Caltiki, el monstruo inmortal

6 Oct

El original, en la sección de cine fantástico de CINEARCHIVO.

.

.

“Me enfurecía ver cómo los productores abusaban del carácter afable de Bava. Siempre estaba de buen humor y no se desanimaba frente a las dificultades. Era un hombre de un ingenio asombroso, y a pesar de nuestras personalidades tan diferentes, trabajábamos muy bien juntos.”

Riccardo Freda

.

.

Caltiki, el monstruo inmortal

.

Caltiki.

Año: 1959.

Directores: Riccardo Freda, Mario Bava.

Reparto: John Merivale, Didi Sullivan, Gérard Herter, Daniela Rocca, Vittorio André.

Tráiler

.

            A imitación de la vigorosa serie B americana de comienzos de la década de los cincuenta —ya por entonces en vías de claro agotamiento—, y prosiguiendo en parte los pasos del naciente terror gótico all’italiana marcados por Riccardo Freda (Los vampiros, 1956), Paolo Heusch inaugurará en 1958 el particular camino del cine fantástico y de ciencia ficción italiano con La muerte viene del espacio.

Un año después, será el propio Freda, rebautizado con el anglófono nombre de Robert Hamton para no ahuyentar a la taquilla local, quien prolongue la aventura con Caltiki, el monstruo inmortal, realizada en alianza artística con el otro padre prócer del gótico transalpino, el aplaudido director de fotografía y técnico de efectos especiales Mario Bava, miembro también del equipo de La muerte viene del espacio y encargado aquí de completar la dirección del filme tal y como había ocurrido en la anterior Los vampiros, si bien en esta ocasión debido a la dimisión del realizador titular a mitad de rodaje, soliviantado por las constantes injerencias del productor Bruno Vailanti.

            De similar temática apocalíptica que el filme de Heusch, la amenaza de Caltiki surge en forma de monstruo: un ser enraizado con mitologías antiquísimas y exóticas que, cumpliendo las profecías de rigor, resurge de su eterno letargo para dar fin al mundo conocido. El aberrante engendro —en realidad, una ameba especialmente desproporcionada, “interpretada” a escala por un amasijo de vísceras de casquería—, se inscribe dentro de ese orden de criaturas pulposas e informes que emplean su ciclópeo volumen y su reptante constancia para arrasar con todo aquello que se les ponga por delante, como aquellos ejemplares presentes en la británica Lo desconocido (1956), la japonesa El hombre H (1958) o la norteamericana La masa devoradora (1958) y sus sucesivos epígonos (Blob. Masa mortal y El terror no tiene forma).

            Con el proceso de apropiación del género aún titubeante, aún en busca de una voz propia y distintiva, Caltiki, rodada en régimen de coproducción entre el país europeo y los Estados Unidos —de ahí el rodaje en inglés, defendido también por razones comerciales, y la aportación del respectivo ramillete de actores angloparlantes de segunda fila—, respeta escrupulosamente los códigos de la serie B fantacientífica hollywoodiense: el mal absoluto que solo puede ser derrotado por la acción individual de un héroe de firmes valores humanos y familiares, el villano quintacolumnista de apellido ruso o como poco germano, el duelo personal entre ambos con una despampanante mujer de por medio, la sombra del terror nuclear y radiactivo, el componente de peligro sideral, la ambientación exótica (incluidos ritos de extracción africana en plena selva guatemalteca),…

            El guion, lineal, ajustado a las servidumbres de la fórmula si bien con un toque añadido de coquetería mediterránea —a día de hoy algo más desapercibido—, posee elementos que recuerdan a El experimento del Dr. Quatermass (1955), uno de los primeros grandes éxitos de la legendaria productora Hammer. Rutinaria y previsible en su mayor parte, Caltiki goza en cambio de una esforzada puesta en escena —cabe destacar el barroco decorado de la Tikal maya— y de la inteligencia de una dirección que, por puro oficio, sabe cómo pasar por encima de la carestía de medios y las trabas argumentales para entregar una obra entretenida, de agradecida ligereza.

            Una peliculita sencilla, en definitiva, pero hecha con talento y ganas de divertir y que al mismo tiempo proporciona una piedra más para facilitar el afianzamiento definitivo y personalizado del género fantacientífico en esa Italia bullente de creatividad terrorífica.

 

Nota IMDB: 5,9.

Nota FilmAffinity: 5,1.

Nota del blog: 5,5.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: