Archivo | 15:30

Seducida y abandonada

17 Jun

“Ninguna mujer se ha perdido nunca sin que la ayudase algún hombre.”

Abraham Lincoln

.

.

Seducida y abandonada

.

Seducida y abandonada

Año: 1964.

Director: Pietro Germi.

Reparto: Saro Urzì, Stefania Sandrelli, Aldo Puglisi, Lando Buzzanca, Paola Biggio, Leopoldo Trieste, Umberto Spadaro, Oreste Palella.

Tráiler

.

.

            Durante mi primera semana de Erasmus en Messina, recuerdo haber preguntado a un chaval siciliano por qué casi no había chicas en la calle a partir de las dos o tres de la mañana. Respondió que, por lo general, en Sicilia –al menos en Messina, que con todo y ello es la ciudad más próxima al continente- no se tiene en buena consideración –en realidad el término ‘puttana’ apareció en algún momento- a las mujeres que salen de fiesta hasta tan tarde. Tampoco a las que se emborrachan, ni a las que visten minifalda, ni a las que se dejan seducir por extranjeros (lástima, porque por ahí andaba una de las chicas más guapas que he visto nunca).

Aunque entonces me reí por lo que creí una exageración pintoresca destinada a impresionar al foráneo –cosa que solían hacer al hablar de todo lo respectivo a la mafia-, el paso del tiempo y la experiencia en la ciudad me desveló que quizás, en pleno siglo XXI, algo vivo quedaba de la Sicilia secular, patriarcal e irredenta. Aquella que divide a las mujeres entre ‘mamma’ y ‘puttana’, la de misa, crucifijo y lujuria, la Democrazia Cristiana, el comunismo y la Cosa Nostra, la de la inconmensurable belleza y la decadente ruina.

             A través de la exitosa trilogía satírica de Pietro Germi –Divorcio a la italiana, Seducida y abandonada y Señoras y señores– se puede apreciar ya cómo una mirada ajena a la isla, aun siendo igualmente italiana, y rescatada de los años sesenta, trata de desentrañar las pavorosas contradicciones e hipocresías de la cultura siciliana empleando el humor como estilete, ora con precisión y finura, ora con furia salvaje.

             Si en Divorcio a la italiana el espectador asistía entre atónito y descacharrado a las tribulaciones de un hombre casado de mediana edad en su intento de conquistar a su sobrina adolescente, en Seducida y abandonada –expresión popular extraída de las crónicas sociales de los periódicos sículos-, el cuestionable héroe de la tragicomedia es un padre que se desespera haciendo equilibrios para compensar la cuota de honor mancillado por su atractiva hija, embaucada sexualmente por el prometido de su hermana.

Y, claro, en realidad, la grotesca y desproporcionada tragedia del macho, soporte único de los pilares sociales fundamentales -el honor y la familia-, tan solo revela la absoluta indefensión de la mujer siciliana a nivel familiar, social e incluso legal –el abominable artículo 544, el ‘matrimonio reparador’, capaz de purgar por sí solo cualquier delito de género, vigente hasta 1981-.

            Por medio del tratamiento épico de los tejemanejes de Don Vincenzo Ascalone –los agresivos estallidos vocales y gestuales de Saro Urzì, los degüellos propios del spaghetti western, la música de solemne dramatismo, efectos para subrayar su estado emocional tales como explosiones-, Germi pone de manifiesto, con excelentes resultados cómicos, el sobredimensionado patetismo de los tormentos del sufrido pater familias, inscrito dentro de un éxtasis perpetuo conducente a un final feliz del todo despiadado.

Un desenlace sangrante que, en cierto modo, prosiguiendo con esa dolorosa sensación presente a lo largo de todo el metraje, prefigura una situación que abocaría sin remedio a cerrar el siniestro círculo de relaciones matrimoniales planteado por Germi, con la probable repetición futura por parte de sus personajes del argumento de esa anterior Divorcio a la italiana.

            De vuelta en el árido escenario de Sciacca -empleado asimismo en aquel espléndido western judicial que era En nombre de la ley– y arropado por un reparto de rostros habituales en su cine –el excelente Saro Urzì, Stefania Sandrelli ascendiendo un peldaño en su popularidad, el peculiar Leopoldo Trieste,…-, Germi desata una comedia rabiosa cuyo cáustico desenfreno, sin embargo, tiende a cargar las tintas en exceso a causa de su ocasional redundancia.

Tan divertida como malsana.

 

Nota IMDB: 7,7.

Nota FilmAffinity: 7,3.

Nota del blog: 7,5.

A %d blogueros les gusta esto: