Archivo | 14:31

El quinteto de la muerte

25 Jun

“Se han citado innumerables motivos para explicar por qué hicimos las películas que hicimos. Todo lo que puedo decir es que disfrutábamos haciéndolas. En la Ealing, rodamos películas buenas, malas y regulares, pero todas ellas eran indiscutiblemente británicas. Hundían sus raíces en la misma tierra del país.”

Michael Balcon

.

.

El quinteto de la muerte

.

El quinteto de la muerte

Año: 1955.

Director: Alexander Mackendrick.

Reparto: Alec Guinness, Katie Johnson, Cecil Parker, Herbet Lom, Peter Sellers, Danny Green.

Tráiler

.

.

            Anécdotas tan mínimas como ocurrentes, estricto realismo en el tratamiento estético, un irrespetuoso abordaje humorístico de asuntos macabros e ironía y mala baba con denominación de origen británica. Los estudios Ealing instaurarían en el Reino Unido saliente del trauma de la Segunda Guerra Mundial una manera propia y bien definida de entender la comedia. Pese a la absorción de la legendaria compañía a mediados de los cincuenta por parte de la BBC, sus sonoros ecos acabarían replicándose y extendiéndose hasta la actualidad.

            Alexander Mackendrick, escocés nacido en Massachusetts por pura casualidad, sería el director más destacado a las órdenes la Ealing, autor de cintas emblemáticas como  Whisky a go-go, El hombre del traje blanco, Mandy o La bella Maggie. El camaleónico Alec Guinness, su principal estrella.

Ambos habían coincidido en la citada El hombre del traje blanco, pero finalmente sería El quinteto de la muerte la película más recordada de director y actor durante su trabajo para la legendaria productora londinense, precisamente adquirida ese mismo 1955 por la BBC.

            El quinteto de la muerte voltea y despedaza el tópico argumental del golpe perfecto, empleando como maza de demolición la figura de una honesta y sociable ancianita (impecable Katie Johnson), escogida como anfitriona por una banda de pérfidos ladrones capitaneados por un genio del mal con la cara de Alec Guinness, delictivas ojeras, maléfico y encorvado perfil nosferatesco y desopilante dentadura postiza.

            Una vez más, nos encontramos ante ese “poder destructivo de la inocencia y de los inocentes” que el crítico Philip French señalaba como centro de gravedad de la obra de Mackendrick, cuyo punto álgido quedaría fijado en la descomunal Viento en las velas, ya inclusa dentro de su etapa americana.

Y es que esta pacífica y enervante viudita desamparada no es sino un perverso y sanguinario agente vengador del karma, insospechado verdugo de una condena impuesta sobre cinco rufianes que de inicio aparecen como amenaza –de inteligencia maquiavélica, fuerza hercúlea y escrúpulos inexistentes, presentados entre sombras y sonidos estridentes- para finalizar reducidos a peleles absurdos, atrapados en una terrorífica situación que no controlan.

            El contraste entre la cándida actitud de la obstinada anciana y lo macabro de sus consecuencias sirve un plato de humor inteligente bien condimentado. Se aprecia cierto envejecimiento natural, producto de una continua evolución, imitación y reinvención de códigos y estilos que hace de la comedia una de sus víctimas más vulnerables. Pero aun con todo y ello, El quinteto de la muerte es todavía capaz de ofrecer un entretenimiento ágil, divertido, tremendamente simpático y no exento de malintencionada crueldad.

Contaría con un estimable remake por parte de los hermanos Coen.

.

Nota IMDB: 7,8.

Nota FilmAffinity: 7,7.

Nota del blog: 7.

A %d blogueros les gusta esto: