Dos cabalgan juntos

30 Ago

“El set de rodaje de una película de John Ford es de todo menos tranquilo. Ford consideraba el trabajo de actor como una competición. Para ello, es necesario mantener la tensión, desconfiar del resto de actores. Su método de dirección consistía en pequeños apartes, susurros,… En una de sus películas, uno no sabe bien qué puede pasar a continuación, y así es como él lo quería.”

James Stewart

.

.

Dos cabalgan juntos

.

Dos cabalgan juntos

Año: 1961.

Director: John Ford.

Reparto: James Stewart, Richard Widmark, Shirley Jones, Linda Cristal, Andy Devine, John McIntire, Anabelle Hayes, Henry Brandon, Woody Strode.

Filme

.

.

            James Stewart y Richard Widmark parten en misión de búsqueda y rescate de un numeroso grupo de rehenes blancos, secuestrados años atrás por el feroz comanche. Sin embargo, los verdaderos actos de salvajismo los hallarán durante su retorno, en el seno de la civilizada y orgullosa sociedad estadounidense.

            Tras la agria conmoción provocada por Centauros del desierto, ahondada más tarde por El sargento negro, John Ford continuaba descerrajando con ira su revisión desencantada y pesimista del western. Un territorio áspero en el que el cineasta se pronunciaba con desarmante contundencia contra la imagen romántica y mitificada de la conquista del Destino Manifiesto de la nación norteamericana.

Si en la primera Ford se atrevía a dinamitar el paradigma del héroe, asociado sin discusión a la figura fea, fuerte y formal de John Wayne, aquí procederá a desarmar la imagen de rectitud y honestidad sin fisuras de otro icono del cine y de América, James Stewart, transformado en un simple cuatrero con una corrompida estrella de sheriff pendiendo de la camisa, capaz de hacer frente al indio con tal de no asumir la responsabilidad de un posible matrimonio, de regatear sin inmutarse el precio de una vida humana, de escupir la cruda realidad a la cara de una víctima por el simple motivo de que le dejen en paz con su garrafa de whisky y sus negocios cicateros.

Anthony Mann ya había trazado numerosas sombras sobre el rostro inmaculado de Stewart –sus personajes marcados por la obsesión monomaníaca y brutal en películas como Winchester ‘73, Horizontes lejanos, Colorado Jim, Tierras lejanas y El hombre de Laramie-, pero éste nunca había exhibido una ambigüedad semejante, de tan gratuita vileza. De hecho, uno diría que incluso intercambia su papel natural con Widmark, quien en los inicios de su carrera se daría a conocer por interpretar individuos sicopáticos y virulentos.

En cualquier caso, embarcado en un trabajo humanitario del que solo aspira a obtener réditos económicos, el innoble sheriff experimentará al lado de su viejo amigo un periplo transformador que, en el transcurso de su regreso a la civilización, le abrirá los ojos a una renovada conciencia, si bien establecida tan solo como respuesta contra el asco natural que le produce lo que en ella encuentra. Y es que una de las escenas más hirientes de Dos cabalgan juntos, no procede del enfrentamiento entre el virtuoso hombre blanco y el indio salvaje, sino que tiene como escenario un melifluo baile organizado dentro de un fuerte militar.

            Como Centauros del desierto, son dos películas que gravitan en torno a las agrestes relaciones de frontera y alrededor de la conquista y pacificación del territorio indómito por medio de la supresión de la pavorosa amenazada india –en ambos casos, tribus comanches lideradas por Harry Brandon-. Sin embargo, se trata de dos manifiestos que, en realidad, orientan su mirada de reprobación hacia la nunca inocente sociedad occidental, hacia la corrupción de sus valores más elementales, hacia la pérdida de la humanidad más básica.

Materialismo egoísta, hipocresía mezquina, delirios religiosos, prejuicios raciales,… Un dechado de defectos que se van acumulando de manera atroz para esculpir en hiel y lodo un desenlace demoledor.

            Ford, empecinado en reescribir durante el rodaje el guion inicial de Frank S. Nugent, que encontraba insatisfactorio –“la peor mierda que he hecho en veinte años”, escupirá más tarde sobre el resultado-, maneja sus mejores armas de narrador para ocultar ese carácter airado y sombrío bajo la apariencia de un filme aventurero: una excelente composición de personajes, magnificada por un elenco conformado por actores mayúsculos y los rostros de confianza del cine del director, que se encuadra dentro de un relato fluido, aparejado con una gran precisión visual y en el que se combina la ligereza cómica y romántica de ciertos pasajes con ese tono crítico y áspero subyacente, in crescendo según se avanza hacia un clímax trágico, atronador por su absoluta inmisericordia.

            También prolongación de estos westerns desilusionados y oscuros, característicos del final de la obra del maestro, serán los futuros El hombre que mató a Liberty Valance y El gran combate.

 

Nota IMDB: 6,8.

Nota FilmAffinity: 7,4.

Nota del blog: 8.

18 comentarios to “Dos cabalgan juntos”

  1. ALTAICA 31 agosto, 2013 a 00:49 #

    Una de las crónicas más inteligentes que he leído en tiempo, para una película que, sin quitarle méritos, que los tiene, nunca fue especialmente santo de mi devoción. Un abrazo.

    • elcriticoabulico 31 agosto, 2013 a 01:02 #

      ¡Pues muchas gracias! Desde luego no entra entre lo más selecto del maestro, pero yo lo incluyo con holgura y sin dudar en una clase media-alta. Ford estaría contigo, ya ves el comentario que dejó sobre la película. Además sufrió mucho en el rodaje, donde sumió en alcohol las penas por la muerte de su amigo Ward Bond y, fiel a su estilo de dirección de actores, martirizó a Stewart y Widmark gritando que, para su desgracia, después de cincuenta años en el negocio, nada más que había acabado dirigiendo a dos calvos sordos.
      Un abrazo.

  2. Dessjuest 31 agosto, 2013 a 07:09 #

    A mí tampoco me encantó especialmente esta peli, de hecho creo que Ford nunca será santo de mi devoción, hace poco me vi el gran combate y cierto, es una gran peli, pero tiene demasiada paja que no aporta nada, como la escena en la que aparece Steward precisamente.

    Esta me parece más de andar por casa.

    • uraniaenberlin 31 agosto, 2013 a 16:44 #

      No es por meter el dedo en el ojo y echar por tierra el mito de Ford (espero que plared no se soliviante) pero si digo que a mí el Ford del Oeste nunca me pareció lo suficientemente estimulante, aparte de sus tics (o algo más) reaccionarios ¿Realmente Ford sólo trató “bien” a los indios en Cheyenne Autum?. Yo creo que sí..

      Antes que su sobredimensionado, seguramente con justicia, western (sólo por ver a Walter Brennan merecía la pena), sus obras más rústicas e “irlandesas” como Que verde era mi valle, El Hombre Tranquilo, La ruta del Tabaco (aunque menos), El Delator…la soberbia Las uvas de la ira…e inclusive La Taberna del Irlandés me parecen lo mejor del Ford, digamos, más “social” y menos comprometido con el patrioterismo republicano militarista. A Ford le gustaba lo “militar”, eso lo sabemos..y lo plasmó, de algún modo, en sus leyendas del Oeste.

      • Sergio 31 agosto, 2013 a 18:11 #

        Ya en “Fort Apache” hay un cuestionamiento de ese miltarismo y esa actitud con los indios, pero claro,, entendámonos, Ford no es Evo Morales ni el fallecido Hogo Chávez, hay una actitud crítica dentro de lo que es Hollywood.

      • elcriticoabulico 31 agosto, 2013 a 22:15 #

        [Como el esquema de comentarios de WordPress deja todo manga por hombro, aclaro entre corchetes el destinatario: éste comentario responde al de Sergio] Claro. Hasta los sesenta, revindicar al indio era de auténtico outsider. Con la postura descreída y crítica que lucía en estas películas, Ford reivindicaba una vez más su innegociable independencia. Incluso en Centauros del desierto, la venganza sobre el indio, una carga iluminada y zarrapastrosa que no distingue entre fieros guerreros y mujeres y niños indefensos, abre nuevos desconchones en la mitología épica del western.

      • elcriticoabulico 31 agosto, 2013 a 22:12 #

        [Aquí, se responde a Urania en Berlín] Para mí, la obra de Ford sirve para trazar la línea de evolución del que es mi género favorito, el western. Su conversión en arte mayor (La diligencia), su esplendor siempre un tanto melancólico (Pasión de los fuertes, Fort Apache), su agria decadencia y descomposición progresiva (Centauros del desierto) y el certificado de su defunción definitiva (El hombre que mató a Liberty Valance). Su genialidad me parece indiscutible, en definitiva. Además, también me resultan maravillosas películas ajenas a los grandes espacios abiertos. Joyas como esos El delator, Las uvas de la ira o El hombre tranquilo que mencionas. Adoro su trilogía en alianza con su amigo Will Rogers, que siempre encuentro reconfortante. Otras, como Qué verde era mi valle, he de reconocer que me parecieron más apolilladas,… Pocas, en cualquier caso, dentro de tan vasta y tan rica obra.

    • elcriticoabulico 31 agosto, 2013 a 22:03 #

      [Y aquí a Dessjuest, que fue el primero pero en la respuesta se queda el último] Yo es que tengo a Ford entre mis favoritos. Es cierto que hay muchas veces que puede quedarse desfasado: se le va la mano con el aire ñoño de su ternura y la simplicidad de su extemporáneo humor. No obstante, demuestra una humanidad en el trato de sus argumentos y una elegancia en su realización formal que resulta inalcanzable para casi cualquier director con ambiciones y talento. Para mí, es uno de esos tipos con los que definiría la palabra cine.

      • Dessjuest 31 agosto, 2013 a 23:24 #

        Es probable, ya sabes que uno es más un simple aficionado, incapaz de ver en las pelis la cuarta parte de las cosas que ves tú, por ejemplo, vamos, que no entraré nunca a discutirte 😀

      • elcriticoabulico 31 agosto, 2013 a 23:26 #

        Qué va. Estás perfectamente autorizado para discutir cualquiera de mis artículos e incluso pasar al insulto personal (aunque eso sí, que sea con cariño).

      • Dessjuest 31 agosto, 2013 a 23:29 #

        Nada más lejos de la realidad, si ya sabes que para mí eres un puto máquina, si en cuanto puedo meto publicidad ahí por los blogs del mundo 🙂

      • elcriticoabulico 31 agosto, 2013 a 23:35 #

        Y se agradece, Dessjuest, se agradece.

  3. ALTAICA 1 septiembre, 2013 a 01:24 #

    Qué bien me cae este tipo llamado Dessjuest, lleno de humildad y afecto a partes iguales, pero con esa sabia ironía de las personas inteligentes.

  4. plared 2 septiembre, 2013 a 03:28 #

    Una película que nace del desencanto. Que en realidad es su testamento mas sombrío. Para mi quinas la que mejor expresa el sentimiento de Ford hacia el oeste y hacia las personas y la culmina de ese personaje que nace en pasión de los Fuertes

    Del que ya apenas queda el recuerdo de lo que fue y muere irremediablemente como testamento en esta película. . Magistral sin duda ninguna. Cuidaros .

    • elcriticoabulico 2 septiembre, 2013 a 13:21 #

      Hombre Plared, me alegra que alguien comparta conmigo que Dos cabalgan juntos merece la pena. Un abrazo.

  5. antoniomartingarcia 3 septiembre, 2013 a 16:47 #

    Western triste y reflexivo, de narración parsimoniosa y diálogos sustanciosos, que, sin dejar de ser una buena película, dista mucho de figurar entre las grandes obras maestras del “maestro”. Yo diría que es una especie de borrador del que, un año después, se erigiría en su último gran legado, “El hombre que mató a Liberty Valance”.

    • elcriticoabulico 3 septiembre, 2013 a 20:46 #

      Incomprensiblemente, estos desaprensivos de WordPress te habían derivado al spam… Menos mal que lo he revisado. Mil perdones.
      En cuanto al filme, más que un borrador yo lo veo como un paso más en la evolución orgánica del género. El paso lógico intermedio que va entre el brutal desarraigo y crepuscularidad del tío Ethan y el sentido homenaje a Tom Doniphon, su mismo arquetipo, como héroe extinto, arcaico, inadmisible incluso en los tiempos “civilizados” posteriores al ‘Wild West’, pero sin duda necesario y admirable en su contexto.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: