Los violentos años veinte

10 Jul

“La época que sigue a la Primera Guerra Mundial y los locos años veinte era exactamente igual que la actualidad. Cada uno trabajaba y salía adelante como podía, tratando de hacer las cosas lo mejor posible. Era una lucha sin cuartel.”

James Cagney

.

.

Los violentos años veinte

.

Los violentos años veinte

Año: 1939.

Director: Raoul Walsh.

Reparto: James Cagney, Humphrey Bogart, Priscilla Lane, Gladys George, Jeffrey Lynn, Frank McHugh.

Tráiler

.

.

            Raoul Walsh desembarcaba en el cine criminal cuando éste se encontraba ya inmerso en su etapa tardía, a punto de iniciar su deriva última hacia las sórdidas y sombrías callejuelas del noir en vez de esculpir nuevos ídolos de barro, forrados de oro y plomo, que estallen violentamente desde la cima del mundo.

Los violentos años veinte exploraba de nuevo la figura del gángster de la Ley seca como hombre de éxito hecho a sí mismo, expresión malformada del sueño americano y del sistema capitalista que lo hacía posible. Walsh recupera la lectura socioeconómica de los bajos fondos a través de ese realismo próximo al documental que predominaba en los primeros acercamientos al submundo. Con ello, parece pronosticarse incluso un posible carácter cíclico dado el paralelismo de las situaciones de guerra mundial entre el periodo recreado en el filme y la realidad presente en tiempos del estreno.

Así pues, Eddie Bartlett (James Cagney, otrora sólido paradigma del criminal psicótico), no es más que la desgraciada víctima de la ruina moral y económica de la América de posguerra, pesimista acusación también apuntada anteriormente desde otros géneros como el carcelario, con la fundacional Soy un fugitivo al frente. En la mayoría de casos, son las circunstancias y no su naturaleza malvada –patrón tradicional, el de sociópata ambicioso y sanguinario, al que se ajustaría más un personaje aquí secundario como el interpretado por Humphrey Bogart-, las que empujan al individuo común a la criminalidad. No olvidemos que aun en la cúspide de su carrera en el hampa, Bartlett es todavía un optimista dialogante, generoso, amigable y bebedor de leche.

             Con una presentación de contexto y personajes en exceso ingenua, contrarrestada por la agria aportación documental de la narración en off, Los violentos años veinte ofrece de este modo un ascenso en el azaroso negocio del contrabando de licor que plantea un desarrollo casi más empresarial que criminal. Progresión meteórica no obstante encaminada, como no podía ser de otra manera a causa de su carácter aberrante, hacia un destino funesto –purgación social ineludible según las exigencias de la oficina presidencial de Franklin Delano Roosevelt, figura casi reverenciada en el filme-, si bien, como nota de distinción aquí, dignificado con la posibilidad de una redención postrera.

             Esta mirada verista, taciturna y escéptica hacia el delincuente, embarcado en un final que suplanta con pesimismo y amargura la recurrente furia terminal de cintas como Scarface, el terror del hampa, hace notar su influencia en el cine posterior, sobre todo la obra de cineastas como Martin Scorsese.

Una vertiente desmitificadora que destaca sobre sus coetáneas por su madurez y entereza. Un paso más, diferente, áspero y por ello especialmente poderoso, en la defunción definitiva de un arquetipo que Walsh, adoptando una línea más clásica, rematará, esta vez a sangre y fuego, en películas como El último refugio y Al rojo vivo, turbulentos registros crepusculares del género y culminación la trilogía criminal del director neoyorkino.

 

Nota IMDB: 7,8.

Nota FilmAffinity: 8,1.

Nota del blog: 8.

2 comentarios to “Los violentos años veinte”

  1. plared 11 julio, 2013 a 01:42 #

    La base de lo que vendría después. Muy buena película lastrada por un final chapucero. Imagino que impuesto por el clima de esos tiempos. Cuidate

    • elcriticoabulico 11 julio, 2013 a 02:51 #

      El final me resulta coherente. Como además difiere de lo que solía ser norma en el género, me sorprende y me llega más que otros. El caso es que la peli está muy bien y que marca muchas pautas reconocibles en lo posterior, como bien apuntas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: