A Roma con amor

17 Ago

“Europa me ha salvado la vida en los últimos quince años. Si no fuera por Europa no estaría haciendo películas.”

Woody Allen

.

.

A Roma con amor

.

A Roma con amorAño: 2012.

Director: Woody Allen.

Reparto: Woody Allen, Judy Davis, Alison Pill, Flavio Parenti, Fabio Armiliato, Jesse Eisenberg, Ellen Page, Alec Baldwin, Roberto Benigni, Alessandro Tiberi, Alessandra Mastronardi, Penélope Cruz.

Tráiler

.

.

            Respecto a esta última etapa itinerante de Woody Allen, a uno se le despiertan sensaciones encontradas. Por un lado, surge el pesar por un cineasta mayor que, como las estrellas en decadencia rampante de décadas pasadas, ahora parece subastar su talento al extranjero para dar lustre a producciones de medio pelo que sin su firma prestigiosa carecerían de cualquier interés. Vicky, Cristina, Barcelona sería el ejemplo más flagrante de ello.

Pero, por otro lado, cada reaparición de Allen posee el aire de un plácido y cariñoso reencuentro anual con un viejo amigo. Una presencia familiar que, sacándose de la chistera unos cuantos trucos conocidos aunque todavía con gancho y, ocasionalmente, algún que otro número fresco, novedoso y genial, es aún capaz de despertar admiración, un buen puñado de risas y un punto de nostalgia.

            A Roma con amor, una nueva postal de encargo -esta vez enmarcada en la capital de Italia y definida por tópicos atardeceres dorados, ruinas monumentales, catolicismo, pasta y dolce vita-, se encuentra a medio camino entre ambas corrientes. Se trata así de una obra decididamente menor, con escasas aspiraciones y resultados livianos pero presidida por una atmósfera acogedora y, en buena medida, por la media sonrisa complacida (o complaciente, según).

            Se diría que su estructura argumental proviene de la combinación de una serie de ocurrencias que el director neoyorkino no ha sabido bien dar cuerpo de película definitivamente, bien incorporar a algún relato más enjundioso. Retales que, en el presente filme, procede a zurcir formando una película de relatos múltiples, hilvanados mediante ese carismático factor geográfico que supone la Ciudad Eterna.

Esta mirada al bullicioso cosmos humano que vive y ama bajo el cielo de Roma queda articulado en torno a temas clásicos de su filmografía, como la realización romántica (los jóvenes Jesse Eisenberg y Ellen Page), el reencuentro con el propio pasado (la historia protagonizado por Alec Baldwin) o la fama (los segmentos Roberto Benigni), a los que se suman una ligera comedia de enredo (el matrimonio de provincias arribado a la megalópolis) y una pythonesca aventura operística que propicia la participación de Woody Allen en el reparto.

            A grandes rasgos, todas las historias ofrecen una sorprendente homogeneidad en sus resultados. Su naturaleza leve y su esquema coral facilitan que no aparezca la fatiga pese a que la cinta excede la hora y media a la que acostumbra a ceñirse el autor.

Anclado en el choque cultural, la anécdota costumbrista y otros caminos ya transitados con mayor fortuna en cintas anteriores, el guion superficial y sin mordiente, próximo al ejercicio cotidiano para no perder la forma o para quitarse de encima la autoimpuesta entrega de cada temporada, no consigue arrancar carcajadas demasiado memorables, ni propinar las incisivas puyas humanas y sociales que caracterizan las grandes obras de Allen.

            No obstante, la propuesta consigue saldarse en conjunto como una película alegre y simpática, dueña de una cierta vitalidad que permite que sobresalga un tanto sobre la plantilla.

 

Nota IMDB: 6,3.

Nota FilmAffinity: 5,8.

Nota del blog: 6,5.

2 comentarios to “A Roma con amor”

  1. Triste Sina 30 septiembre, 2013 a 01:43 #

    Faltaría más a estas alturas, que tuviera el oficio de hacer una peli (por lo menos entretenida). Pero ya lo habíamos comentado antes: se le va. He notado en dos de sus últimas un odio desmedido por la “joven actriz clown de sí misma que debe partir llevada por su ego”… ¿se venga de la Johansson?

    • elcriticoabulico 30 septiembre, 2013 a 11:27 #

      Interesante teoría. Yo de la Johansson solo había oído que se llevó mal con el reparto de Vicky, Cristina, Barcelona, aunque sus compañeros siempre lo negaron con rotundidad. De Allen recuerdo que le dedicaba alguna mirada de soslayo a sus rotundas curvas y algún comentario salaz por lo bajini, pero desconozco si evolucionó mal su alianza artística y personal. En realidad, hay que decir que Allen suele ser muy crítico hacia cualquier gente con prepotencia o pretensiones exhibicionistas, sobre todo en campos que conoce bien como el cine en general y la interpretación en particular. A lo largo de su filmografía hay un buen puñado de personajes principales, secundarios y de aderezo que se podrían inscribir dentro de esta categoría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: