director con mucho talento, como ha vuelto a demostrar en Gravity. Ésta me parece más redonda en lo argumental. Es pavorosamente verosímil en su temática, arrolladora en lo visual, potente en lo emocional y, además, muy entretenida. Los planos secuencia que señalas, para estudiar en las escuelas de cine.

  3. plared 20 octubre, 2013 a 02:02 #

    Muy buena critica, calmada y reflexiva para una de las mejores peliculas que ha dado el cine en los ultimos años. Genial de principio a fin y un detalle que aunque parezca banal me gusto bastante. Que el salvador del mundo ese niño…Sea negro. Cuidate

    • elcriticoabulico 20 octubre, 2013 a 15:29 #

      Oye, es un detalle curioso, sí. Básicamente, sirve para simbolizar la humanidad del “Otro” (que no deja de ser uno mismo), tan despreciada en ese futuro tan escalofriante.

  4. antoniomartingarcia 20 octubre, 2013 a 11:36 #

    Necesité verla una segunda vez para creerme el segundo plano secuencia que menciona Altaica. Un prodigio técnico asombroso para un thriller distópico soberbio de principio a fin, que, sin duda, figurará como uno de los grandes clásicos del género de la pasada década. Además, por si fuera poco, cuenta con la participación de la siempre magnífica Julianne Moore.

    • elcriticoabulico 20 octubre, 2013 a 15:38 #

      Desde luego es un peliculón, con un reparto muy entonado.Aparte de Moore y Caine, que lo más probable es que siempre estén bien, incluso Clive Owen parece un actorazo. Ahí hay mérito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: