Sombras en el paraíso

2 Abr

“Intento hacer mis películas tan optimistas como puedo. Es un problema del mundo, no mío.”

Aki Kaurismäki

 

 

Sombras en el paraíso

 

Sombras en el paraíso

Año: 1986.

Director: Aki Kaurismäki.

Reparto: Matti Pellonpää, Kati Outinen, Sakari Kousmanen.

 

 

 

           Procedente de los márgenes de un cine de por sí relativamente periférico como el europeo, el cineasta finés Aki Kaurismäki surgía en la década de los ochenta como una rareza dentro de la rareza.

Un realizador que, aun adaptando obras de Tolstoi o Shakespeare, dadas sus eclécticas inquietudes, se erige en dueño y señor de un universo propio e intransferible, plasmado en un cine que retorna a su misma esencia a golpe de minimalismo, de una austeridad destinada al resguardo de una mirada melancólica y ácida, soñadora y pesimista, en la que una vida de pequeñas victorias y perpetuo patetismo queda descubierta al desnudo por medio de un fino, a veces casi imperceptible, humor negro.

            Todavía prácticamente desconocido a ojos del público y la crítica internacional, Kaurismäki sentaba con Sombras en el paraíso la primera piedra que compondría, junto con las posteriores Ariel y La chica de la fábrica de cerillas, su denominada ‘trilogía del proletariado’.

 Firmemente asentado en la realidad, gélida, nublada, nocturna y urbana de Finlandia, Sombras en el paraíso narra un pequeño cuento de amor inconstante entre un basurero y una cajera de supermercado, dos almas taciturnas, perdidas e incompletas en una tierra sin futuro.

            Con un argumento mínimo condensado consecuentemente en un metraje de apenas setenta minutos, el filme describe el vacío afectivo de unos personajes enclaustrados entre las paredes desvaídas y desconchadas de una existencia lánguida, insípida y rutinaria, con sus aspiraciones y anhelos, si es que alguna vez tuvieron, cercenados u olvidados sin remedio.

Un mero transitar entre emociones dormidas en el que los diálogos escasos, huecos y recitados con voz monocorde por personajes hieráticos e inexpresivos, se oponen a silencios vibrantes y cargados de deseo pudoroso, primer paso en ese progresivo deshielo sentimental de dos amantes envueltos en un romance tímido, intermitente e incierto.

            Kaurismäki realiza una película deliberadamente pequeña y estática, sobre la que sin embargo sobrevuela en todo momento una mirada tierna y compasiva hacia sus abandonadas creaciones.

Aunque a Sombras en el paraíso le falta todavía ese punto de pulido y sabor que el director nórdico alcanzaría en cintas posteriores -obras hipnóticas, entrañables y enjundiosas-, traducido en cierto distanciamiento ocasional, el resultado en todo caso es una cinta especial y diferente, un apunte que pone sobre la pista de un autor con una cosmovisión genuina, particular e inconfundible.

 

Nota IMDB: 7,5.

Nota FilmAffinity: 7,1.

Nota del blog: 6,5.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: