Archivo | 14:38

Shotgun Stories

9 Sep

“Para hacer una película indie, uno ha de trabajar desde la víscera. Es en ese nivel intuitivo desde donde se toman las mejores decisiones creativas.”

Sacha Gervais  

.

.

Shotgun Stories

.

Shotgun Stories.

Año: 2007.

Director: Jeff Nichols.

Reparto: Michael Shannon, Douglas Ligon, Barlow Jacobs, Michael Abbott Jr., Travis Smith, Lynnsee Provence, David Rhodes, Glenda Pannell, G. Alan Wilkins.

Tráiler           

.

            Jeff Nichols se ha convertido por derecho propio en una de las voces más personales e interesantes de la industria estadounidense, consagrado ante la crítica por Take Shelter, alegoría apocalíptica e intimista sobre la descomposición de la clase media americana en el contexto de la crisis económica, y encumbrado de nuevo por Mud, recién estrenado filme sobre experiencias iniciáticas que ha despertado encendidas comparaciones con Terrence Malick y Mark Twain, colosales narradores.

Shotgun Stories es el filme de debut de un cineasta todavía enclavado en los independientes márgenes de Hollywood, terreno propicio para resguardar una autoría que comienza por la escritura del guion y finaliza con su traducción en imágenes.

             Amparada en un argumento sucinto en lo que a acciones se refiere –el enfrentamiento entre dos grupos de hermanastros, hijos dispares de un mismo padre-, Shotgun Stories se convierte entonces en un soberbio ejercicio de atmósfera.

Mientras el relato habla sobre la herencia de los pecados paternos, enquistados en una trágica y sangrante espiral de violencia, Nichols huye de la febril agitación formal y emocional que parece pedir las convenciones de tan agresiva historia. En cambio, merced a su depurada técnica, el cineasta opta por imbuir los fotogramas de una prosa de casi inaprensible lirismo que los deja anclados en la prosaica realidad –escenarios veristas, predominancia de conversaciones cotidianas y en principio intrascendentes- y, al mismo tiempo, los envuelve en un tenue halo de onírica irrealidad.

            Esta profunda e hipnótica sensación, similar al letargo contemplativo de las tardes de canícula e impresa a conciencia en la pausada cadencia del relato, se sustenta en el empleo del silencio como parte de los diálogos, la sutil presencia de la banda sonora dentro de una ambientación dominada por los cálidos sonidos naturales, esa figura mitológica del tuerto que todo lo ve, la extraña naturaleza de los protagonistas -tres hermanos bautizados con apelativos genéricos para denominar a un hijo en lengua inglesa: Son, Kid y Boy-, el enigmático pasado del primogénito, manifiesto en el presente por unas brutales cicatrices de arma de fuego, o, en conclusión, en ese mundo aparte del interior de Norteamérica en el que nada parece funcionar como debe.

Como la herrumbrosa y destartalada maquinaria dispersa por el escenario, los individuos que pueblan la película son seres humanos dañados, castigados injustamente por una tara ajena, impuesta por la sangre y mamada en el rencor.

            Shotgun Stories es un preludio de tormenta estival, cargada de electricidad estática, sobrecogedora, fascinante y terrible aunque todavía contenida, al acecho o indiferente y solo de paso.

Una obra singular, en definitiva.

 

Nota IMDB: 7,1.

Nota FilmAffinity: 6,9.

Nota del blog: 8.

A %d blogueros les gusta esto: