Vidas rebeldes

2 May

“En Hollywood te pagan mil dólares por un beso y un centavo por tu alma.”

Marilyn Monroe

.

.

Vidas rebeldes

.

Vidas rebeldes

Año: 1961.

Director: John Huston.

Reparto: Marilyn Monroe, Clark Gable, Montgomery Clift, Eli Wallach, Thelma Ritter.

Tráiler

 

            Solo un hombre como John Huston, con pasión desmedida por la vida y un concepto de la existencia como indómita aventura a contracorriente, podía retratar con tanta viveza el desaliento de unos sujetos inadaptados, perdidos y vulnerables ante unas circunstancias que no controlan y no comprenden.

            Apenas narrativa, centrada en el denso estudio de sus marginales, complejos y quebradizos personajes, Vidas rebeldes arroja una mirada de vibrante y taciturno lirismo y soterrada virulencia emocional sobre un grupo de seres humanos agónicos, acosados por sus demonios particulares.

Una mujer de desarmante hermosura que para desazón de su inocente y profunda humanidad es incapaz de asumir el hedor propio de la naturaleza del hombre, un otoñal cazador de caballos al que los tiempos contemporáneos han arrojado con desdeñosa violencia a la cuneta, un jinete de rodeo hundido en una espiral de fracaso sentimental mal curado con alcohol, un piloto de aviones de descreída autocompasión y una anciana huérfana del amor de su vida.

Cinco personas que, casualidades del destino, comparten su desorientada y conflictiva huida, insertos en un escenario retratado en grave blanco y negro y bañado por una atmósfera turbulenta y enfermiza que llega a lindar incluso con lo irreal a causa de la enajenación de sus maltrechos pobladores. Un western que, a imitación de los individuos que transitan por sus fotogramas, se encuentra fuera de su tiempo.

             Se podría calificar como una obra personal de Huston, y no se andaría desencaminado. Es evidente la huella de respeto y amor del impetuoso cineasta hacia sus personajes, el cuidado con el que dibuja sus formas y compone sus mecanismos con la ayuda a cargo del libreto de un literato de la talla de Arthur Miller, intelectual de altura y amante de los matices, que regala un texto repleto de lucidez, hondura y contundencia.

Pero, sin embargo, Vidas rebeldes pertenece casi en mayor medida a sus actores, que aportan sus mismas vísceras en la encarnación de unos personajes que parecen extender su piel a la propia vida de los intérpretes. Son ellos quienes legan al filme una inmensa carga personal que se infiltra incluso entre los resquicios de unas líneas de guion amoldadas a su antojo.

             El choque de estrellas no podía estar entonces más justificado. Marilyn Monroe demostraba que además de ser un imperecedero icono sexual también podía ser una magnífica actriz, aunando en su cuerpo y su gesto contenido y desesperado toda la trágica mezcla de belleza y dolor, candor y carnalidad, sexualidad y sensibilidad que revestía su propia vida como mito fulgurante y ser humano desdichado.

Clarke Gable lucía de nuevo su repertorio de muecas de antiguo galán, aunque barnizándolas de un honesto poso de melancolía, consciente de su decadencia crepuscular, asido a una última e inesperada esperanza con una apariencia de viril seguridad que no esconde un estado real de fragilidad más visible y conmovedor de lo que desea.

Montgomery Clift trata de salir del abismo de una defenestración injustamente anunciada a fuerza de puro talento y de un coraje rayano en la inconsciencia, en lo obsesivo, en constante conflicto con su manifiesta vulnerabilidad interior.

Que Vidas rebeldes supusiera finalmente el testamento cinematográfico de Gable y Monroe ayuda a comprender la generosa, hechizante y desgarrada implicación personal de su trabajo.

            Son así tres interpretaciones en llaga viva, cuya misma sangre hace florecer en la pantalla un sinfín de emociones quebradizas y explosivas, puras y problemáticas, para componer un filme que, aunque en ocasiones roce lo discursivo, resulta único por su perturbadora e impactante intensidad dramática.

 

Nota IMDB: 7,3.

Nota FilmAffinity: 7,5.

Nota del blog: 8,5.

8 comentarios to “Vidas rebeldes”

  1. Manuel Jim 3 mayo, 2013 a 20:23 #

    Es una de esas películas que como la empieces a ver te agarra de las solapas y te aplasta contra el sillón. Te seduce, te emboba, y como un payaso embobado bailas al son que te marca Marilyn.
    Lúcida crítica.

    • elcriticoabulico 4 mayo, 2013 a 14:52 #

      Marilyn se come la pantalla, agita y perturba el alma de sus embobados paternaires, espantando sus demonios anteriores e instalando otros nuevos, quizás redentores, quién sabe. Es admirable cómo Vidas rebeldes puede resultar un drama tan denso y, a la vez, tan auténtico.

  2. plared 8 mayo, 2013 a 03:36 #

    Un pedazo de drama como se rodaban antes…..Dos estrellas que se van y una que emerge. Genial película y donde marylin demostró que era mucho mas que una cara bonita en un cuerpo de deseo….

    • elcriticoabulico 8 mayo, 2013 a 13:55 #

      Lo que hace verdaderamente trágica a la película es que esa estrella emergente también se está despidiendo. Y eso se aprecia en la pantalla.

  3. E. J. Castroviejo 21 mayo, 2013 a 00:54 #

    Un epitafio para aquella época que terminaba a cargo de cuatro grandes del cine (incluyo al director). Hemingway murió ese mismo año (es una anécdota que a mí me parece representativa). Gracias por tu trabajo

    • elcriticoabulico 21 mayo, 2013 a 01:19 #

      Es impactante lo viva que permanece esa carga elegíaca y melancólica de esta película rodada e interpretada a tumba abierta (tal y como también gustaba existir Hemingway, siguiendo tu mención). Honestidad brutal.
      Gracias a ti por leer, de verdad.

  4. E. J. Castroviejo 21 marzo, 2015 a 12:43 #

    Ayer pusieron Hatari (es que había vuelto a ver El dorado y apetecía John Wayne aunque fuera de pacotilla) en la tele y me acordé de ésta. Me he asomado buscando que efectivamente Misfits era inmediatamente anterior (calidades aparte, qué importante que haya una historia). Saludos.

    • elcriticoabulico 21 marzo, 2015 a 18:05 #

      Anterior, pero de una misma época donde las estrellas se volcaban de lleno en pelis crepusculares la mar de interesantes.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: