Archivo | 14:30

Lo imposible

6 Sep

“Antes de morirme me gustaría hacer una película en la que pudiera decir: A ver, esos cien mil extras, que se echen más a la derecha.”

Juan Antonio Bardem

.

.

Lo imposible

.

Lo imposible

.

Año: 2012.

Director: Juan Antonio Bayona.

Reparto: Naomi Watts, Ewan McGregor, Tom Holland, Samuel Joslin, Oaklee Pendergrass.

Tráiler

.

            Buque insignia del atrevido e impetuoso cine español de la última década, Lo imposible cristaliza la valentía y el talento de una nueva hornada de directores que desafían los límites y las convenciones de la industria local, lo que a su vez deriva en la creación de películas capaces y dispuestas para discutir en números de recaudación con el depredador gigante hollywoodiense y, por ello mismo, ideales también para la captación -por medio del régimen de coproducción en muchos casos- de una inversión financiera, tecnológica y humana que, de otro modo, hubiese resultado inalcanzable.

            La presente obra, Lo imposible, ambiciosa película de un género espectacular, el cine catastrófico, escasamente explotado en el país debido a sus requerimientos técnicos y presupuestarios, cuenta con Juan Antonio Bayona tras las cámaras, director de amplio reconocimiento gracias al éxito global de El orfanato, uno de los estandartes del nuevo terror gótico patrio. A pesar de que su financiación en por completo española, la vocación internacional de la cinta queda de manifiesto a través de rasgos como su rodaje en inglés, la supresión de la nacionalidad de la familia protagonista y la presencia en el elenco de prestigiosas estrellas como Ewan McGregor y Naomi Watts.

Así, Lo imposible se convertiría en el filme más taquillero de la historia del cine español, acaparando en solitario un tercio de los exangües ingresos obtenidos por la producción local en su totalidad.

             En lo estrictamente cinematográfico, Bayona se emplea a fondo para despertar sensaciones por medio de la fuerza de las imágenes, más que por un guion que, en el mejor de los casos, resulta bastante lineal. A partir de esta espléndida labor de realización, secuencias como la del tsunami -que incluso supera en impacto a aquella celebrada recreación que un cineasta de referencia como Clint Eastwood firmaba en Más allá de la vida-, se convierten en un estimulante y arrollador ejercicio de la espectacularidad.

Gracias a ello, el escaso relieve de los personajes no es óbice para que consiga emocionar la odisea de supervivencia de Watts y su primogénito (Tom Holland, adueñándose con agudeza del que quizás sea el papel con más jugo del filme), o que ciertas escenas logren poner un nudo en la garganta por la fuerza de la desesperación y la impotencia que transmiten. Desde luego, el excelente trabajo del reparto contribuye a impulsar estas notables virtudes.

             Sin embargo, a la hora de abordar el cierre del relato es cuando la pobreza del libreto –hasta entonces garante de una comercialidad bastante respetuosa y muy eficaz-, afecta de manera decisiva al bagaje final del conjunto. Ese cruel e impostado juego del ratón y el gato en el hospital parece surgir como una tomadura de pelo procedente de otra película y casi otro género, mientras que uno de los más aberrantes y bochornosos casos de publicidad (nada) subliminal  que uno ha visto en mucho tiempo termina de afear el saldo de una cinta meritoria, que afronta sus elevadas aspiraciones con arrojo y de manera triunfante en buena medida.

 

Nota IMDB: 7,6.

Nota FilmAffinity: 6,9.

Nota del blog: 6,5.

A %d blogueros les gusta esto: