Archivo | 16:10

Proyecto dinosaurio

12 Oct

“- Bueno, tendrá todo el dinero del mundo, pero hay algo que nunca podrá comprar, Marge.

– ¿El qué?

– … ¡un dinosaurio!”

Homer Simpson (Los Simpson)

.

.

Proyecto dinosaurio

.

Proyecto dinosaurio.

Año: 2012.

Director: Sid Bennett.

Reparto: Matt Kane, Richard Dillane, Peter Brooke, Abena Ayibor, Natasha Loring, Stephen Jennings, Andre Weideman.

Tráiler

.

            Parece mentira, pero las producciones de terror no se cansan en su apuesta por el recurso del metraje encontrado –película que simula la reconstrucción de segmentos documentales inéditos, prohibidos u ocultos-. A pesar de tampoco se trata de un formato en absoluto novedoso -habría que retrotraer sus raíces hacia el cine mondo y el gore italiano de cintas como Holocausto caníbal-, la fiebre del falso documental de terror provocada por el rentabilísimo estreno de El proyecto de la Bruja de Blair, ha servido para “sacar a la luz” desde entonces, con saldo desigual, a ectoplasmas, zombis, monstruos abisales, selenitas, trolls, parásitos mortíferos e incluso dinosaurios supervivientes del periodo Cretácico, como la presente cinta británica cuyo responsable, Sid Bennett, había ya transitado el terrero del ‘found footage’ con Sirenas: el descubrimiento.

            De tan sobado, el truco no colaría a estas alturas ni con la mejor campaña promocional del universo, pero Proyecto dinosaurioPesadilla Jurásica al otro lado del Atlántico- insiste en el cliché presentado la cinta como un conjunto de fragmentos recompuestos y sin alterar del material filmado por una expedición británica en busca del legendario ‘Mokèlé-mbèmbé’ congoleño, equivalente centroafricano del monstruo del lago Ness.

             Aparte de recrear con torpeza de amateur –magra excusa es el preceptivo empleo de la mareante cámara en mano- el sueño dorado de cualquier chaval que se precie –encontrar un dinosaurio, vivo o muerto-, la película resulta una mezcla de El mundo perdido y Baby, el secreto de una leyenda perdida, rodada con el rigor narrativo de las aventuras en 3D del Imax aunque menos emocionante.

El florido ramillete de tópicos que compone la trama -incluidos el sempiterno conflicto paternofilial, el esoterismo nativo, la crítica de los desmanes de la televisión del espectáculo y una cerúlea denuncia ecologista- queda hilado por medio de un texto que de tan manido y elemental llega a alcanzar unas nada desdeñables cotas de idiocia, tan solo equiparables a la linealidad en el dibujo de personajes –hasta el arrojado explorador emula a Indiana Jones en su atuendo- y la impersonalidad e inexpresividad de la ramplona puesta en escena.

             Dado que estas carencias argumentales son rasgos compartidos por este tipo de productos en su conjunto, epidérmicos por definición, sí cabe entonces destacar un problema mayor: el de la total incapacidad de Proyecto dinosaurio para generar una inquietud suficiente como para cautivar y mantener el interés del espectador. Se apunta la culpa en este caso el flagrante desprecio por la credibilidad de la historia que se está contando –un factor siempre independiente de lo más o menos fantasioso del relato-, donde la perpetua agitación del plano aspira a suplir la adecuada y necesaria modulación del tempo fílmico. Sin éxito, por supuesto.

             No logran compensar el visionado el beneficio de que aparezcan unos dudosos dinosaurios –con un homenaje al de por sí fabulado dilophosaurio de Parque Jurásiconi la breve extensión de la película –una selección de entre nada menos que 100 horas de metraje original se comenta al inicio, qué cantidad de morralla grabaría esa gente-.

.

Nota IMDB: 4,6.

Nota FilmAffinity: 4,9.

Nota del blog: 4.

A %d blogueros les gusta esto: