La diligencia

30 Jul

“Me llamo John Ford y hago películas del Oeste.”

John Ford

.

.

La diligencia

.

La diligencia

Año: 1939.

Director: John Ford.

Reparto: John Wayne, Claire Trevor, Andy Devine,  John Carradine, Thomas Mitchell, Louise Platt, George Bancroft, Donald Meek, Berton Churchill, Tim Holt, Tom Tyler.

Filme

.

.

            En 1939, año de oro para el cine en general, el western, territorio por definición del séptimo arte, se hacía mayor de edad. Quién si no John Ford, tótem absoluto del género, sería el responsable de iniciarle definitivamente en su etapa adulta.

            La diligencia se erige entonces como hito fundamental en la travesía del cine del Oeste, ciclópeo punto de referencia a partir del cual deja de considerarse una simple atracción de feria, una recreación para el divertimento de un público poco exigente, y comienza a configurarse como un espacio universal en el que dirimir las luces y sombras del ser humano, un horizonte mítico donde exponer y diseccionar los grandes dilemas de la humanidad.

Puro arte, tragedia, filosofía.

            El espectáculo, no obstante, seguía ahí. A lo largo de su metraje, La diligencia mantiene como generador de tensión la amenaza invisible del apache sobre ese carruaje que sirve prácticamente de único escenario. Sin embargo, la verdadera fuerza del filme reside precisamente en el interior del modesto vehículo, donde un memorable conjunto de personajes, dibujados con minuciosidad de genio e interpretados por un reparto mayúsculo, descerrajan sentencias que hacen temblar los cimientos y las convenciones mismas del western, del cine y de la sociedad del momento.

            En este universo revolucionado y convulso que presenta Ford, nos encontramos con que el héroe es un forajido con sed de venganza, la heroína y modelo de virtud es una prostituta expulsada a la fuerza de la ciudad por una turbamulta de inmaculada devoción cristiana, mientras que el filósofo conocedor del alma humana no escruta la realidad por medio de libros y discusiones eruditas, sino a través del cristalino culo de una botella de whiskey a medio vaciar.

Por el contrario, ocupando el asiento de enfrente, los guardianes de la decencia no son más civilizados que el indio salvaje, los impolutos caballeros sureños son torturados rufianes que disparan por la espalda –sorprendente traición de Ford a su tópica Arcadia sureña, tantas veces añorada-, el sheriff navega por un proceloso mar de dudas y los banqueros airados exigen orden público y claman por la libertad de mercado para robar jornales ajenos a manos llenas –contundente avance de la crítica social que el cineasta hibernoestadounidense exprimirá aún con mayor compromiso y virulencia en Las uvas de la ira-.

            La inquietud provocada por el peligroso escenario que atraviesa la diligencia –el sobrecogedor y espectral Monument Valley que acabaría siendo coto privado del director-, la tormentosa y abisal vertiente intimista del relato y ese suspense sostenido que promete un clímax de violencia, romance y redención quedan uncidos por la mano de hierro y el guante de seda de Ford, maestro indiscutible en el arte de la narración.

Abrumadora complejidad expuesta con la máxima sencillez. Una mezcla de acción contenida y desatada confluyente en un crescendo de intensidad progresiva, un cúmulo imponente e inigualable de corrosivo azufre esparcido a puñetazos, delicado lirismo desbordado de sentimiento y combativos e incorruptibles ideales humanos.

            La diligencia, en definitiva, es una colosal piedra angular. Un clásico imperecedero.

 

Nota IMDB: 7,9.

Nota FilmAffinity: 8,1.

Nota del blog: 9,5.

12 comentarios to “La diligencia”

  1. Dessjuest 30 julio, 2013 a 18:08 #

    REcuerdo qeu vi esta peli de chaval, no me gustó nada, luego, con el paso de los años, fui leyendo tanta buena crítica que me obligué a volverla a ver, y ciertamente me pareció un peliculón.

    Genial la crítica, que además refleja bien que la calidad, la profundidad, la crítica y el entretenimiento no están reñidas, que se puede hacer una gran película, con mensaje, con gusto, y que además no sea un peñazo, impecable en el ritmo, fue el primer gran western, luego se han hecho miles, no sé, pocos han superado al genuino.

    • elcriticoabulico 30 julio, 2013 a 23:03 #

      Las cosas que se hacen con cariño y talento tienden a perdurar mucho tiempo. Un estudio de personajes, un análisis social y un espectáculo como el de esta película tiene cabida en la sensibilidad de cualquier época.

  2. ALTAICAaltaica 30 julio, 2013 a 21:17 #

    ¡Menuda crítica! Te ha quedado sencillamente extraordinaria pues haces un análisis creo que certero y pasional. Nada sobra y nada falta, dejando la radiografía perfecta. Enhorabuena. Me la he leído dos veces. Y ya sé que los elogios no te gustan en demasía, pero sería injusto pasar por esta crónica y no utilizarlos.

    Y como sabiamente dice Dessjuest, el entretenimiento y la acción vertiginosa no están reñidos con todo ese sustrato que destripa Abúlico, prueba evidente de que desde la sencillez del postulado a veces se llega mucho más hondo que desde las sesudas elucubraciones y plúmbeas disquisiciones.

    Uno de los micro mundos mejor filmados de la historia del cine, demostrando que en dos metros cuadrados cabe el universo humano. Un abrazo a los dos.

    • elcriticoabulico 30 julio, 2013 a 23:08 #

      Hombre Altaica, pues muchas gracias, que a nadie le amarga un dulce.
      Cuidado los vituperios que ha tenido que soportar Ford a lo largo de su carrera (que si facha, que si simplón, que si rancio) y lo fácil que es desmontarlos todos directamente con el visionado de una joya como ésta. Un tipo que saca dos o tres obras maestras y un buen puñado de películas más que recomendables de cada una de las cinco décadas en las que estuvo activo como director solo puede calificársele de genio con mayúsculas.
      Un abrazo.

  3. Triste Sina 31 julio, 2013 a 11:33 #

    Absolutamente de acuerdo. La diligencia microcosmos/huis clos, metáfora de algo mucho más grande. Pero es que Ford era una maestro y la Diligencia, como todas las grandes obras, tiene diferentes niveles de lectura. Seguro que si hubiese sido promocionada en su momento como lo que, en las intenciones de Ford fue desde el principio, ese público poco exigente en busca del do di petto no se hubiera acercado ni de broma a la taquilla.
    Estupenda crítica Abúlico, siempre un placer pasarse por aquí.

    • elcriticoabulico 31 julio, 2013 a 14:01 #

      Gracias hombre, pasa eso estamos. A lo mejor si hubieran ido, lo que le hace tan especial a Ford es que es tan profundo como asequible. Un mérito pocas veces igualado.

  4. antoniomartingarcia 31 julio, 2013 a 16:20 #

    Película mítica, verdadera génesis del género americano por excelencia y de una manera muy particular e intransferible de hacer cine. Pocos, muy pocos cineastas, han conseguido tratar con tanta hondura, sensibilidad y perspicacia temas como la familia, la amistad o la muerte, ni enaltecer de manera tan poética la vertiente lúdica de la afición a la bebida o a las peleas a puñetazos. Un auténtico genio…
    Enhorabuena por tu estupenda crítica

    • elcriticoabulico 31 julio, 2013 a 20:50 #

      ¡Muchas gracias! La verdad es que la obra de Ford es una de las más completas, complejas y redondas de la historia. Obviamente tiene altibajos y alguna de sus películas no ha aguantado bien el paso del tiempo, pero quedan en ella una sorprendente cantidad de joyas de un resplandor inmarcesible. Un tipo admirable, nunca se cansa uno de volver a él y seguir explorando su cine.

  5. Sergio 2 agosto, 2013 a 17:38 #

    “La diligencia” es una versión western del relato “Bola de sebo” de Guy de Maupassant, muy curioso leerlo y ver que efectivamente siguen el mismo esquema.

    • elcriticoabulico 2 agosto, 2013 a 17:53 #

      Pues ahora que lo mencionas sí recuerdo haberlo leído por ahí, pero no tenía localizado el título del relato. Habrá que buscarlo, sin duda.

  6. plared 3 agosto, 2013 a 03:03 #

    corrosivo azufre esparcido a puñetazos, delicado lirismo desbordado de sentimiento y combativos e incorruptibles ideales humanos….En fin que decir, mas que sencillamente un película genial, inmortal a la que nuevamente le haces justicia. Cuidate

    • elcriticoabulico 4 agosto, 2013 a 19:01 #

      La entrada que le dedicaste en tu blog tampoco estaba nada mal. Lo cierto es que se trata de una película de lo más inspiradora.

Responder a ALTAICAaltaica Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: