Archivo | 17:29

El mago de Oz

20 Feb

“Puedes crear, soñar, diseñar el más hermoso lugar en el mundo, pero necesitas gente para hacer tu sueño realidad.”

Walt Disney

 

 

El mago de Oz

 

El mago de Oz

Año: 1939.

Director: Victor Fleming.

Reparto: Judy Garland, Ray Bolger, Jack Haley, Bert Lahr, Frank Morgan, Margaret Hamilton, Billie Burke, Clara Blandick.

Tráiler

 

 

             La pequeña Dorita (Dorothy, para los anglófilos puristas) se despierta sobresaltada cuando el caserón de sus tíos se posa de nuevo en el suelo. Todavía bajo los efectos del susto provocado por el tornado, se dirige a la entrada junto con su fiel terrier, abre la puerta y, entonces, ante ella se despliega un surrealista y alucinante mundo de bullente colorido. “Totó, me parece que ya no estamos en Kansas”, exclama.

             Este tránsito de una realidad cotidiana escrita con una fotografía sepia a una dimensión paralela fantasiosa a todo color expone de manera meridiana la naturaleza del cuento clásico: la conversión de una realidad prosaica, antipática u oscura en una alegoría épica, moralizante y encaminada hacia un final feliz que sirva de marco para la ejecución de o bien el rito de paso necesario en la transición de la niñez a la edad adulta, o bien la ejemplificación de un comportamiento ético para la reflexión y asunción por parte del lector, generalmente infantil.

             El mago de Oz, suntuosa adaptación al cine del popular relato de Lyman Frank Baum, recoge con lealtad y respeto esta tradición literaria, ahora cinematográfica, para transformar de este modo a la aislada, polvorienta y sufrida Kansas rural en una tierra extraña repleta de exotismo y magia; a una niña rebelde, bondadosa e incomprendida en la heroína de una increíble aventura, a una vecina codiciosa e intransigente en la horrible bruja del Oeste, a unos peones agrícolas en simpáticos compañeros de viaje y representación de los valores necesarios para completar la aventura (soñada y real) con éxito –la sensatez, los sentimientos, el coraje-.

            Con Victor Fleming, artesano de la casa con demostrado sentido para la aventura iniciática (Capitanes intrépidos) al frente del proyecto, la Metro-Goldwin-Mayer, firma experta en historias clásicas y adaptaciones literarias fastuosas, aprovechaba las innovaciones técnicas en el apartado cromático para acometer con la debida fidelidad, magnetismo y eficacia los avatares en el país de Oz de Dorita en busca de su vuelta al hogar en compañía su perrito Totó, el espantapájaros sin cerebro, el hombre de hojalata sin corazón y el león sin valor a través del camino de baldosas amarillas.

             La película resulta así un deslumbrante canto a la imaginación como válvula de escape y a la vez de aprendizaje, a la amistad, la honradez y la solidaridad.

Un filme que bebe en gran medida de los parámetros estéticos y temáticos fundados por la Disney en Blancanieves y los siete enanitos, intercalando las premisas dramáticas originarias del cuento con una desbordante fantasía visual –poderosa factura que, a su vez, sería de enorme influencia en obras y cineastas posteriores- y abundantes y lujosos números musicales, algunos tan icónicos como ese Over the Rainbow premiado con el Oscar a la mejor canción –en consonancia a la también galardonada banda sonora de Harold Arlen– y unido indisociablemente al tierno candor de la actriz juvenil Judy Garland, elevada a la categoría de estrella por el éxito de la cinta.

            Una garantía de entretenimiento con el encanto y la atemporalidad de los cuentos morales clásicos, impulsado por un atractivo visual que ejerce funciones de antioxidante al mantener encendida gran parte de la vida de la obra gracias al generosísimo empleo del color.

             Hay que decir, se disfrutará todavía más y mejor entre los adeptos al  estilo Disney. Casualidad o no, la poderosa productora ya tiene preparada una precuela, Oz, un mundo de fantasía, cuyo estreno está previsto para marzo.

 

Nota IMDB: 8,2.

Nota FilmAffinity: 7,4.

Nota del blog: 7.

A %d blogueros les gusta esto: