Archivo | 15:58

Take Shelter

21 Feb

“Las trompetas del Apocalipsis suenan a nuestras puertas desde hace unos años, y nosotros nos tapamos los oídos.”

Luis Buñuel

 .

 .

Take Shelter

 .

Take Shelter

Año: 2011.

Director: Jeff Nichols.

Reparto: Michael Shannon, Jessica Chastain, Tova Stewart, Shea Whigham.

Tráiler

 .

            Integrada dentro de la avalancha de filmes apocalípticos de los últimos años, contagiados por la factibilidad de una catástrofe ecológica de carácter global y relativamente inmediata y, en un plano fantástico, por las expectativas de las predicciones mayas como prolongación natural de los temores milenaristas de la década pasada, Take Shelter apuesta, como las coetáneas 4:44 Last Day on Earth y Melancolía, por la opción de representar el fin del mundo como un acontecimiento introspectivo, parábola en este caso de una crisis económica que acecha y asola la clase media estadounidense.

El verdadero cataclismo se produce a escala ínfima, particular.

            Jeff Nichols, director y guionista del filme, aprovecha la desconcertante fisionomía de Michael Shannon –también protagonista de la opera prima del realizador, Shotgun Stories, y que desde su siniestro Nelson Van Alden de Boardwalk Empire pedía a gritos mayor relevancia en la escena de Hollywood- para arrojar un Apocalipsis que es en realidad una tragedia interior, desencadenada en la mente de un personaje cuyas visiones o iluminaciones premonitorias, somatizadas en húmedas pesadillas –que recuerdan, por cierto, a aquellas plasmadas por Peter Weir y padecidas por Richard Chamberlain en La última ola-, quedan entremezcladas o confundidas con brotes sicóticos fruto del legado sanguíneo.

Horripilantes sueños que quizás no sean más que el anuncio vívido de esta posible esquizofrenia heredada, un final inexorable y conocido por el precedente directo y aterrador de su madre, internada en un sanatorio; o, por otro lado, el vaticinio de un categórico acto de tábula rasa contra una civilización egoísta y abúlica que se va al carajo castigada por sus vicios.

             Take Shelter presenta por tanto un drama intimista que al mismo tiempo extiende sus retorcidas raíces al drama matrimonial y familiar, puesto que es la relación del protagonista con su mujer (Jessica Chastain, una de las actrices del momento por mérito propio) la principal damnificada, la que soporta la paulatina y prosaica materialización de este fin de los días que, por imaginado, soñado o alegorizado, no se sabe a ciencia cierta si va a llegar o no, o cuándo y bajo qué forma, o si ya está aquí y ni nos hemos dado cuenta.

             La combinación entre la poderosa sugerencia de esa atmósfera fría e inquietante generada por el punto de vista subjetivo de ese atormentado padre de familia, las hipnóticas imágenes apocalípticas en forma de sobrecogedora tormenta que se cierne, sorda, terrible, sobre la minimizada figura de Shannon, así como de dolor físico o de inaprensible amenaza, y la debacle intimista del personaje funcionan hasta que la película pierde fuelle al acusar la falta de tino de Nichols a la hora de provocar que el ritmo de la cinta, gobernado por el estado letárgico del entresueño y la concepción del acabose como un acto inserto en la prosaica rutina, no caiga, sin embargo, en la molicie y el tedio, a excepción de ciertos momentos aislados en los que la película parece recobrar color.

A pesar de la riqueza de subtextos y relecturas, Take Shelter se revela en ese cierto hastío, a lo largo de sus excesivas dos horas de metraje, un tanto más pretenciosa y aburrida que profunda; una crónica alegórica con menor significado de lo que aspira a arrojar sobre un ser humano (o una especie) sumido hasta el cuello en su propia condena, en su personal y transferible Apocalipsis.

             Película del año, según una encuesta realizada por el diario El País entre críticos de cine.

 

Nota IMDB: 7,5.

Nota FilmAffinity: 6,8.

Nota del blog: 6.

A %d blogueros les gusta esto: