Proyecto dinosaurio

12 Oct

“- Bueno, tendrá todo el dinero del mundo, pero hay algo que nunca podrá comprar, Marge.

– ¿El qué?

– … ¡un dinosaurio!”

Homer Simpson (Los Simpson)

.

.

Proyecto dinosaurio

.

Proyecto dinosaurio.

Año: 2012.

Director: Sid Bennett.

Reparto: Matt Kane, Richard Dillane, Peter Brooke, Abena Ayibor, Natasha Loring, Stephen Jennings, Andre Weideman.

Tráiler

.

            Parece mentira, pero las producciones de terror no se cansan en su apuesta por el recurso del metraje encontrado –película que simula la reconstrucción de segmentos documentales inéditos, prohibidos u ocultos-. A pesar de tampoco se trata de un formato en absoluto novedoso -habría que retrotraer sus raíces hacia el cine mondo y el gore italiano de cintas como Holocausto caníbal-, la fiebre del falso documental de terror provocada por el rentabilísimo estreno de El proyecto de la Bruja de Blair, ha servido para “sacar a la luz” desde entonces, con saldo desigual, a ectoplasmas, zombis, monstruos abisales, selenitas, trolls, parásitos mortíferos e incluso dinosaurios supervivientes del periodo Cretácico, como la presente cinta británica cuyo responsable, Sid Bennett, había ya transitado el terrero del ‘found footage’ con Sirenas: el descubrimiento.

            De tan sobado, el truco no colaría a estas alturas ni con la mejor campaña promocional del universo, pero Proyecto dinosaurioPesadilla Jurásica al otro lado del Atlántico- insiste en el cliché presentado la cinta como un conjunto de fragmentos recompuestos y sin alterar del material filmado por una expedición británica en busca del legendario ‘Mokèlé-mbèmbé’ congoleño, equivalente centroafricano del monstruo del lago Ness.

             Aparte de recrear con torpeza de amateur –magra excusa es el preceptivo empleo de la mareante cámara en mano- el sueño dorado de cualquier chaval que se precie –encontrar un dinosaurio, vivo o muerto-, la película resulta una mezcla de El mundo perdido y Baby, el secreto de una leyenda perdida, rodada con el rigor narrativo de las aventuras en 3D del Imax aunque menos emocionante.

El florido ramillete de tópicos que compone la trama -incluidos el sempiterno conflicto paternofilial, el esoterismo nativo, la crítica de los desmanes de la televisión del espectáculo y una cerúlea denuncia ecologista- queda hilado por medio de un texto que de tan manido y elemental llega a alcanzar unas nada desdeñables cotas de idiocia, tan solo equiparables a la linealidad en el dibujo de personajes –hasta el arrojado explorador emula a Indiana Jones en su atuendo- y la impersonalidad e inexpresividad de la ramplona puesta en escena.

             Dado que estas carencias argumentales son rasgos compartidos por este tipo de productos en su conjunto, epidérmicos por definición, sí cabe entonces destacar un problema mayor: el de la total incapacidad de Proyecto dinosaurio para generar una inquietud suficiente como para cautivar y mantener el interés del espectador. Se apunta la culpa en este caso el flagrante desprecio por la credibilidad de la historia que se está contando –un factor siempre independiente de lo más o menos fantasioso del relato-, donde la perpetua agitación del plano aspira a suplir la adecuada y necesaria modulación del tempo fílmico. Sin éxito, por supuesto.

             No logran compensar el visionado el beneficio de que aparezcan unos dudosos dinosaurios –con un homenaje al de por sí fabulado dilophosaurio de Parque Jurásiconi la breve extensión de la película –una selección de entre nada menos que 100 horas de metraje original se comenta al inicio, qué cantidad de morralla grabaría esa gente-.

.

Nota IMDB: 4,6.

Nota FilmAffinity: 4,9.

Nota del blog: 4.

Anuncios

6 comentarios to “Proyecto dinosaurio”

  1. Dessjuest 12 octubre, 2013 a 16:39 #

    Deberías ver más a menudo pelis de estas cutres y mierdosas, te sales con las críticas 😀

    • elcriticoabulico 13 octubre, 2013 a 06:09 #

      Jajaja. Pues oye, si es así, por lo menos saco algo positivo de ellas. Me dejé engañar por la ilusión que siempre me producen los dinosaurios. Uno es paleontólogo frustrado (entre otras muchas cosas).

  2. altaica 13 octubre, 2013 a 01:02 #

    Ni la menor idea sobre esta película, así que… Vengo de ver Gravity y, mejor aún, de tomarme algo. Así que espero una crónica sobre la misma. Espero que coincidamos en esta obra tan particular.

    • elcriticoabulico 13 octubre, 2013 a 06:18 #

      Publiqué hace unos días la crítica en OcioÁvila, que son los que me pagan las entradas del cine. Aquí la dejo. Para su publicación en el blog, que varía un poco, tengo redactada una coda explicativa, a saber: “la mayor parte de sus virtudes se ligan indefectiblemente a su visionado en 3D. Así, para que sirva advertencia, el formato bidimensional en el que la vio un servidor determina en consecuencia y de manera decisiva la nota que figura en el blog”. Esta semana la colgaré, en cuanto deje en El Peliculista la crítica de esta semana.
      A grandes rasgos, me parece una cinta concebida, realizada y destinada a su reproducción en tres dimensiones. Yo no la vi así. En dos dimensiones todavía es muy interesante, se percibe una gran intensidad en sus fotogramas, pero el apartado argumental queda más a la vista y, en tal caso, no me parece una obra tan destacable. El conflicto de Sandra Bullock es demasiado simplón y se resuelve de manera muy atropellada, insuficiente. Repito, si se ve en dos dimensiones, donde la excelente técnica de Cuarón pasa un poco más a segundo plano. Me sigo quedando con Hijos de los hombres, que aparecerá también por aquí en unos días.

  3. altaica 13 octubre, 2013 a 09:45 #

    Yo también la he visto en 2 D, después de no ser demasiado seguidor del formato en 3D, pues en algunos casos no me ha aportado nada en especial.

    Técnicamente es un ejercicio descomunal como pocas películas se han realizado en la historia del cine, lo que nos lleva a pensar en uno de los cineastas más capaces vistos, pues ya con los dos planos secuencias que nos dejó en Hijos de los hombres, quedad todo dicho. Sobre todo el último, que aún sigo pensando en que es “imposible”.

    Ya hablaremos más detalladamente de ambas, tan solo decir respecto de Gravity, que cuando debe de crecer hacia el interior, continúa su tour de force hacia más complejidades técnicas (ya lo ha demostrado todo con un arranque superlativo) y, sobre todo, hacia la énesima reiteración que la lastra, esto es, problema-angustia-resolución.

    Un abrazo, me dirijo a leerla y mi enhorabuena por comenzar ya a publicar en provincias y en otros lugares, y espero de corazón que un crítico como tú ocupe el lugar público que te mereces. Cuando algún día, espero que pronto, estés ahí, no te olvides de tus amigos.

    • elcriticoabulico 13 octubre, 2013 a 15:47 #

      Coincido. En el aspecto emocional no me entusiasmó nada la evolución del personaje de Bullock en este sentido: todo angustia durante el metraje, tiene una visión con Clooney que le dice un par de frases de manual y, por arte de magia, recupera las ganas de vivir. Más que sencillez, simplicidad.
      Gracias por los buenos deseos, por lo menos ya me dejan escribir en un par de lados a cambio de dvds y entradas. Ya si algún día además me pagasen por ello sería la leche jeje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: