Tyrannosaurus Azteca (Aztec Rex)

13 May

“…¿Quién barrenó los navíos y dejó en seco y aislados los valerosos españoles guiados por el cortesísimo Cortés en el Nuevo Mundo?”

Don Quijote (El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, segunda parte)

.

.

Tyrannosaurus Azteca (Aztec Rex)

.

Tyrannosaurus Azteca

Año: 2007.

Director: Brian Trenchard-Smith.

Reparto: Marco Sánchez, Dichen Lachman, Ian Zierig, Jack McGee, Kalani Keypo, Allan Gumapac, James Locke.

Filme

 .

.

            ¿Por qué de vez en cuando conviene descolgarse con una serie zetísima de ciencia ficción televisiva? Porque hace ofertas que uno no puede rechazar. Aunque luego sepa que, en mayor o menor medida, se va a arrepentir.

Entremos en harina: el primer viaje a las costas mexicanas de Hernán Cortés –encarnado por la lustrosa peluca de Ian Zierig, uno de los alegres muchachos de Sensación de vivir– no es aquella campaña gloriosa que en 1519 le llevaría desde las costas de Cuba hasta las cimas de Tenochtitlán, sino una pequeña expedición de reconocimiento borrada de los libros de historia.

Una primer toma de contacto en la que los codiciosos y meapilas conquistadores españoles, dominadores del arte de construir armaduras de plástico y todos ellos con el referente estético de Íñigo Montoya, encontrarían a un enemigo mayor que los indígenas hostiles, las fiebres tropicales y los motines sediciosos: un Tyrannosaurus Rex. Un terrible monstruo del averno adorado por los impíos aztecas como un King Kong cualquiera, rebautizado en sus pintorescos y sanguinarios ritos como ‘lagarto del trueno’ (que en griego es Brontosaurus, curiosamente).

            Sugestivo y a todas luces irresistible argumento, en apariencia sacado de uno de los capítulos más lisérgicos de la serie Perdidos -con gotas de Depredador y el rebufo de Apocalypto-, sensación que se incrementa ante el reconocimiento del escenario compartido, la paradisíaca y virginal isla hawaiana de O’ahu.

           Vale que es injusto criticar aspectos técnicos en un filme hecho con cuatro duros (o menos), pero no menos cierto es que Tyrannosaurus Azteca presenta uno de los diseños de producción más lamentables dentro de su categoría, que lo aproximan con decisión al estatus de obra de fin de curso de colegio (privado eso sí, de los que reciben fondos estatales). No ya en lo referente a los efectos especiales destinados a recrear al dinosaurio -un CGI digno de videojuego noventero de cierto relumbrón-, sino por esos pelucones de hipermercado, la cerámica decorada en familia, los tatuajes tribales pintados con ceras y la ñapa mampostera del poblado y la pirámide sacrificial nativa.

            Dejando de lado este aspecto, que de tan cutre resulta entrañable –como aquellas adorables criaturas de goma de las películas de Roger Corman-, Tyrannosaurus Azteca no es en cambio de las peores en cuanto a su aspecto más cinematográfico.

Los tópicos sobados que plagan este tipo de productos –la princesa en rebeldía de amor, el invasor honrado y amistoso enfrentado a sus inhumanos y avariciosos compañeros, el malévolo usurpador local- se encadenan con cierta gracia en un guion archiconocido pero que no obstante, aunque por descontado sufra el clásico efecto de ocurrencia alargada a duras penas, se sostiene con más entereza de lo habitual debido a que no se toma a sí mismo en serio –faltaría más-, a un apartado de dirección al menos solvente –Brian Trenchard-Smith,  cuyo lejano punto álgido se encontraba en Los bicivoladores– y a unas interpretaciones que se sobreponen al bochorno de la situación sin sumarse en exceso a él.

Y, como guinda, un jocoso cierre humorístico-cultural y el rótulo “ningún dinosaurio resultó herido durante el rodaje”.

De lo mejor de su especie.

 

Nota IMDB: 3.

Nota FilmAffinity: 1,8.

Nota del blog: 4,5.

Anuncios

4 comentarios to “Tyrannosaurus Azteca (Aztec Rex)”

  1. Alfredo Paniagua 13 mayo, 2013 a 17:02 #

    Joder, vaya película, toda una bizarrada, habrá que dedicarla un rato. Sí que has cambiado de tercio con esta reseña, pero está bien darse un capricho de estos de vez en cuando, como dices tú 🙂

    • elcriticoabulico 13 mayo, 2013 a 22:46 #

      Desde luego, el valor cinematográfico es menos que cero, pero este tipo de películas me van perfectas para una desintoxicación ocasional. Al final siempre acaban aburriéndome un poco porque aparte de limitaciones técnicas, las limitaciones artísticas son evidentes. Pero mira, esta no es de las peores dentro de su categoría.
      Si te animas, está colgada en YouTube. Tampoco mejora si se ve con mayor calidad, no te preocupes.

  2. plared 16 mayo, 2013 a 01:14 #

    Buen cambio de tercio. Alfredo ya sabe que a mi estas mierdas me encantan. La apunto para mi próxima sesión con mi hija mayor…….

    • elcriticoabulico 16 mayo, 2013 a 02:13 #

      Pues hay mierda para aburrir. Pobretona de solemnidad, pero la idea es genial y, como digo, no es siquiera de las que terminan haciéndose más aburridas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: