The Company Men

4 Jul

“No creo que una película pueda cambiar el mundo, la gente o la sociedad. Es un espectáculo. La gente va al cine para ver sentimientos humanos. Provocarlos es el papel que la película debe jugar.”

Constantin Costa-Gavras

.

.

The Company Men

.

The Company Men

Año: 2010.

Director: John Wells.

Reparto: Ben Affleck, Tommy Lee Jones, Rosemarie DeWitt, Chris Cooper, Kevin Costner, Eamonn Walker, María Bello, Craig T. Nelson.

Tráiler

.

.

            La caja de cartón es quizás el símbolo absoluto del acontecimiento más decisivo del apenas estrenado siglo XXI: la crisis económica global y sus consecuencias, situado a la par -o incluso me atrevería a decir por encima- del 11-S y la guerra contra el terrorismo fundamentalista en cuestión de efectos (víctimas) sociales, culturales y personales. La caja de cartón, decíamos, es la protagonista como colector de efectos personales en los primeros colapsos empresariales y los despidos masivos; posteriormente y hasta la actualidad, último y mísero refugio contra el frío del invierno y de la economía en demasiados casos.

            El cine, cronista del devenir de la humanidad entre otras funciones, comienza a activar su maquinaria de registro desde el terreno documental y, dos años después del inicio oficial del desplome, también desde la ficción. Desde los Estados Unidos -corazón mismo de los desajustes ultraliberales, patriarca de la desregularización salvaje y los bonos basura rodantes-, es el cine independiente quien decide llevar la voz cantante. Su peso era ya notorio, aunque secundario, en la trama de Up in the Air, donde aparecían incluso testimonios de afectados reales por los despidos, pero es The Company Men la primera película en centrar todo su argumento en el cataclismo financiero global.

            Un alto directivo que desde sus altos ventanales observa la salida de un nutrido grupo de empleados de la empresa ficticia GTX –¿alter ego de General Motors?- asidos a sus tristes cajas de cartón, como una bandada de negros pájaros en desorientado y espeluznante movimiento migratorio, compone una imagen de enorme fuerza (e inestimable capacidad aterradora) sobre el planteamiento del filme.

The Company Men, obra de John Wells en labores de guion y dirección, posa su mirada en la caída del prototipo de joven triunfador -deidad clásica del liberalismo yuppie-, a los abrasadores infiernos del fracaso: la pérdida de su bienestar económico, la venta de su casa de ensueño y su cochazo deportivo, la renuncia a su exclusivo club de golf, la necesidad de mirar las facturas al dedillo,…

            A pesar de que su protagonista sea un tipo elitista que se aferra irracionalmente a sus lujos porque se muestra incapaz de aceptar su nueva situación, The Company Men consigue cierta contundencia y capacidad de (dolorosa) identificación, cuando escruta las consecuencias de la crisis en el entorno empresarial. La cosificación del trabajador, la ostentación que no cesa, el bochornoso desequilibrio de una jungla regida por ese Dios etéreo y cruel llamado Mercado, el culto sacrificial en honor del número, la mezcla de maquillaje, mentiras y fe suicida como patrón habitual de los libros de cuentas, el descalabro en la insolidaridad como somatización del miedo,…

            No se trata de una crítica especialmente contundente, y hay apuntes que merecían haber tenido mayor peso –las alusiones a la escasa ética de la empresa a la hora de desviar la industria americana a otros lugares, fomentada anteriormente por el mismo protagonista-. Sin embargo, consigue conservar la suficiente sobriedad, criterio y credibilidad como para mantenerse a flote.

Otra cosa es lo que ocurre con el facilón desarrollo del relato, que aboga por abandonarse en esa mentalidad positiva y buenismo que parecen querer dar la razón a las patéticas guías de autoayuda ridiculizadas (con plena justificación) al principio del drama. Sobra el viaje iniciático y moralizante de Ben Affleck en su llamada al reconocimiento del trabajo duro y los auténticos valores de la vida. Una simplona cura de humildad económica y moral; un mensaje complaciente, baboso y de un poco creíble optimismo –toda vez que no se acierta a observar el fondo del abismo, y ni siquiera si a los poderes fácticos, reafirmados en el mismo estatus de poder que diseñó, ejecutó y cobró por el derribo, les interesa escapar de él-.

            Al final, The Company Men opta como medio de protesta por sonreír por el sueño americano -aun habiendo sido ya despertado a golpes de él-, en vez de dar el definitivo puñetazo sobre la mesa. Por ello, acaba por ser un filme más olvidable que afilado.

 

Nota IMDB: 6,8.

Nota FilmAffinity: 6,2.

Nota del blog: 6.

Anuncios

9 comentarios to “The Company Men”

  1. Dessjuest 4 julio, 2013 a 22:08 #

    Primero, tienes mal el enlace a General Motors, ahora sigo leyendo, luego te digo del resto, ah, que sobre la frase inicial, que yo creo que hay obras que sí consiguen hacerte cambiar un poco de ideas, ya sabes a qué serie me refiero 😀

    Lo que decía, sigo leyendo.

    Ya acabé, pues me da que esta no me la compro.

    • elcriticoabulico 5 julio, 2013 a 14:28 #

      Si ya dije yo que me gustaría tener secretaria… jejeje. Gracias Dessjuest, lo corrijo ipso facto. Estos días vienen unas cuantas pelis sobre las crisis y esta, la verdad, es la que menos nota saca… Aunque Plared acaba de dejar unos comentarios bastante positivos sobre la misma, igual te cambia el interés. Además sale el actor que hacía de Kareem Said en Oz.
      Un abrazo.

      • Dessjuest 5 julio, 2013 a 18:06 #

        Bueno, salía también en “Kings” y es de las peores series que he visto en mi vida,y mira que además contaba con Ian McShane, el Swearengen de “Deadwood” 😀

      • elcriticoabulico 6 julio, 2013 a 15:07 #

        Vaya pues mira que tenía apuntada por ahí Kings por si hubiera que explorarla. Me gustaba su planteamiento. La dejaré un poco de lado…

      • Dessjuest 6 julio, 2013 a 15:29 #

        Yo la vi por el planteamiento precisamente, que me pareció superoriginal, pero hazme caso, hasta “Falling Skies” me gustó más, “PanAm” es una obra maestra a su lado, bochornosa es poco 😀

  2. plared 5 julio, 2013 a 04:40 #

    Me gusto, una película sobria sin artificios y cada uno muy bien en su papel. En especial el punto e vista, que habitualmente es el de los que nada tienen. Aquí, quizás el de los ricos también lloran y cuando lo hacen, es a lo bestia.

    Gran película que si no triunfo es por que difícilmente la mayoría puede identificarse con quien gana muchos ceros en su cheque mensual. Cuidate

    • elcriticoabulico 5 julio, 2013 a 14:31 #

      Hombre, no es lo mismo llorar porque te cancelan la suscripción al club de golf, que porque te quitan la casa y hueles el peligro de dormir entre cartones,… Pero vamos, que te doy la razón, en esta peli eso no es un defecto porque al principio está bien planteada, con tino y verosimilitud. Ahora, ese viaje iniciático de Affleck tan planito y, sobre todo, el cierre del todo complaciente y domesticado no me han gustado un pelo. Creo que un poco de mala baba la hubiera convertido en una película de bastante más altura.

      • plared 6 julio, 2013 a 04:04 #

        ya, pero la mala baba habría alejado definitivamente al publico del cine. Ya fue valiente por mirar un problema desde una perspectiva nada habitual. Lo otro ya seria como lo del pan y el vino…..

        Y no solo es el subscriptor del club de golf. Por lo general la gente gasta según gana, en realidad pocos ahorran. Si ganas mas, gastas mas. Mejor coche, casa mas cara, colegios y tal….

        El resultado final, es que a final de mes estas con cinco euros en la cartera, vale, tienes mas cosas de lo normal, pero dinero en efectivo poco realmente.

        Ahora piensa en el drama de quien lo pierde todo trabajo y demás. Tiene una hipoteca de 1000 euros, vale en un momento dado con el paro algo de ayuda y la familia por lo menos un par de años aguanta….

        Pero si esa hipoteca y los prestamos y colegios y demás suman bastante mas y el limite del paro esta en unos 1300 o algo así….Piensa en el que simplemente paga eso de colegio.

        No es muy políticamente correcto decirlo, pero es un dramon tanto o mas que el anterior….

      • elcriticoabulico 6 julio, 2013 a 15:10 #

        Bueno, esa es la excusa por la que luego dice Rajoy que vivíamos por encima de nuestras posibilidades… Dirá lo que quiera, pero un par de años de paro es capaz de comerse cualquier ahorro que uno tuviera guardado para días de lluvia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: