Mi vecino Totoro

28 Mar

“Cuando en Pixar no encontramos la solución a un problema, solemos poner una película de Miyazaki en la sala de proyecciones.”

John Lasseter

.

.

Mi vecino Totoro

 .

Mi vecino Totoro

Año: 1988.

Director: Hayao Miyazaki.

Reparto (V.O.): Noriko Hidaka, Chika Sakamoto, Shigesato Itoi, Sumi Shimamoto, Tanie Kitabayashi, Toshiyuki Amagasa.

Tráiler

            Hayao Miyazaki merece por derecho propio figurar entre los grandes directores del cine japonés y, por extensión, del mundo. Y lo merece en virtud de un cine inconfundible, desbordante de imaginación, vitalidad y sensibilidad, en el que la vívida, clarividente y cautivadora captura de lo que venimos denominando ‘la vida real’ se realiza siempre desde la animación y desde el punto de vista de la infancia, por lo general de protagonismo femenino, si es que esto quiere decir algo.

Dibujos animados con enfoque infantil, sí, pero dueños de una hondura y emoción que no desmerece en modo alguno a las disertaciones sobre la condición humana de los reverenciados y manidos próceres del cine nipón.

            Una vez que Nausicaä del Valle del Viento, fantasía postapocalíptica de tintes ecologistas y antibélicos, dejaba asentados sus fundamentos temáticos y estilísticos, además de financieros –su éxito supuso el espaldarazo definitivo para la fundación del Studio Ghibli– y de prestigio a nivel internacional del autor –si bien no llegaría su obra a los cines españoles hasta Porco Rosso y, de hecho, la aquí comentada no se estrenaría aquí hasta 2009-, Hayao Miyazaki, con su talento confirmado de nuevo por El castillo en el cielo, continuaba su andadura cinematográfica con Mi vecino Totoro, su tercer filme y uno de los más célebres de su trayectoria.

           En esta ocasión, la ambientación de la película vuelve la vista atrás para instalarse en el Japón rural de los años cincuenta, escenario en el que dos hermanas afrontan un cambio de residencia que, desde su perspectiva, no es menos que un cambio de mundo. Un universo nuevo, en el que todo está por descubrir o experimentar, bullente de esa vida y esa magia que solo puede ser percibida con ojos de niño.

Desde su complejísima, dificultosa y enaltecedora sencillez, envuelta en un bellísimo, cálido y fascinante diseño visual y de personajes, Mi vecino Totoro presenta una especie de Alicia en el país de las maravillas en la que la realidad se entremezcla, formando un todo indivisible, con la arrolladora fantasía, impregnada en la acogedora, inmensa y asombrosa naturaleza, en los pequeños grandes misterios cotidianos en los que el niño se inicia a diario.

            Al compás del afinado e hipersensible oído de Miyazaki -responsable de marcar los tiempos desde un sentido naturalista del ritmo, sin atropellos o alardes enfáticos-, la película respira autenticidad, emociones y humanidad en la encandilada y alegre mirada con la que las hermanas –el espectador, retrotraído a su infancia- se abren paso entre las maravillas puestas a su disposición, guiadas y protegidas por el espíritu tutelar de Totoro, un adorable ser que encarna la necesaria comunión espiritual del ser humano con la Naturaleza, benéfica y sagrada, en una relación de fraternal igualdad.

            La popularidad del filme convertirá a Totoro, surgido de la imaginación de Miyazaki, sin raíces en la tradición del país, en un personaje icónico de la cultura japonesa.

 

Nota IMDB: 8,2.

Nota FilmAffinity: 7,8.

Nota del blog: 8.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: