Archivo | 14:54

Capitanes de abril

6 May

“Tierra de fraternidad,

Grândola villa morena,

en cada rostro, igualdad,

el pueblo es quien más ordena.”

José ‘Zeca’ Afonso (Grândola, Vila Morena)

.

.

Capitanes de abril

.

Capitanes de abril

Año: 2000.

Directora: María de Medeiros.

Reparto: Stefano Accorsi, María de Medeiros, Frédéric Pierrot, Joaquim de Almeida, Fele Martínez, Rita Durão, Manuel Manquiña.

Tráiler

 .

 .

            A modo de abrupta apertura, el más abyecto horror de la guerra disparado a bocajarro contra el espectador, en crudo. Cambia el plano hacia un reloj que marca la hora y, a sus pies, un soldado se besa con incontenible fervor amoroso con una joven civil.

Una secuencia inicial que sintetiza la totalidad del filme: el final necesario de la execrable dictadura fascista fundada por Antonio Oliveira Salazar en Portugal, derrocada en 1974 por el Movimiento de Oficiales, el levantamiento del ejército luso en favor de la democracia, las libertades civiles y la pacificación de las insostenibles colonias de ultramar. Una reacción concienciada, no violenta e inapelable que de inmediato prendería con entusiasmo en la ciudadanía. Es la Revolución de los claveles.

            Consciente del signo popular del suceso, Capitanes de abril –extrañamente uno de los primeros acercamientos del cine portugués a tan importante hecho- queda organizada como una película de carácter coral, en la que hacen acto de presencia personajes históricos –el capitán Salgueiro Maia (el italiano Stefano Accorsi), lo más parecido a un protagonista, o políticos como Marcelo Caetano, entonces presidente del Consejo de Ministros- junto a otros ficcionados. Esta variedad y equilibrio de caracteres sirve para conformar un entramado global que desarrolla un sentido canto al valor y la dignidad de todo un pueblo.

Un homenaje a los partícipes de la gesta, un recordatorio necesario para los hijos y nietos de las generaciones posteriores a la misma.

            María de Medeiros, actriz, directora debutante en el largometraje, coguionista e hija de resistentes clandestinos contra el régimen salazarista, narra con buen pulso el acontecimiento capital del siglo pasado en Portugal.

Con una firme alineación moral, aunque sin tampoco sumergirse en un estudio en profundidad del proceso revolucionario, Capitanes de abril sabe captar el nerviosismo, la incontenible emoción y la decisiva relevancia del momento, el sentimiento común de un país levantado contra la arbitraria y atroz tiranía al son de Grândola, Vila Morena –recuperado ahora por cierto como grito de oposición a otro tipo de dictadura más sutil, la de las cuestionables directrices económicas de la inefable troika-.

No obstante, entre su sencillo y honesto idealismo, la película también deja detalles para la reflexión crítica en boca del apático, lúcido y por ello escéptico teniente Gervásio (Joaquim de Almeida).

            Las buenas maneras de Medeiros tras la cámara se confirman cuando mantiene un perfil bajo; es decir, cuando se limita a desarrollar el relato prescindiendo de ciertas pretensiones artísticas con deje de realizador novel, caso de unos cuantos giros de cámara innecesarios –los siempre poco estéticos movimientos circulares en torno al grupo de personajes conversando, por ejemplo-, y se apoya en la naturalidad del entonado e internacional reparto –figuran los españoles Fele Martínez y Manuel Manquiña, quien había mantenido un memorable duelo con la intérprete lisboeta durante su aventura española en Airbag-.

            Así las cosas, Capitanes de abril supone una interesante invitación a conocer uno de los episodios históricos recientes más relevantes del país vecino, parangonable y paralelo en el tiempo a la transición española.

 

Nota IMDB: 7.

Nota FilmAffinity: 6,4.

Nota del blog: 7.

A %d blogueros les gusta esto: